Profesores españoles atrapados en Marruecos Los más de 200 profesores españoles, que trabajan en los 11 colegios de titularidad del Estado español en Marruecos, viven, tras el cierre oficial de las escuelas ordenado por Rabat, en una situación de incertidumbre y, la mayoría, quieren regresar a España porque “no está garantizada la atención sanitaria”.

El diario El Mundo ha publicado un extenso reportaje donde retrata la situación del profesorado español en el país alauita tras el cierre de los centros educativos por la amenaza del coronavirus. Los docentes, que siguen, mayoritariamente, trabajando desde casa, se manifiestan preocupados “porque las condiciones sanitarias no son las adecuadas”.

Elisabeth Muñoz es una maestra malagueña que trabaja como interina en el colegio público Melchor de Jovellanos de Alhucemas. Lleva una semana y media encerrada porque ha tenido fiebre, tos seca y dolor corporal, al igual que tres de sus compañeros. Su testimonio justifica el porqué de la incertidumbre de los docentes españoles. “No sé si es coronavirus o gripe. Vinieron los de la sanidad pública marroquí a verme. Me preguntaron si me aislaban en el hospital o me quedaba en casa; me dejaron tres mascarillas y prometieron hacerme un seguimiento y visitar a las personas con las que había estado en contacto. Pero no me han llamado ni una vez. Eso sí, ha salido en la prensa local una noticia que decía que yo tenía gripe común. ¡Pero si no me han hecho las pruebas!”.

La repatriación de los docentes españoles no parece fácil. La Consejera de Educación en Marruecos, María Antonia Trujillo, la ex ministra de vivienda y de quién dependen los profesores, no parece estar por la labor, más bien todo lo contrario. Los profesores se quejan de “tres circulares en las que se ordenaba permanecer en Marruecos” que califican de dictatoriales.

Los docentes también manifiestan sentirse señalados. Dicen que la población los considera, como españoles, portadores del virus, “la gente por la calle nos increpa y nos acusa, eso te da mucha ansiedad”.

El Gobierno marroquí declaró el estado de emergencia sanitaria y anunció restricciones a la circulación. Las fronteras están cerradas aunque en teoría dejan pasar a los turistas españoles. Pero hace dos días, dos docentes españoles, que habían renunciado a su plaza, trataron de escapar hacia Melilla por el paso fronterizo de Beni Enzar, no lo consiguieron.

El sindicato Comisiones Obreras pidió ayer, en una reunión con el Ministerio de Educación, que se facilite el regreso de los profesores destinados a países con sistemas sanitarios precarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Recibir las ultimas noticias


Email address
Seguro y libre de spam...