Turquía ha impedido que dos miembros de la Hermandad Musulmana salgan del país y cierra varias oficinas de la organización

Turquía ha impedido que dos miembros de la Hermandad Musulmana que salgan del país y ha cerrado  varias oficinas de la organización , dijeron ayer el martes fuentes a los canales Al-Arabiya y Al-Hadath, propiedad de Arabia Saudita.

Yehia Mousa y Alaa Al-Samahi, está acusada por las autoridades egipcias de planear el asesinato del exfiscal general egipcio Hisham Barakat en 2015.

Según los informes, Mousa y Al-Samahi se encuentran en Turquía desde la dispersión de las sentadas de la Hermandad Musulmana en El Cairo en agosto de 2013. Las sentadas de 45 días se organizaron en las plazas de Rabaa y Al-Nahda después de la expulsión del presidente islamista Mohamed Morsi el 30 de junio de 2013.

La prohibición de salida impuesta por las autoridades turcas a Mousa y Al-Samahi estará vigente hasta nuevo aviso, agregaron las fuentes.

Las fuentes también dijeron a ambos canales saudíes que varias oficinas y hogares de la Hermandad en Turquía han sido cerrados y evacuados durante las últimas dos semanas por orden de las autoridades turcas.

Egipto y Turquía se están preparando para una segunda ronda de lo que llamaron «conversaciones exploratorias» del 7 al 8 de septiembre en Ankara para abordar las relaciones bilaterales entre los dos países y una serie de cuestiones regionales.

Las relaciones de Egipto con Turquía se han tensado desde el derrocamiento de Morsi, quien fue respaldado por el gobierno del entonces primer ministro Recep Tayyip Erdogan.

Las conversaciones exploratorias se producen cuando Turquía intenta poner fin a sus diferencias, que han estado afectando su economía, con los poderes regionales sobre varias crisis en la región.

La segunda ronda de conversaciones se produce cuatro meses después de que funcionarios diplomáticos egipcios y turcos concluyeran dos días de consultas políticas en El Cairo sobre la normalización de las relaciones, una ronda que fue descrita por ambas partes como «franca y profunda».

La ronda abordó cuestiones bilaterales, así como una serie de cuestiones regionales, en particular la situación en Siria e Irak, y la necesidad de lograr la paz y la seguridad en la región del Mediterráneo Oriental.

Ankara, antes de las primeras conversaciones exploratorias, supuestamente solicitó a los canales afiliados a los Hermanos Musulmanes con sede en Estambul que atenuaran sus críticas al gobierno de Egipto, mientras Turquía busca reparar los lazos con El Cairo. Más tarde, las autoridades turcas impidieron que los anfitriones de los Hermanos Musulmanes egipcios aparecieran en dos de estos canales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Recibir las ultimas noticias


Email address
Seguro y libre de spam...