«Varias asociaciones que conozco tienen tres personas, que a la vez llevan 20 años en el mismo puesto de trabajo: él, su mujer y su hija» Hoy Entrevistamos a Abderrahim Belhmehdi, presidente del Observatorio Internacional de los Medios de comunicación y de los Derechos Humanos. Hoy hablamos del papel que tienen en política las personas inmigrantes que viven en España, de los discursos de los grupos parlamentarios de ultraderecha y de las reclamaciones políticas que se realizan desde el Observatorio. Abderrahim Belhmehdi fue entrevistado por Sandra Sitges Ramos

Sandra Sitges Ramos: Has comentado que hay unas 30.000 personas marroquíes catalanas que votan al Partido Socialista Obrero Español, de unas 50.000 que tienen la nacionalidad española en Cataluña. ¿Puedes resumir cuál es el papel de las personas inmigrantes que residen en España en lo que se refiere a la política?

Abderrahim Belmehdi: El papel de los marroquíes es muy minoritario, porque nunca han tenido confianza en política. Si no hay una persona que va a motivarlos para votar, no van a votar. En las últimas elecciones yo fui de lado a lado para motivarlos, para que votaran. Les preguntaba: ¿Para qué tienes la nacionalidad si no vas a votar? Si tienes nacionalidad tienes que defender tu derecho a voto. Es por eso por lo que muchas personas fueron a votar. Las personas que vienen no tienen sabiduría, vienen del campo de Marruecos y trabajan en la construcción… y necesitan que los orienten en esa tema. Yo los oriento cuando no quieren participar en política y cuando no quieren votar a nadie.

Sandra Sitges Ramos: ¿Hay muchas asociaciones que ayudan a concienciar a la población inmigrante en temas políticos?

Abderahim Belmehdi: Estas asociaciones son otro problema, porque varias están en esta alcaldía o aquella, viviendo como amigos o amigas del alcalde. Varias asociaciones que conozco tienen tres personas, que a la vez llevan 20 años en el mismo puesto de trabajo: él, su mujer y su hija, y hacen clases de árabe y nada más. La alcaldía les paga cuando quiere hacer actividades culturales o fiestas del cordero. En Cataluña, no hay ninguna asociación que tenga un programa de todo el año para inmigrantes. Hacen el desayuno para el cordero y ya está; hacen clases de árabe para el dinero y ya está. ¿Sabes qué asociaciones son las poderosas? Las mezquitas son las que tienen mucho dinero, pero eso es otra cosa. Cada mezquita recibe dinero de un sitio diferente, unas de Qatar, otras de España, otras de Marruecos… Cuando estaba Artur Mas en las elecciones, ese señor, para captar los votos de los marroquíes que habían abandonado el Partido Socialista, hizo una fundación con el nombre “Los catalanes nuevos”, en la cual entraron muchos marroquíes. El presidente de esa asociación se llamaba Nordine, era muy poderoso porque tenía muchas mezquitas a su alrededor, era el presidente de la Unión de Mezquitas Islamistas de España.

Sandra Sitges Ramos: ¿Las mezquitas son las instituciones que más poder tienen?

Abderrahim Belmehdi: Sí, las mezquitas. ¿Sabes el fallo que hizo ese señor? Llevó autobuses y cogió las personas de las mezquitas de toda Cataluña. Luego las llevó a una gran manifestación, a una sala donde Artur Mas hizo una fiesta de gala para preparar las elecciones.

Sandra Sitges Ramos: Se hace política a través de la religión.

Abderrahim Belmehdi: Sí, pero cuando se pasaron las líneas rojas, cuando se llevaron las mezquitas a la política, la policía secreta española echó a Nordine a Marruecos. Ahora está en Marruecos.

Sandra Sitges Ramos: Claro.

Abderrahim Belmehdi: Porque se entra en el juego entre España y Cataluña.

Sandra Sitges Ramos: ¿Y cuáles son las necesidades que tienen las personas inmigrantes? ¿De qué manera los grupos políticos deberían cubrirlas?

Abderrahim Belmehdi: Hay muchas necesidades. Yo presentaré, en Madrid, diez cosas al Partido Socialista Obrero Español. Lo primero, pedimos que se facilite a los marroquíes tener la nacionalidad española: ahora tenemos que hacer exámenes. Mucha gente no tiene sabiduría para hacer un examen. Muchos marroquíes, que llevan 20 años viviendo en España, no tienen las mismas facilidades para tener la nacionalidad española que los extranjeros provenientes de otros países. Porque los inmigrantes de países latinos, a los tres o cinco años, tienen nacionalidad española y nosotros, el país más cercano, no tenemos nada. Además, si los marroquíes no hacen el examen cuando llevan diez años pueden perder la nacionalidad. Solo la gente que tiene sabiduría puede pasar ese examen.

Sandra Sitges Ramos: Entonces, ¿uno de los requisitos sería enseñar el idioma i enseñar a escribir a los inmigrantes?

Abderrahim Belmehdi: Las alcaldías ya hacen esas cosas. Tienen escuelas para aprender catalán o castellano, o formar a las mujeres que no tienen sabiduría. Esas cosas se hacen desde hace tiempo. Lo primero es no hacer diferencias entre los inmigrantes: este tiene derechos, este no. Lo segundo, a los musulmanes no se les dan ayudas como al resto. Tercero, es necesario acabar con el fracaso escolar porque es muy peligroso. Las instituciones les quitan los niños a las familias marroquíes diciendo que no saben educarlos. La cuarta denuncia es que se ve al inmigrante como una cosa que no tiene valor, pero se olvida que el inmigrante da como el otro, tiene que pagar sus deberes. Pero cuando quiere, se le echa. Los inmigrantes marroquíes no tienen tranquilidad, porque el tema de Marruecos con España y el Sáhara hace mucho jaleo. El punto cinco. El más grave. Francia, Alemania, Inglaterra, Rusia, Estados Unidos tienen canales en árabe, por ejemplo la BBC, para respetar todo el ciudadano que habla árabe.  Para votar hay que saber lo que los políticos dicen y entender los debates. Pero los políticos hablan de esa manera, en un idioma que está muy elevado en números… Ahora hay 12 países que no tienen derecho al voto entre sus gobiernos por tema de nacionalidad, el gobierno de España, Ecuador… Hay mucha gente que dice que hace más de cinco años que entregó la nacionalidad y no ha obtenido respuesta. Esas son las cosas que yo, como presidente del Observatorio, reivindico. Tenemos una reunión a principio de año en Madrid. Se va a enviar una carta abierta al presidente del Gobierno de España para pedirle la lengua árabe en los medios de comunicación, como en los demás países. Porque es la tercera lengua: inglés, español y árabe. El francés ya está fuera. Además, España es amiga de todos los países árabes, porque les han dado petróleo y más cosas. Cómo mínimo pedimos noticias en árabe, para saber qué queremos. Si la gente no tiene sabiduría, no sabe de política. Porque la política es ciencia y cada uno tiene su discurso y el discurso de VOX está lleno de mentiras.

Sandra Sitges Ramos: ¿Cuáles son las principales mentiras de VOX?

Abderrahim Belmehdi: Muchas. Primero dicen que cuando VOX gobierne España saldrá de Europa. No es verdad. Dicen que cuando gobiernen van a expulsar a los inmigrantes. No es verdad. Esas mentiras tienen racismo y odio a los árabes y a los musulmanes. Porque la mayoría de los miembros de VOX son antiguos militares de Franco. Y miran a los marroquíes como esclavos porque ellos, en la guerra civil de España de 1936, los trataban como a esclavos. Y todavía miran a los marroquís de esa manera, y dicen que no tienen nivel, que no tienen costumbres, que no tienen sabiduría, que no tienen nada. Dicen muchas mentiras de ese estilo.

Sandra Sitges Ramos: ¿Y qué derechos humanos vulneran esas mentiras?

Abderrahim Belmehdi: Por lo menos el derecho al respeto. En todas las oficinas en que he estado se hace diferencia entre humanos de primera y humanos de tercera o quinta, y ven a África, ese continente, con un nivel más bajo. Los derechos humanos piden que no se diferencie por cuestiones religiosas ¿Es musulmán o cristiano o judío? No, es ciudadano. Ciudadano que vive aquí en España, ciudadano que tiene derechos y obligaciones. Hay que evitar entrar en este es negro o blanco, y además hay que respetar las costumbres. VOX ve la convivencia como integración. Yo tengo una asociación desde 2010, se llama Asociación Cultural de Convivencia e Integración entre civilizaciones. Una persona no está civilizada o integrada cuando toma vino. Hay que decir, tengo costumbres y tienen que respetarme; ellos tienen costumbres y hay que respetarlos, respeto mutuo. Por ejemplo, una marroquí o musulmana lleva pañuelo, cada uno tiene su personalidad y hay que respetarla. Cuando hace cualquier cosa hay leyes, no hay diferencias. Pedimos al Gobierno de España porque nuestros consulados están retrasados. Pedimos que cambien muchas cosas. Hay que ofrecer a los inmigrantes la estructura del periodismo, hay que ofrecer noticias, hay que darles valor…

Sandra Sitges Ramos: Tú trabajas con otros colectivos de inmigrantes, por ejemplo latinos, pakistaníes… otras procedencias. ¿Hay alguna procedencia que sea más afín a los discursos de la ultraderecha?

Abderrahim Belmehdi:  Mira, hay personas a las que les dan dinero y los convencen. Hay personas que buscan un sitio en el parlamento o en un ayuntamiento. Los partidos políticos quieren estas personas para decir “nosotros queremos inmigrantes”. Pero eso es falso. Cuanto más cerca estamos de las elecciones, más se ven las líneas grandes, qué oportunidades da cada partido político a nuestros inmigrantes. Las personas en solitario  no valen nada, lo que vale es el conjunto total.

Sandra Sitges Ramos ¿Por qué motivos la gente vota a VOX? Has dicho que un motivo es porque dan dinero para ganar votos. ¿Cuáles son los otros motivos?

Abderrahim Belmehdi: No buscan nada más que tener un sitio en el ayuntamiento o parlamento. Conozco dos chicas musulmanas que están cada una con un partido distinto. Una de ellas antes era socialista, en la época de Zapatero, ahora está en Convergencia. ¿Por qué dejó el Partido Socialista? Fue porque el Partido Socialista no le dio nada y mucha gente como ella se fue. Convergencia la vio inmigrante y dijo esta entra.

Sandra Sitges Ramos: ¿Y estos referentes de origen inmigrante, movilizan muchas personas inmigrantes para que voten?.

Abderrahim Belmehdi: No. Lo que consiguen es que voten los catalanes.

Sandra Sitges Ramos: Es para decir tenemos una persona extranjera dentro de nuestras listas.

Abderrahim Belmehdi: Los partidos políticos buscan quien dice o qué, de esa manera les da un puesto político. Son gente minoritaria. Esa chica está licenciada, la conozco, y cuando habla conmigo me dice que no hay problema, que me busque la vida. Nosotros no tenemos representantes políticos que hablen con nosotros. De esta manera, perdemos derechos.

Sandra Sitges Ramos: Se dice que uno de los motivos por los que las personas votan a VOX es para sentirse parte de una comunidad. ¿Tú crees que hay inmigrantes que votan VOX para sentirse parte del país o parte de la comunidad?

Abderrahim Belmehdi: No, te lo explicaré de otra manera para que lo entiendas. VOX, igual que los políticos en Francia, no quiere inmigrantes. Tienen un discurso nacionalista, únicamente quieren la nacionalidad española y no quieren las demás. Dicen que al inmigrante que venga lo van a expulsar a su país. Es su discurso, pero ellos quieren captar y mentir. Hace una hora vi en televisión que muchas empresas hacen publicidad falsa de teléfonos. Los políticos hacen lo mismo, venden mentiras. Y nosotros conocemos quien cumple con lo que dice y quien quiere vender mentiras. Nosotros, hablo de mis paisanos, no somos tontos.  Los marroquíes no votan a nadie, pero cuando van a votar votan a las personas que de verdad van a defenderlos y nosotros vamos a defender ese partido porque creen en personas.

Sandra Sitges Ramos: Cómo presidente del Observatorio Internacional de los Medios, ¿consideras que estos dan licencia a los discursos racistas y xenófobos?

Abderrahim Belmehdi Sí, sí. Por ejemplo, un medio de comunicación da una noticia y otro medio da otra. Las noticias que dice La Sexta no son las mismas que las de la 1 o las del 24 h. La misma noticia se escucha de otra manera.

 Sandra Sitges Ramos: ¿Y cuál consideras que es el canal que más atenta contra los derechos humanos de los inmigrantes?

Abderrahim Belmehdi: Todos los canales y medios de comunicación se dividen unos a la derecha y otros a la izquierda. La Sexta es de izquierdas. Otros medios, por ejemplo canal 13, el programa de Abascal que lo tiene todo contra Pedro Sánchez y los comunistas, es de derechas.

Sandra Sitges Ramos: ¿Y qué canal recomiendas a la población? ¿Cuál consideras que es el más ético?

Abderrahim Belmehdi: Ninguno. Cada uno tiene su discurso. Porque las personas que crean un medio o un canal, deciden qué hacer. Por ejemplo, 24 h. o el canal de la TVE, tienen discursos diferentes. Si escuchas un partido, sus discursos, si no sabes de política, no sabes qué discurso es el verdadero. No todas las personas pueden medir discursos. Mucha gente escucha cualquier discurso y dice qué ese es el verdadero.

Sandra Sitges Ramos: ¿Hacia qué escenario nos dirigimos, si no hay mejores condiciones para las personas inmigrantes y si aceptamos los discursos de la ultraderecha?

Abderrahim Belmehdi: Primero, en España hay que hacer cómo en Francia: Primera vuelta y segunda vuelta. Ahora en Cataluña hay 12 partidos. En España hay más de 60 partidos. Si falta un voto, Pedro Sánchez negocia con los partidos. No es política, es comercio. La política tiene que ser limpia en su juego. Si hay derecha e izquierda en todo el mundo, evitamos hacer jaleo a la gente que no sabe de política. Hay gente que sabe de política y otras no, están en el café, en el restaurante, en un bar, hablan de fútbol y no saben nada de eso. Por eso hay que cambiar la manera del voto. ¿Sabes? En todo el mundo hay una primera vuelta en la que quedan dos partidos políticos para la segunda vuelta. Francia funciona bien. Inglaterra también tiene dos partidos. América también. España tiene un montón, como Marruecos. Por eso hay que cambiar las líneas del juego, o la manera del juego político. Como tú dices hay dos verdes. ¿Es Islam o VOX? Hay un montón de colores. ¿Quién va a diferenciarlos? Yo puedo, pero hay un montón de personas que no tienen conocimiento para hacer esas diferencias entre colores.

Sandra Sitges Ramos: Una última pregunta. Es una última cuestión. ¿Quieres añadir algo al reportaje, alguna frase que quieras que la gente piense para que cambien un poco los tiempos y haya más cohesión ciudadana y mejores derechos para todas las personas?

Abderrahim Belhmehdi: Primero, tenemos la obligación de participar en política. Nadie nos va a regalar nada. Nosotros, los emigrantes marroquíes, estamos obligados a explicar lo que sabemos a nuestra gente para estar unidas y votar a los partidos que respetan nuestros derechos y nuestras costumbres. Por eso yo soy el presidente del Observatorio Internacional de los Medios de Comunicación y Derechos Humanos. Para formar a los periodistas en la Escuela de periodistas, para que tengan un título. Nosotros sabemos informar el día a día y pedir información muy importante. En nuestro Observatorio tenemos dos objetivos: el primero es luchar contra el racismo. Podemos denunciar hasta los jueces. Defendemos los derechos humanos en general. ¿Por qué? Porque defendemos nuestros derechos. Si no defendemos nuestros derechos, nadie nos va a regalar nada. Nosotros nos unimos mediante estas asociaciones. Fuera de esto, todos los inmigrantes viven cerrados en sí mismos y nadie confía en el otro.

Este artículo está limitado a los usuarios con el nivel de suscripción gratuita y suscripción anual.
Regístrate y accede a todo nuestro contenido