Marruecos diseña una nueva línea diplomática; llamada “Sahara Occidental”

Es pronto sacar conclusiones sobre la crisis diplomática entre España y Marruecos , pero es probable que dure más tiempo, en primer lugar  debido a  las posturas diplomáticas españolas y la inconsistencia de sus posiciones hacia Marruecos que probablemente repercuta en las relaciones bilaterales entre los dos países, especialmente en el ámbito de la seguridad y la lucha contra la inmigración ilegal, y por segundo lugar porque Marruecos ha declarado que  es un país con posiciones firmes  y no aceptará ningún tipo de comportamiento o trato que favorece a sus enemigos.

A lo largo de la crisis desencadenada por el hecho de que España admitiera al líder del Polisario Ibrahim Ghali para recibir tratamiento médico en su territorio, Marruecos pareció trazar una línea roja con respecto a su soberanía sobre el Sáhara Occidental, de una manera que anticiparía cualquier movimiento futuro contra su integridad territorial.

En consecuencia, envió un mensaje claro de que Rabat no separará su soberanía sobre el Sáhara Occidental de sus intereses económicos o de seguridad con ninguna parte regional o internacional.

La reciente escalada con España también mostró que Marruecos posee muchas cartas que deberían hacer que otros lo piensen dos veces antes de cualquier movimiento a favor de sus enemigos. El más importante de ellos es el papel estratégico que Marruecos juega con Europa en la lucha contra el terrorismo y la inmigración ilegal, además de sus importantes vínculos económicos con la UE. En este sentido el ex ministro de Defensa español José Bono, quien también es exjefe de los servicios de inteligencia españoles, destacó en unas  declaraciones televisadas,  la importancia fundamental del papel de Marruecos en la lucha de su país contra las redes terroristas, “Como ex ministro de Defensa y exjefe de los servicios de inteligencia, quiero enfatizar que gracias al reino de Marruecos, España ha podido arrestar a varios terroristas radicales y gracias a Marruecos, hemos podido prevenir atentados mortales”.

Los analistas opinan que la apresurada salida de Ghali de España no habría sido posible sin la presión marroquí, lo que llevó a Madrid a buscar una salida que salve las apariencias. Aunque evitó dar la impresión de expulsar a Ghali bajo coacción, sin embargo, lo sacó de España después de una breve audiencia judicial. Y horas antes de su salida Madrid aviso a Rabat

Los expertos en política exterior marroquí señalaron que la preocupación más importante para Rabat es adelantarse a movimientos similares en el futuro. Creen que es poco probable que Madrid acoja ahora a algún representante del Polisario, ya sea abiertamente o disfrazado, como fue el caso de Ghali.

El mensaje marroquí también fue visto como dirigido a Argelia, que se verá obligada a dejar de explotar el silencio de los europeos y las ambigüedades de algunas de sus posiciones.

Destacan que aunque nadie esperaba que la escalada se convirtiera en un enfrentamiento en toda regla, Marruecos ganó el enfrentamiento diplomático a pesar del intento de España de involucrar a la Unión Europea y transformar el tema en una disputa fronteriza y migratoria que amenaza los intereses europeos. El 19 de mayo, después de que Rabat retirara a su embajador en Madrid, la vicepresidenta de la Comisión Europea, Margaritis Schinas, acusó a Marruecos de “chantajear” a Europa a través del tema migratorio y declaró abiertamente que “Nadie puede intimidar o chantajear a la Unión Europea … con respecto al tema de la migración”.

Sin embargo la respuesta marroquí fue contundente. Su agencia oficial de noticias MAP publicó un artículo titulado “Cuando la Unión Europea pierde el rumbo en la crisis entre Marruecos y España” donde lanzó un fuerte ataque a la UE acusándola de «arrogancia» y de «defender el colonialismo». Y añadió que la UE “se implicó en la crisis entre Madrid y Rabat, no para denunciar la admisión de un criminal de guerra en suelo europeo, sino para defender el carácter europeo de los enclaves marroquíes ocupados de Ceuta y Melilla”.

Y se preguntó en el mismo artículo: «¿Cómo puede la Unión Europea, impulsada por cálculos políticos insignificantes, olvidar aunque sea por un breve momento los esfuerzos dedicados por Marruecos para gestionar la crisis migratoria con un espíritu de responsabilidad, sabiduría y lealtad hacia sus socios».

Por otra parte la posición marroquí encontró un apoyo significativo desde dentro de la propia Europa, donde se alzaron voces pidiendo calma y teniendo en cuenta que Marruecos es un socio estratégico cuyo papel es indispensable para Europa, en conjunto con temas sensibles como la guerra contra el terrorismo o migración ilegal.

El líder del Polisario había llegado a España en completo secreto el 18 de abril en un vuelo médico que la presidencia argelina había puesto a su disposición además de entregarle un “pasaporte diplomático”. Ingresó en estado crítico en el Hospital de Logroño con un nombre falso por “razones de seguridad”.

Para muchos expertos en la relación entre Madrid y Rabat , la forma en que salió Ghali ha demostrado que Marruecos tiene los medios para defenderse a sí mismo y sus intereses.

Los analistas diplomáticos creen que esto no solo se aplica a España, sino también a los vecinos de Marruecos y al resto de Europa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Recibir las ultimas noticias


Email address
Seguro y libre de spam...