Observaciones sobre la crisis energética y eléctrica en España

Opiníon de : Dr Abdullah Boussouf

Las repercusiones de la pandemia COVID_19  han profundizado la crisis en España, tanto a nivel económico, como en otros sectores, ya que los ingresos por turismo y las inversiones extranjeras disminuyeron y la tasa de inflación alcanzó el 3%. Por otro lado,  y socialmente hablando,  debido al  aumento de la tasa de paro,  Surgieron problemas relacionados con las hipotecas,  préstamos, o las pensiones de los jubilados entre  otros.

El tema  de energía y electricidad constituye, hoy un día,  el problema más complejo en el gobierno de Sánchez, ya que la factura de la luz siguió disparándose, alcanzando, según algunas estimaciones, el 200%, o 90,65 euros, y así se concentra como la cuarta subida en la historia de España y se coloca directamente detrás del Reino Unido 94,4 euros, seguido de Italia 90,60 euros, Bélgica 87,84 euros y los Países Bajos 87,62 euros .

Esta es la situación que ha llevado al partido Podemos, aliado de Sánchez, a exigir que se tomen medidas drásticas para proteger al ciudadano español y a las pequeñas y medianas empresas, en la línea ideológica de izquierda.

El gobierno de Sánchez intentó remediar el asunto y planteó el desafío de devolver  los precios a lo que eran en 2018, es decir, 71,27 euros como precio medio, a través de varias medidas  desde el 1 de junio de 2021 hasta este septiembre,  para evitar entrar en conflicto con el resto de componentes del gobierno, y la oposición en el Parlamento, así como con sindicalistas y asociaciones de defensa del consumidor.

Por otro lado, todos los indicadores  confirman la continuación del aumento de la demanda y el aumento de los precios de la electricidad hasta la primavera de 2022, que no es un caso específico de España, , es casi universal, después de la alta demanda de gas natural por Países asiáticos, especialmente China.

Esta rápida introducción a la situación de la energía y la electricidad era necesaria, especialmente para España, con quien Marruecos se prepara para abrir negociaciones con el objetivo de  superar la crisis provocada por la acogida del líder separatista Ibrahim Ghali. Negociaciones a todos los niveles y según nuevos estándares, que marcaran el nuevo marco para una  vecindad común y trabajara para  los intereses comunes, respetando los intereses superiores del país como techo para todas las negociaciones.

La crisis eléctrica es un elemento influyente en la agenda diplomática

El incidente de recibir al líder de los separatistas y el aumento de la electricidad en España son dos elementos importantes y vinculados en la crisis marroquí-española. Es natural que ensombrezcan las próximas negociaciones, sobre todo si vinculamos el calendario de recepción de Ibrahim Ghali en España en abril de 2021 y aprobación por parte del gobierno español de trámites y medidas relacionadas con el expediente eléctrico al inicio, desde junio de 2021 hasta este mes de septiembre.  Así no podemos separar los antecedentes de la acogida del líder separatista en España de la crisis eléctrica española, si sabemos que Argelia es el primer proveedor de gas natural a España y el tercero a Europa después de Rusia y Noruega, y que el gas natural constituye el 30% del la producción de electricidad de España; Es decir, todas las posibles preferencias en el precio del gas se reflejan en el precio del consumo eléctrico y así garantizan al gobierno español evitar las presiones de la opinión pública y la oposición, pero estas preferencias deben tener una contraparte  que no es necesariamente material , pero también puede ser político.

Sin embargo para manejar el expediente de la electricidad, el gobierno de Sánchez enfrenta una difícil ecuación. Por un lado, se debe mitigar la crisis de las altas facturas de electricidad de los grupos vulnerables y las unidades de producción, y las reivindicaciones de   los sindicatos, las asociaciones de protección al consumidor y la oposición. Hay que evitar, y por otro lado, un choque con los actores del mercado de energía y electricidad en materia de impuestos e impuesto al valor añadido, sobre todo si sabemos que el mercado de la electricidad y la energía en España es un mercado libre y está en manos de particulares, ya que está monopolizado por cinco grandes empresas: ENDESA; IBERDROLA; EDP/HC; UNION FENOSA; VIESGO. Se trata de empresas, la mayoría multinacionales (Italia, Gran Bretaña y Australia…), donde empresas no españolas y bancos  poseen la mayoría de las acciones ,  más del cincuenta por ciento, y aporta a los ciudadanos y empresas sus necesidades energéticas y eléctricas, y dependen en gran medida del gas natural, 7 reactores nucleares, campos de energía solar, hidrógeno y otros. Es decir, la política de estas grandes empresas no está sujeta a la situación interna de España tanto como al intercambio de oferta y demanda, como lo demuestra el hecho de que esas empresas amenazaron  al gobierno de Sánchez con dejar de trabajar en las siete centrales nucleares si sus intereses se vieran perjudicados por las nuevas medidas gubernamentales, es decir, impuestos, fijar  precios, y otras medidas.

A hora bien tenemos que volver a la segunda parte en la ecuación , Argelia, que intentó aprovechar la crisis en España y la necesidad del gobierno de Sánchez de salir de esa situación  y satisfacer a sus votantes y aliados; También podemos comprender los motivos que han empujado a  las instituciones españolas,  sea el gobierno, especialmente los ministerios de Defensa y Asuntos Exteriores, o  el Poder Judicial  y en gran parte  las instituciones mediáticas españolas a dar un panorama diferente de los hechos durante el estallido de la crisis a raíz de la entrada de Gali a España.

Pese a ello, el intento de  Argelia de utilizar del gas natural, como moneda de cambio , no consiguió quebrar a Marruecos ni aislarlo del mundo,  Marruecos seguirá moviendo sus posiciones como si estuviera en un tablero de ajedrez, al anunciar un estrecho avance con España, valorando las relaciones históricas con Francia,  y respeto personal por el presidente Macron con motivo del discurso del 20 de agosto.

El 26 de agosto, el ministro de Energía argelino, Mohamed Arkab, recibió al embajador de España en Argelia, Fernando Moran Calvo, para asegurarle que Argelia está comprometida con dotar al mercado español de todas las necesidades del mercado español y que el gas natural pasará  por el gasoducto Medgaz,  que conecta el puerto argelino de Beni Saf con el puerto español de Almería, y no a través del oleoducto MEG, que pasa por territorio marroquí a pesar de la afirmación de los especialistas de la incapacidad del oleoducto «Medgas» para cubrir todas las necesidades del mercado español de gas, lo que supone la continuación de la crisis eléctrica en España y la subida de la factura de la luz de forma indefinida. Esto es en un momento en el que Marruecos anunció su intención es renovar el contrato de MEG, que expirará a finales de octubre de este año.

Aquí, planteamos una pregunta sobre la naturaleza del contrato tripartito MEG, y ¿alguna de las partes tiene derecho a rescindirlo o declarar no renovarlo sin las otras partes? ¿Marruecos tiene derecho a presentar una demanda y reclamar una indemnización de acuerdo con las leyes internacionales? ¿Qué dice la Convención de Viena de 1961? ¿La ruptura de las relaciones diplomáticas también incluye los acuerdos comerciales concluidos antes de la ruptura de las relaciones diplomáticas, especialmente si son internacionales, como MEG?

Lamamra, ministro de Asuntos Exteriores de Argelia, en un comunicado de de la ruptura  de las relaciones diplomáticas   con Marruecos, trató de escapar hacia el vacio, mientras Argelia solo intentaba aislar a Marruecos de su vecino del norte, España,  y crearle problemas con la Unión Europea. Sin embargo lo que estaba haciendo Argelia es  profundizar  la crisis de España en el tema  de la electricidad a través de replantear el problema del suministro de gas natural a España y no renovar el contrato del gasoducto MEG.

Basta saber que Medgaz, que sustituirá a MEG, es propiedad de la empresa estatal Sonatrach en un 51%, mientras que la empresa española «Naturgy Energy» (antes Natural Fenosa Gas) posee la participación restante, es decir, el 42,09%, que compró su participación de Mubadalat  Inversiones,  de  los Emiratos Árabes Unidos entre 2019 y 2021.

El 15 de julio, es decir, antes del anuncio de la ruptura diplomática, el grupo argelino «Sontrach» acordó con el español «Naturgy» aumentar  las capacidades adicionales de transporte de gas a través del gasoducto «Medgaz», a partir del próximo otoño, con capacidades de hasta 10 mil millones de metros cúbicos anuales. Todo esto fue planeado antes del discurso del trono el 30 de julio y antes del discurso del 20 de agosto, que muestra en un sentido más claro intento  por parte de Argelia para destruir Marruecos, agravar su economía y aislarlo de su entorno Mediterráneo,  continental y mundial

Estamos en la etapa de reconstrucción y restablecimiento de nuevas relaciones con el vecinodel norte España,  y la  apertura de negociaciones que incluyan todos los expedientes con nuevos conceptos de relaciones de vecindad e intereses comunes. Es necesario no excluir el papel de gas natural argelino y las relaciones de empresas de producción  y distribución de energía eléctrica en España, y hay que invocar la estrecha relación entre la empresa española «Naturgy» y Sonatrach, ya que posee una importante participación en el oleoducto Medgaz entre Argelia y Almería, lo que puede afectar a las decisiones del Gobierno de Sánchez en materia de resolución de la crisis relacionada con la electricidad, por un lado, y la hipótesis de influir en las negociaciones entre España y Marruecos, por otro..

El discurso del pasado 20 de agosto el Rey de Marruecos transmitió una pizca de optimismo sobre las negociaciones para resolver la crisis marroquí-española, que sin duda inquieta a las autoridades argelinas, que intentarán hasta la última gota de Sonatrach aislar a Marruecos de su entorno mediterráneo y continental. Recordemos también el gasoducto TransMed, un gasoducto de gas natural que conecta Argelia con la isla italiana de Sicilia a través del territorio de Túnez.

La reciente decisión de los gobernantes del Palacio de Mouradia en Argel  de cortar  el espacio aéreo a los aviones marroquíes no es más que una continuación de la política de aislar y sitiar Marruecos por todos los medios e invocar endebles pretextos para el consumo interno, que los argelinos conocen antes que otros y que  no se basan en fundamentos lógicos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Recibir las ultimas noticias


Email address
Seguro y libre de spam...