Ziani, CIE e Islam en España, lo que no se ha redactado en los informes secretos del CNI.

Después del fallecimiento en abril de este año del presidente de la Comisión Islámica de España Riad Atatary, ha estallado una gran polémica sobre quien le va a sustituir y sobre la gestión de esa institución que lleva más de un cuarto de siglo representando a los musulmanes de España sin que estos últimos se sienten representados por ella por razones objetivas y tangibles relacionadas con el bien estar de los musulmanes de España y sus derechos constitucionales en el ejercicio del culto musulmán en condiciones dignas empezando por el rezo en garajes y sótanos y acabando por la falta de cementerios islámicos.

Si analizamos la forma de gobierno de la Comisión Islámica de España desde la óptica democrática ya que estamos en un país democrático, podemos decir que está gobernada por una dictadura o una oligarquía para no ser tan pesimista, en la medida que la comunidad musulmana marroquí que es numéricamente la primera en España está totalmente descartada de la presidencia de la CIE. En otras palabras, el efectivo musulmán marroquí en España constituye una mayoría aplastante y aún así se le hace muy difícil acceder a la presidencia de la CIE por parte del país de acogida que es España.

Sin embargo, oficialmente Marruecos e España siempre han mostrado relaciones de amistad entre los dos reinos e incluso relaciones bilaterales en materia de lucha contraterrorista y contra los movimientos islamistas radicales, entonces ¿a qué se debe ese rechazo y marginación de un liderazgo marroquí?

En mayo del 2013 ha habido un evento que ha desestabilizado la comunidad musulmana en Catalunya, se trata de la expulsión del presidente de la Unión de Centros Islámicos de Catalunya Noureddine Ziani, una expulsión solicitada por el General Félix Sanz Roldan Director del Centro Nacional de Inteligencia (CNI) tras unos informes redactados por la policía nacional basados sobre recortes de prensa que todos sabíamos sobre las actividades asociativas de Ziani relacionadas con la comunidad musulmana como el proyecto de un matadero Halal, una conferencia en el hotel Juan Carlos Primero a la que asistieron más de 250 invitados entre ellos representantes de la autoridad catalana, profesores universitarios, alcaldes, presidentes de asociaciones en España i en el extranjero y más de 20 países representados en esa conferencia titulada ‘’ Los musulmanes y los valores europeos’’ y otras actividades legales y que tendían según los organizadores  a reestructurar la gestión del culto musulmán en Catalunya e inyectar nueva sangre y nuevas ideas. Esa expulsión ha sido seguida por una avalancha mediática de medios de derecha contra Ziani acusándole de salafista y acusándole de amenazar la seguridad nacional del Estado español, ofreciéndole al lector una ola de informaciones infundadas y con mensajes terroríficos. Sin embargo, las acusaciones mencionadas en los informes de la policía nacional resultan de poca importancia ya que se ha mencionado que la policía tenía otra información secreta sobre la expulsión de Ziani que no puede revelar públicamente. Ahora bien, con esa declaración y con la gran certeza de que los servicios de seguridad españoles tienen una gran formación en el manejo de datos de que se dispone para la contemplación de las posibilidades futuras, podemos deducir que la expulsión de Ziani en 2013 era para evitar a que llegue ese momento de vacío en la CIE y será Ziani quien tenga el terreno preparado para llegar a la presidencia. Cabe señalar que el CNI ha calificado a Ziani de elemento peligroso. Además, sus rivales temían su forma de gestión desde la UCCIC que ha ido construyéndose poco a poco tejiendo relaciones institucionales en Catalunya y que empezó a partir del 2011 a extenderse hacia las islas Baleares y Madrid teniendo más y más mezquitas bajo los hospicios de la UCCIC. Con esa capacidad de movilización y de expansión a nivel nacional de las actividades de la UCCIC podíamos en aquella época (2009/2013) leer su futuro, que es ahora (2020). Ya van siete años de expulsión de Ziani y estamos en el 2020, son siete largos años que si Ziani no hubiera sido expulsado, hubiera llegado a tener un gran portfolio de mezquitas y asociaciones y de allí supongamos se veía venir el peligro.

Muchos representantes de asociaciones y mezquitas consultadas por este medio, que habían tratado con Ziani cuando estaba en España, lamentan el hecho de haberle expulsado y contemplan la situación actual y los eventos que han sucedido después de su expulsión a saber los atentados de las ramblas, el Imam de Ripoll y los MENAS entre otros asuntos. Por lo menos dicen que en la época de Ziani las mezquitas estaban controladas y “Zaini hubiera detectado al Imam de Ripoll antes de que pase lo que ha pasado” nos asegura un imam quiere permanecer bajo anonimato. Respecto a los MENAS, añade que “Ziani tenía carisma y capacidad de negociar con las autoridades y seguro que hubiera llegado a un acuerdo eficaz para la gestión del asunto”. Para ellos,  “quizá el nivel educativo de Ziani, su carisma y su carácter fuerte no eran las cualidades que busca España en un activista marroquí, prefieren a alguien más dócil, un títere”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Recibir las ultimas noticias


Email address
Seguro y libre de spam...