Los terroristas ganan terreno en el Sahel. Amenazan a cinco Estados

El ministro de Relaciones Exteriores de Burkina Faso advirtió el jueves que la actividad terrorista en África del Sahel está ganando terreno y hay «un riesgo muy real» de desestabilizar gran parte de África Occidental. Este medio en un informe sobre ISIS en 2017 Confirmo que la próxima parada de los Yihadistas será Africa Occidental

Alpha Barry informó al Consejo de Seguridad que combatir el terrorismo en el Sahel es una lucha «por la supervivencia» de los cinco países que han unido sus fuerzas para luchar contra el Estado Islámico y otros grupos extremistas: Burkina Faso, Chad, Mali, Mauritania y Níger. «Los grupos terroristas están siendo financiados por minas de oro artesanales o por varias formas de tráfico y aún son fuertes y ejercen una gran presión sobre nuestros estados»

Barry dejo claro que la Fuerza Sahel G5 de cinco naciones «no puede tener éxito por sí sola» y que es hora de que la comunidad internacional considere crear una coalición internacional para enfrentar el desafío «con la misma determinación que fue evidente en Irak y Afganistán y otros países». Quiere decir una guerra a lo bruto

El secretario general Antonio Guterres en su último informe al consejo, nuevamente instó a los fondos de la ONU para la fuerza del G5, y como mínimo para que la ONU proporcione «consumibles de soporte vital» para los siete batallones del G5, no solo los dos en Malí Donde la ONU tiene una misión de paz.

Pero el embajador estadounidense en funciones, Jonathan Cohen, dijo que la administración de Trump sigue creyendo que la ayuda bilateral es la mejor manera de apoyar a la fuerza del G5 y ha comprometido aproximadamente  mas de 801 millones de euros a las naciones del G5, incluso para equipos y capacitación. Estados Unidos se opone a que la ONU evalúe la financiación y la expansión de la entrega de consumibles.

Barry, de Burkina Faso, esta peocupado por la situación de seguridad «sigue siendo preocupante y, de hecho, sigue deteriorándose».

En el ultimo año los ataques terroristas se aumentaron de forma notable y incluso llegaron al Congo por primera vez

El ultimo un ataque terrorista del domingo contra una iglesia en su país que mató a seis personas, incluido el sacerdote que dirigía la misa, una emboscada a un convoy militar en Níger cerca de la frontera de Mali que mató a 28 soldados y fue denunciada por yihadistas vinculados a la El grupo del Estado Islámico y el secuestro de dos turistas franceses en Benin que fueron llevados a Burkina Faso donde fueron liberados en una operación que se cobró la vida de dos soldados de las fuerzas especiales francesas.

«Estos ejemplos pueden complementarse con numerosos otros ataques en Mali, Níger y otros países, y son una prueba de la persistente amenaza terrorista en el Sahel», añade Barry. «Se está extendiendo y tomando otras formas cuyas consecuencias son igualmente dramáticas».

El hecho de que el secuestro de los turistas franceses se produjo en Benin, que no se encuentra en el Sahel, es una señal de advertencia de la creciente amenaza terrorista.

Desde principios de 2019, al menos 300 personas han muerto en «conflictos comunitarios» y también ha habido ataques contra escuelas y maestros y contra «símbolos estatales» y mercados, así como el robo de ganado.

Los países del Sahel se enfrentan a una situación humanitaria incontrolable, con más de medio millón de niños en Mali y Burkina Faso juntos privados de educación, y alrededor de 150,000 personas en Burkina Faso y 600,000 en Chad desplazadas por la guerra de lo yihadistas y la inseguridad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Recibir las ultimas noticias


Email address
Seguro y libre de spam...