Rechazando el visado específico, los trabajadores legales marroquíes  en Ceuta y Melilla planean una sentada el 31 de mayo en caso de prohibición de acceso

  • La reapertura del paso fronterizo de Bab Sebta el martes 17 de mayo a la medianoche, tras dos años de cierre, fue bien recibida por la población. Habiendo decidido Marruecos y España poner fin al comercio de contrabando, esta reapertura solo concierne al movimiento de personas y trabajadores legalmente reconocidos. Dicho esto, estos últimos están muy preocupados por su situación, sobre todo tras la última decisión del Gobierno español de imponerles un visado específico, cuando llevaban más de 20 años acostumbrados a acceder a Ceuta y Melilla, a través de una tarjeta de trabajo profesional. Los detalles.

A principios de mayo, las autoridades marroquíes y españolas anunciaron la reapertura de los dos pasos fronterizos, Bab Sebta y Melilla, a partir del 17 de mayo. Una reapertura que se hará en dos etapas. La primera el 17 de mayo para ciudadanos y residentes de la UE y cualquier persona con visado Schengen .

La segunda etapa de reapertura está prevista para el 31 de mayo. Se trata de trabajadores marroquíes legalmente reconocidos, es decir, personas con contrato de trabajo en Ceuta y Melilia. Salvo que la nueva condición que acompaña a esta reapertura, y que ha sido comunicada únicamente por la parte española, obliga a sus trabajadores a disponer de un visado específico o un visado expedido por las autoridades de los dos enclaves. El anuncio también se hizo a través de un comunicado de prensa del Ministerio del Interior español.

partir del martes 31 de mayo podrán entrar en territorio español por estos mismos trámites los trabajadores fronterizos legalmente reconocidos, así como aquellos que, por la caducidad de la tarjeta que les acredite como tales, hayan obtenido un visado específico para entrar a  Ceuta y Melilla ”, se puede leer en la nota de prensa.

Esta nueva condición puso en problemas a estos aproximadamente 3.600 trabajadores legales marroquíes. Tras haber acumulado de 20 a 30 años de antigüedad en los dos enclaves de Ceuta  y Melilla, pagado sus impuestos en España y Marruecos y sus cotizaciones a la seguridad social (jubilación, CNSS, mutuas, etc.), hoy se ven obligados a realizar un visado para unirse a su trabajo.

El problema que se plantea según Chakib Marouane, secretario general de trabajadores con permiso de trabajo de la ciudad de Ceuta, es que la mayoría de los empresarios de los dos enclaves se niegan a enviar a los trabajadores el contrato de trabajo para que puedan iniciar el trámite del visado. Ahora le preocupa ver esfumarse sus 20 años de trabajo y antigüedad, sin ser compensado ni poder recuperar el dinero depositado en sus cuentas bancarias en Ceuta  y Melilia.

Denegación de la visa, sentada el 31 de mayo

Los trabajadores legales marroquíes en Ceuta  y Melilia, hombres y mujeres, llevan más de 20 años operando en varios campos. Restaurantes, hoteles, empresas eléctricas y otros. Cumplen con sus deberes, impuestos, seguridad social, seguros, mutuas y tienen documentos legales de trabajo, explica Chakib Marouane.

” Cuando se cerraron las fronteras en marzo de 2020, se quedaron atrapados en Marruecos sin trabajo ni fuente de ingresos. Luegose estrelló el conflicto diplomático entre Marruecos y España. Y cuando se supo que se trataba de la integridad territorial de nuestro país, coincidimos en que la causa nacional es una línea roja, y que había que mantener la calma”, confirma  Chakib Marouane  a medios de comunicación marroquíes.

Tras el restablecimiento de las relaciones marroquí-españolas, estos trabajadores esperaban renovar su carné profesional y permiso de trabajo, caducados al inicio de la pandemia y que no pudieron renovar por la crisis sanitaria, para poder retomar su trabajo. .

Dicho esto, se mostraron sorprendidos por la decisión española que pretende imponerles un visado específico, rechazando categóricamente este planteamiento que consideran “ incomprensible ”. También se preguntan si la parte marroquí es consciente de esta decisión, dado que no ha habido una reacción oficial del gobierno marroquí sobre este tema, explica Chakib

Este artículo está limitado a los usuarios con el nivel de suscripción gratuita y suscripción anual.
Regístrate y accede a todo nuestro contenido