Una filtración de datos del foro neonazi IronMarch revela la identidad de individuos de extrema derecha en todo el mundo Todavía se desconoce la identidad del hacker informativo que accedió a los datos y los mostró el 6 de noviembre bajo el nombre “antifa-data”

Una filtración de datos del foro neonazi IronMarch ha mostrado la identidad de más de mil nacionalistas blancos de extrema derecha en diferentes países. La información se publicó el miércoles de forma anónima en formato de archivo en línea.

ZDNet, grupo de foros y servicios de información en línea, escribía que los datos se podían ver a partir del miércoles en la sección de alojamiento de archivos del portal de Internet Archive. La información publicada incluye una copia en la que aparecen desde los detalles del usuario hasta las publicaciones del foro, y desde mensajes privados hasta configuraciones de autenticación multifactor y registros de administración del sitio web.

Fuente: ZDNet

“La base de datos del foro incluye detalles sobre 3.548 perfiles registrados. El ID de la base de datos del último usuario es 15,218; sin embargo, el volcado solo incluyó detalles en 3.548 cuentas, probablemente debido a spam o perfiles eliminados” (…) “La fecha de registro para el último usuario es el 20 de noviembre de 2017, lo que
sugiere que la base de datos es una copia del sitio cerca del momento en que se desconectó”, expone ZDNet.

IronMarch existió  entre 2011 y 2017. La página se hizo conocida por demandar una lucha armada con el objetivo de crear una sociedad racista.

A partir de la revelación de los datos, las autoridades disponen de acceso a miembros, nombres de inicio de sesión, correos electrónicos y direcciones IP, según New Europe. En total, la fuga de información suma 176 GB entre vídeos, imágenes y textos.

Según la web periodística Bellingcat, las conclusiones tras la revisión de datos iniciales muestran un  “número de usuarios que se identificaron como miembros activos del servicio militar en los países occidentales, especialmente en los Estados Unidos”.

Uno afirmó ser miembro activo de la Armada, otro reconocía su alistamiento en los Marines. “Todos son un montón de pedazos resbaladizos de mierda que se lavan la cara con charcos de lluvia en la tierra. Somos demasiado buenos para interactuar con esas personas, tal vez el triunfo al menos relajará las [reglas de compromiso] del ROE para que esos pedazos de mierda puedan ser devueltos a Allah, judíos y todo «.

«Las unidades de combate son abrumadoramente blancas» escribió otro usuario, según el blog de tecnología Gizmodo. «Si bien el ejército en sí podría ser 70-75% blanco, las unidades de combate, especialmente la infantería, tienden a ser más del 85-95% blanco, dependiendo de dónde clasifique a los hispanos caucasoides … Son uno de los últimos lugares en nuestro sistema de gobierno donde todavía es aceptable ser públicamente tan sexista, racista y discriminatorio como quieras (¡siempre y cuando un oficial que no sea de combate no te escuche!)” (…) . “Una buena forma en que las personas en el ejército encuentran a otros derechistas es simplemente usar una camisa con un oscuro logotipo fascista”, publica Gizmodo.

Entre la simbología más común de la extrema derecha aparece la cara de Mussolini, el tatuaje de cruz templaria, recuerdos de las unidades de las SS, la cruz solar, entre otros. Estos signos sirven para identificar a fascistas, muchos de los cuales forman parte de los ejércitos de algunos países, pero siempre en pequeñas unidades y de manera clandestina.

Para Southern Poverty Law Center (“Centro legal para la pobreza sureña”, SPLC), Iron March estaba afiliado a nueve grupos fascistas en países como Serbia Action (Serbia), Golden Dawn (Grecia), Casa Pound (Italia), Antipodean Resistance of Australia (Australia), Skydas (Lituania), y Azov Battalion (Ucrania). El SPLC, organización no gubernamental progresista de defensa de los derechos civiles especialmente contra grupos racistas y supremacistas, también vincula la web con perfiles de extrema derecha de la Península escandinava, el Reino Unido y Estados Unidos.

La historia de IronMarch: de un portal a la AtomWaffen-Division

La fundación de IronMarch corresponde a un ciudadano ruso, Alexander Slavros Mukhitdinov. Según informes, Slavros permitió la difusión de contenidos en su publicación sobre la fabricación de bombas. Además, este ciudadano ruso redactó manifiestos para la instalación del fascismo en todo el mundo a través de asesinatos y el terrorismo. Por eso, desde el primer momento, el foro se convirtió un lugar clave de encuentro y reunión virtuales para supremacistas e impulsores de la violencia y el racismo.

Durante la mayor parte de sus seis años de vida, IronMarch nunca apareció en el foco del gran público y vivió en el anonimato con respecto a otros lugares virtuales neonazis más conocidos como Stormfront, 4chan, 8chan y Reddit.

Fuente: ZDNet

El aislamiento llevó la prosperidad al grupo. Tomaron un camino alternativo a otras comunidades neonazis y supremacistas blancos, los cuales recibían un mayor seguimiento por parte de los medios de información y se contenían en muchas de sus publicaciones.

Con el paso del tiempo, se consolidó esa defensa de la violencia generalizada, el asesinato y el racismo extremo como una forma cultural. Una práctica rechazada o no tolerada en otras organizaciones de un perfil ideológico similar o de la derecha radical. The Guardian expuso que IronMarch influyó en el desarrollo de la ideología neonazi definida como “aceleracionista”. Esta corriente destaca por la desestabilización de la gobernanza democrática por su incapacidad para responder de forma efectiva la violencia masiva. El portal de Slavros también ayudó en la popularización del trabajo del neonazi James Mason, Siege Culture (“La Cultura del Asedio”), en el cual incita a células terroristas independientes para iniciar una insurgencia armada con motivos raciales.

En 2015, los miembros IronMarch fundaron la AtomWaffen-Division (AWD), un grupo neonazi acusado de red terrorista por su implicación en múltiples asesinatos. Por tanto, el foro se considera el epicentro de la proliferación de, al menos, dos organizaciones terroristas, AtomWaffen-Division (AWD) y Siege Culture, ambas inspiradas por el propio Mason. Además, IronMarch tiene enlaces con Vanguard America, una organización supremacista blanca estadounidense.

La mencionada AtomWaffen guarda relación con ocho asesinatos referentes a crímenes de la extrema derecha global. En parte, esa vinculación explica la desaparición de IronMarch en noviembre de 2017.

Devon Arthurs, miembro de AWD y afiliado al extinto foro, asesinó a dos compañeros de habitación en Florida. En la investigación, la policía encontró narrativa nazi, explosivos, materiales radiactivos y una imagen enmarcada del atacante de Oklahoma City, Timothy McVeigh. Otro compañero de Arthurs, Brandon Rusell recibió una sentencia de cinco años tras el descubrimiento de explosivos en su garaje. Rusell era miembro de la Guardia Nacional del Ejército de Florida. Por si fuera poco, la misma AWD también tenía conexiones con el usuario James Alex Fields, responsable del asesinato de un manifestante en Charlottesville en agosto de 2017.

Esta organización terrorista tiene relación con otros asesinatos como un complot en Las Vegas y la violencia durante una manifestación de supremacistas blancos en Virginia, donde murió Heather Heyer, que luchaba contra la protesta. Además, un usuario de YouTube publicó un vídeo en el que  alentaba al asesinato de periodistas por ser miembros de movimientos antifascistas.

A medida que el mundo se enteró de la existencia de IronMarch (a través de las acciones de sus miembros, el sitio dejó de funcionar en noviembre de 2017. Para ZDNet, la desaparición de IronMarch de Internet no tiene una explicación completa y sobre su cierre se ciernen muchas causas, todas inconclusas: desde evitar la vigilancia policial a pirateos de algún hacker.

Comienza la búsqueda de los usuarios de IronMarch

Una vez filtrados los datos sobre la identidad de estos usuarios, los analistas revisan la información para encontrar pistas sobre las personas que frecuentaban el foro. Las principales fuentes de investigación se centran en los correos electrónicos que los miembros usaron para registrarse, el nombre de usuario del portal, las publicaciones y los mensajes privados que se enviaban entre sí.

A pesar de ello, existe una alta probabilidad que muchos integrantes de IronMarch usaran un navegador Tor o una VPN (red privada). Por tanto, la búsqueda de esas identidades requiere un análisis exhaustivo y profundo de la información filtrada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Recibir las ultimas noticias


Email address
Seguro y libre de spam...