Vicerrector de  la Universidad de Tel Aviv denuncia  ley sectaria para «desarraigar a los sunitas» de Siria e Irak Eyal Zisser, docente de la Universidad de Tel Aviv y uno de los orientalistas israelíes  más destacados, afirmó que el régimen de Bashar al-Assad y el gobierno iraquí, con el apoyo de Irán,  Estados Unidos y Rusia, buscan lograr un cambio demográfico que afecte a los sunitas en los dos países y reduzca su número radicalmente.

Zisser, en un artículo publicado en el diario «Israel Hayom» en su edición del pasado martes 22, indicó que las operaciones militares planificadas por el eje chií, tanto en Siria como en Irak, tienen como objetivo expulsar a los sunitas, o a la mayor parte de ellos, especialmente de las regiones que se encuentran a orillas de los ríos Éufrates y Tigris y de las zonas costeras de Siria.

Para el profesor universitario, “los sunitas que actualmente huyen de la ciudad de Mosul y se convierten en refugiados en el extranjero completan el escenario de la expulsión colectiva a la que están expuestos actualmente en Siria”. Hasta el momento, millones de sunitas han huido de Irak y Siria. Hace una década en la zona habitaban unos 20 millones de sunitas, ahora apenas quedan cuatro.

De hecho, ya en el 2004, el rey jordano Abdullah II advirtió sobre un complot iraní, al que llamó Media Luna chiita, para crear un gobierno afín en Irak bajo el control de Teherán y Damasco apoyado por la milicia de Hezbollah en el Líbano. De momento, Al-Assad ha expulsado a ocho millones de sunitas y sus últimas declaraciones, reafirmando su intención de recuperar algunas zonas, ponen a tres millones más de sunitas en el centro de su objetivo.

Para   Eyal Zisser, Estados Unidos y Rusia juegan un papel fundamental ayudando a  Irán a implementar el plan, “la cobertura que Rusia da a las milicias chiitas para llevar a cabo crímenes de guerra en Siria, y la que Estados Unidos da a las propias milicias en Irak indica que están de acuerdo sobre expulsar a los sunitas de la región.  Es un plan que cuenta con el apoyo de las dos potencias mundiales. Se trata de una limpieza étnica en todos los sentidos de la palabra, pero el mundo se niega a llamar a las cosas por su nombre”.

El docente señaló que la finalización de la guerra en Mosul significa que  millones de sunitas se convertirán en refugiados en Jordania, Líbano, Turquía y el resto del mundo. Para Zisser, “la existencia del Estado Islámico (ISIS) es como un regalo para aquellos interesados en una nueva remodelación de las fronteras orientales”.

El profesor universitario  también ha señalado que el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, “es plenamente consciente de la realidad de los objetivos detrás de la guerra en Mosul, de hecho eso fue lo que le impulsó a ordenar  la intervención de Turquía en la guerra  con la esperanza de debilitar a los interesados en expulsar a los sunitas de allí”.

Eyal Zisser es vicerrector de la Universidad de Tel Aviv y titular de la Cátedra Yona y Dina Ettinger de Historia Contemporánea del Medio Oriente. Fue Decano de la Facultad de Humanidades 2010-2015, Director del Centro Moshe Dayan de Estudios Africanos y del Medio Oriente 2007-2010 y Jefe del Departamento de Historia Africana y del Medio Oriente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Recibir las ultimas noticias


Email address
Seguro y libre de spam...