Más de 12 mil cadáveres encontrados en 200 fosas en Iraq, en el territorio que controlaba ISIS Entre los muertos se encuentran mujeres, niños, ancianos y discapacitados, así como miembros de las fuerzas armadas y la policía de Irak.

 Más de 200 fosas comunes han sido descubiertas en Irak en áreas anteriormente controladas por militantes del Estado Islámico, dijeron el martes las Naciones Unidas.

Las tumbas contienen los restos de miles de personas, que se cree que fueron víctimas del grupo terrorista ISIS, que entre junio y diciembre de 2014 invadieron grandes franjas del norte de Irak y lo declararon parte de su llamado califato.

Los muertos incluyen mujeres, niños, ancianos y discapacitados, así como miembros de las fuerzas armadas y la policía de Irak, según un informe de la ONU.

Las Naciones Unidas dijeron anteriormente que casi 33,000 civiles fueron asesinados por el grupo en Irak, con más de 55,000 heridos.

Las tumbas se concentran en cuatro provincias, Ninewa, Kirkuk, Salah al-Din y Anbar, en el norte y el oeste del país, cerca de la frontera con Siria.

El Estado Islámico se había atrincherado en estas áreas hasta su derrota en diciembre de 2017 por fuerzas iraquíes apoyadas por una coalición liderada por Estados Unidos.

Las estimaciones de las Naciones Unidas entre 6,000 y 12,000 cuerpos están contenidas en las 202 tumbas documentadas en el informe. Pero los números exactos fueron difíciles de establecer, dijo, ya que hasta el momento solo se han excavado 28 fosas comunes, con solo 1.258 cuerpos exhumados.

Estas muertes ocurrieron en lo que las Naciones Unidas han llamado una campaña sistemática y generalizada de violencia, «que puede constituir crímenes de guerra, crímenes contra la humanidad y genocidio».

Durante su mandato de tres años, el grupo aterrorizó a los residentes locales, llevando a cabo ejecuciones bien publicitadas de personas a las que se dirigió por su percepción de oposición, vínculos con el gobierno, orientación sexual y más.

Los militantes también atacaron a miembros de minorías étnicas y religiosas, incluidos cristianos y yazidis.

La fosa común más pequeña, que se encuentra en Mosul, contiene ocho cuerpos, mientras que el mayor, esta en al-Khasfa al sur de Mosul, se cree que contiene aproximadamente 4.000 cuerpos.

Las Naciones Unidas dijeron que los sitios deben estar protegidos de interferencias o contaminación para garantizar la justicia y la rendición de cuentas.

Pero el organismo del gobierno iraquí encargado de preservar las fosas comunes dice que no cuenta con fondos suficientes ni personal suficiente, y que no puede proteger e investigar adecuadamente los sitios que aún están  sin explotar.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Recibir las ultimas noticias


Email address
Seguro y libre de spam...