Una chica marroquí que versionó el Corán recibe una oleada de amenazas de muerte Cuando Salima entró en su perfil de Facebook se encontró con 600 mensajes que la insultaban y amenazaban de muerte, según ha publicado Eldiario.es. Salima tiene 29 años, es de origen marroquí y lleva en España desde los 13.

Todo empezó el día antes. Salima decidió grabarse en vídeo recitando unos versos, tal y como hacen las suras del Corán,  en los que se hacían recomendaciones para protegerse de la Covid-19. Esa misma noche lo subió a las redes y, aparentemente, no pasó nada.

A la mañana siguiente las cosas ya se habían descontrolado. “Me empezaron a llegar mensajes de musulmanes que se consideran ‘moderados’, e incluso de musulmanas que se autoproclaman ‘feministas’, que me acusan de ser muy provocadora, y de que sabía que acciones como la del vídeo tienen sus consecuencias”.

A pesar de las amenazas, Shalima se reivindica, “yo vivo en una sociedad libre, y no podemos permitir que cualquiera, a la mínima que toques su religión, te ponga a parir y te amenace”.

El autor de El salmo del Covid, como se titula el texto de la polémica, es una persona anónima de origen argelino, afincada en Francia, que logró la semana pasada hacer viral su ocurrencia entre los internautas árabes con el siguiente texto: «En verdad os digo, hermanos, en verdad / que el virus, gran calamidad / llegó desde la China lejana con nocturnidad / Lloraron los infieles ante su crueldad, / gran plaga y mortal enfermedad / que no distingue entre criado, rey ni abad. / Vuestros hábitos abandonad, en la ciencia confiad. / El pan vuestro de cada día en casa amasad. / En vuestras habitaciones os confináis. / Y vuestras manos con abundante jabón lavad. / Amén y que sea lo que el gel quiera».

Para Salima la broma está muy clara, “no hay nada en su contenido que insulte al Islam, se limita a emular el modo en que se escribe y se lee el Corán”. Los mensajes recibidos por la joven, tanto de texto como de audio, son especialmente violentos: «Voy a buscarte a ti y a tu puta madre allá donde estés, coño”, “Juro por Dios que pienso torturar al maricón de tu padre, hija de puta, estás avisada”, “Iré a por ti. Te voy a masacrar. Te voy a meter en la puta miseria, puta que eres», «Que dios te castigue. Judía y cristiana, atea maldita. Apóstata. Que dios te inflija los peores castigos”,  “Que dios maldiga el coño de tu madre. Maldito tu coño. Idiota”,  “Los animales tienen más cabeza que tú. Espera un poco, que te alcanzará tu justo castigo» son algunos de ellos.

El perfil de los que están detrás de esas amenazas no se corresponde con el clásico  fanático. El periodista Llya U.Topper, en un artículo titulado Coránovirus,  ha analizado varios de los mensajes  difundidos  a través de sus cuentas de Facebook y Twitter y ha llegado a la conclusión de “que se trata de chavales aparentemente normales, la mayoría de ellos con domicilio europeo y hábitos considerados occidentales”.

En Túnez y en Francia hay 2 casos similares. Zohra, en Túnez, y Atiqa, en Francia, están siendo acosadas en las redes sociales de manera violenta y agresiva. Además, la policía de Túnez ha denunciado a Zhora por “ofensa a la religión”, el juicio será el próximo 28 de mayo.

Para el periodista, Llya U.Topper, “se trata de una maquinaria perfectamente engrasada, que reacciona a cualquier signo de rebeldía. Cuando se desata una tormenta de acoso como a Shalima, Zohra  o Átiqa, se van etiquetando en las redes sociales para hacer acudir a los demás. Una llamada a la guerra santa, podría pensarse, pero no es eso. Nadie menciona la palabra yihad. Se asemeja mucho más a una violación colectiva, con los colegas haciendo cola. Paradójicamente el autor de los versos no ha sido víctima de linchamiento, ni tampoco el famoso youtuber argelino que difundió la sura coranovírica, eso no les pone. Lo que si les pone es llamar puta a una chica y notar como ella se asusta, como tiembla de miedo”.

Shalima insiste en ese sentido, “la mayoría de los insultos hablan de que si te cojo te follo, te voy a violar… Tienen muy interiorizado que las mujeres son sensibles y débiles, y que si no hacemos lo que se espera de nosotras, la forma de someternos es esa. Incluso hay mujeres que nos han escrito en términos similares. ¿Es eso lo que entienden por igualdad?”.

Salima destaca que, además, todo esto esté pasando en pleno Ramadán, el mes que prohíbe a los fieles insultar, “alguno incluso me dice ‘si no fuera por el Ramadán, te insultaría… y termina el mensaje llamándome hija de la gran puta’. El que con más saña me amenazó decía que acababa de hacer el rezo de la mañana”.

Shalima ha intentado denunciar su caso a los Mossos d’Esquadra que le han dicho que no es urgente y que debe de esperar una o dos semanas para poder ser tramitado.

NOTA: los nombres de las 3 chicas acosadas son ficticios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Recibir las ultimas noticias


Email address
Seguro y libre de spam...