Médicos Sin Fronteras denuncia: un brote de coronavirus sería imposible de contener en los campos de refugiados griegos MSF alerta de que las terribles condiciones de vida en los campos de refugiados, completamente hacinados, aumentan el riesgo de propagación de un brote de coronavirus (Covid-19) y harían imposible su contención. La denuncia llega tras el primer caso confirmado en Lesbos.

Mientras gobiernos de todo el mundo están cancelando eventos y prohibiendo grandes concentraciones de población, en los campos de las islas griegas del Egeo, refugiados, migrantes y solicitantes de asilo no tienen más opción que vivir en un espacio muy reducido. Su salud está en peligro y las condiciones en las que viven los hacen más vulnerables que el resto de la población ante la última de las amenazas a la que tienen que hacer frente.

El riesgo de propagación del virus Covid-19 entre los habitantes de los campos es extremadamente alto por la falta de servicios de saneamiento adecuados y la enormemente limitada atención médica. Para la coordinadora de MSF en la zona, la doctora Hilde Vochten, “en algunas partes del campo de Moria solo hay un grifo de agua por cada 1.300 personas y no hay jabón disponible. Familias de cinco o seis miembros tienen que dormir en espacios de no más de tres metros cuadrados. Esto significa que las medidas recomendadas para prevenir la propagación del virus, como el lavado frecuente de manos y el distanciamiento social, resultan simplemente imposibles”.

En ese sentido, la doctora Vochten, afirma que “estamos en contacto con la Organización Nacional de Salud Pública para coordinar acciones, como facilitar información de salud e higiene y la gestión de casos tanto de residentes locales como solicitantes de asilo. Pero debemos ser realistas: sería imposible contener un brote en campos como los que hay en Lesbos, Quíos, Samos, Leros y Kos. Todavía no hemos visto un plan de emergencia verosímil para proteger y tratar a las personas que viven allí en caso de brote”.

Las autoridades debieran haber diseñado una estrategia que incluya medidas de prevención y control de infecciones, promoción de la salud, identificación rápida de casos, aislamiento y manejo de los casos leves, así como el tratamiento de los pacientes en situación grave y crítica. Pero ninguna de estas medidas parece estar llevándose a cabo. Por eso, insiste MSF en su denuncia, “la evacuación de las islas griegas es ahora más urgente que nunca. Forzar a las personas a vivir allí como parte de la política de contención de Europa siempre fue irresponsable, pero está a punto de convertirse en un acto criminal si no se toman medidas para protegerlas”.

Alrededor de 42.000 solicitantes de asilo están atrapados en cinco centros de identificación y registro en las islas griegas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Recibir las ultimas noticias


Email address
Seguro y libre de spam...