Los Emiratos Árabes Unidos contrató a ex soldados estadounidenses para matar a líderes de la Hermandad Musulmana en Yemen Combatientes de grupos de operaciones de los Estados Unidos trabajaron para la compañía privada de los EEUU Spear Operations Group para ejecutar a líderes políticos y clérigos en el país del Golfo de Adén. Los hechos -a partir de finales de 2015- ponen de relieve la importancia geoestratégica del país yemení

La información entre comillas es sacada del medio BuzzFeedNews, con la aportación de los expertos de TalQual Media.

La noche del 29 de diciembre de 2015, una serie de comandos de antiguos soldados de élite de las operaciones especiales de los Estados Unidos tenían la misión de asesinar a un líder político. El objetivo era Anssaf Ali Mayo, líder local del partido político islamista Al-Islah (Congregación Yemení por la Reforma). El lugar, las calles de Aden -ciudad portuaria del golfo del mismo nombre y principal capital del sur de Yemen-. Los ex castrenses no trabajaban para al gobierno de EEUU. La oferta de empleo provenía de la compañía privada Spear Operations Group. Detrás de la empresa, se erigía una Monarquía del Golfo Pérsico con grandes intereses en el territorio yemení: los Emiratos Árabe Unidos (EAU).

Cuando llegaron a las 9:57 de la noche, todo parecía tranquilo. Los hombres salieron de la camioneta, con las armas preparadas. Uno llevó la carga explosiva hacia el edificio. Pero justo cuando estaba a punto de llegar a la puerta, otro miembro del equipo abrió fuego, disparó a lo largo de la calle con poca luz, y su plan cuidadosamente diseñado se volvió loco”. El ataque armado lo describió BuzzFeed News a través de entrevistas a dos de los participantes. Además, el medio lo corroboró con imágenes de vigilancia de aviones no tripulados, “Fue la primera operación en una empresa con fines de lucro sorprendente. Durante meses en un Yemen desgarrado por la guerra, algunos de los soldados mejor entrenados de Estados Unidos trabajaron en una misión mercenaria de oscura legalidad para asesinar a destacados clérigos y figuras políticas islamistas”.

Según la empresa de comunicación estadounidense, el plan de los mercenarios consistía en la colocación de una bomba con metralla en la puerta de la sede de Al-Islah: “La explosión, explicó uno de los líderes de la expedición, debía «matar a todos en esa oficina». Esta operación (en ese momento se desconocían los responsables) marcó el punto de partida de un episodio clave en la guerra de Yemen. El ataque -fallido- fue el primero de una dilatada lista de asesinatos sin resolver que terminaron con la vida “de más de dos docenas de los líderes del grupo”.

El contexto de la preparación de los asesinatos gira alrededor de dos universos paralelos pero distintos: el contratante y el contratista.

Fuente: BuzzFeedNews

Los responsables de la contratación de los mercenarios: los contratantes

Los contratantes son dos: Spear Operations Group y los Emiratos Árabe Unidos.

Spear recibió un encargo por parte de la Monarquía del Golfo y tenía la suficiente información para contratar a las personas adecuadas (ex soldados y reservistas). “La compañía que contrató a los soldados y llevó a cabo el ataque se constituyó en Delaware y la fundó Abraham Golan, un carismático contratista de seguridad israelí húngaro. Lideró el equipo contra Mayo”.

Golan afirmó al medio norteamericano que, durante la campaña de su grupo en Yemen, su equipo fue responsable de varios de los asesinatos de alto perfil de la guerra, aunque se negó a especificar cuáles. Argumentó que Estados Unidos necesita un programa de asesinatos similar al modelo que desplegó”.

Anteriormente, EAU demandaron los servicios de Spear. Los Emiratos Árabes Unidos, -junto con Arabia Saudita- es uno de los principales actores en Yemen. Junto a los saudíes, los emiratíes lideran una coalición de nueve países en territorio yemení. Según BuzzFeedNews, “están luchando (la coalición) contra lo que es en gran parte una “guerra por poderes” (proxy war) contra Irán. Los Estados Unidos están ayudando al bando de los saudíes y de EAU proporcionando armas, inteligencia y otro tipo de apoyo”.

Además, se ha producido -y continuará en la actualidad- otra “proxy war” entre Arabia Saudita y los EAU por el control de Yemen -son los dos países más próximos, junto con Omán-. Ambas Monarquías ejercen influencia en la zona y quieren para su estado este enclave estratégico. El conflicto armado yemení ha evolucionado en los últimos años, y las potencias regionales bombardean a la población civil por el control del sur del territorio yemení y la importancia estratégica del Golfo de Adén -que separa Asia y África-.

Arabia Saudí y EAU. La disputa histórica llega hasta Yemen

En tiempos de la colonización británica, los jeques del Golfo y otros emiratos -EAU, entre ellos- actuaban como puertos comerciales y senderos militares que protegían los intereses imperialistas. La religión era una práctica espiritual, pero no estaba en el centro de la formación del estado emiratí. En cambio, sí lo fue para el surgimiento del estado saudí -mediante la autoridad política de la familia Saud y el poder religioso de los miembros de la familia de Muhammad bin Abdul Wahab. El conflicto político y el temprano enfrentamiento militar entre los Emiratos Árabes Unidos y Arabia Saudita desempeñaron una actitud de temor por parte de los emiratíes al salafismo wahabí. Arabia Saudita trató de anexar el territorio de Abu Dabi a su estado como parte de la campaña expansionista en la región. .Emiratos se enfrentó -tempranamente- al movimiento wahabi e impidió su implementación en EAU. La disputa en la formación del estado de los emires formó su identidad

lejos de los salafis, abriendo la puerta a otros movimientos como los turcos, los sufíes y la Hermandad Musulmana.

Otro aspecto clave para comprender la identidad religiosa -sobre todo, actualmente- de los Emiratos Árabes Unidos es el enfrentamiento contra la Hermandad Musulmana, a pesar de la vinculación entre ambos en algunos períodos. La organización política ascendió en EAU y cayó en desgracia un tiempo después. Las revoluciones de la Primavera Árabe sembraron la incertidumbre y el desasosiego en ambas en EAU y en Arabia Saudita.

El peligro de la Hermandad Musulmana para la familia Zayed -quien gobierna en los Emiratos- es el de los dirigentes de Abu Dabi (el territorio dominante de los siete emiratos desde su fundación). El emir -capital del estado- ha tenido una relación histórica con la Hermandad. Esta última adaptó el nombre de ISLAH “REFORMA” en Kuwait, Bahrein, Emiratos Árabes Unidos y Yemen, en 1974, con el apoyo de Sheikh Rashid bin Saeed Al Maktoum (Vicepresidente y Gobernador de Dubai en ese contexto). Al Maktoum donó tierras en Dubai para establecer la sede de la Asociacion Islah y fue el primer presidente de la Fundación.

Hoy en día, la relación entre EAU y la Hermandad Musulmana (y su brazo político en Yemen; Al-Islah) es mala. Esta explicación ayuda a entender la injerencia e implicación que tiene Emiratos en el conflicto yemení y la importancia de otras Monarquías del Golfo, más allá del estado saudí.

El acuerdo con Golan y la formación del comando: los contratistas

Golan confesó que mató solo a los terroristas identificados por el gobierno de los Emiratos Árabes.

El acuerdo, que llevó a los mercenarios estadounidenses a las calles de Aden, se discutió a fondo durante un almuerzo en Abu Dabi. Golan y un antiguo SEAL de la Marina estadounidense (Isaac Gilmore) llegaron al principal emirato desde Estados Unidos. Mohammed Dahlan, ex jefe de seguridad de la Autoridad Palestina era el encargado de recibirlo en el país emiratí. El comando recibiría $ 1.5 millones al mes –dijeron Golan y Gilmore a BuzzFeed News-. “Ganarían bonificaciones por muertes exitosas (Golan y Gilmore se negaron a decir cuánto), pero realizarían su primera operación a mitad de precio para demostrar lo que podían hacer. Más tarde, Spear también entrenaría a soldados de los EAU en tácticas de comando”.

Además, ambos estadounidense requerían otra condición: ser incorporados en las Fuerzas Armadas de EAU. “Querían que sus armas, y su lista de objetivos, vinieran de oficiales militares uniformados. Dahlan y el gobierno de los Emiratos Árabes Unidos firmaron el acuerdo. Spear Operations Group se puso a trabajar”, escribía Aram Roston -autor del artículo de BuzzFeedNews-.

De vuelta a EEUU, Golan y Gilmore reunieron a ex soldados para el primer trabajo. Spear Operations Group se aleja de los gigantes de la seguridad. Sin embargo, la compañía contrató talentosos soldados inactivos o reservistas de las fuerzas especiales. A finales de 2015, el grupo tenía doce miembros: “tres eran veteranos de operaciones especiales estadounidenses, y la mayoría del resto eran antiguos legionarios extranjeros franceses, que eran más baratos”.

De izquierda a derecha: Isaac Gilmore, Mohammed Dahlan, and Abraham Golan


El 15 de diciembre, el escuadrón salió de los Estados Unidos en dirección a Abu Dabi. Sin embargo, los planes de vuelo cambiaron y aterrizaron en una base militar de EAU en el desierto. Desde la base, el grupo cogió un avión de transporte de la Fuerza Aérea de Emiratos Árabes Unidos a otra base en Assab, Eritrea. “Durante ese vuelo, recordó Gilmore, un oficial uniformado de Emiratos los informó y les entregó una lista de resultados: 23 tarjetas con 23 nombres y 23 caras. Cada tarjeta tenía el rol de la persona en la política yemení o coordenadas sobre alguna residencia” (…)“Gilmore dijo que algunos eran miembros de Al-Islah, otros eran clérigos y otros terroristas, pero reconoció que no podía estar seguro” apunta la información del medio.

El Departamento de Estado de EEUU nunca ha autorizado el suministro de combatientes a otro país ni ha delegado en ninguna compañía para hacerlo. Sin embargo, Estados Unidos no prohíbe a los mercenarios. Además -mediante algunas excepciones-, los estadounidenses pueden servir en cuerpos militares extranjeros. De ese modo, Emiratos Árabes otorgó rangos militares al comando de Golan -les brindó cobertura legal-.

El día D

Ya en Yemen -y tras días de vigilancia-, “Gilmore, Golan y otros miembros de la misión subieron a un blindado con un soldado emiratí al volante. Los soldados franceses de la Legión Extranjera se encontraban en otra camioneta, que se detendría a poca distancia del sitio de ataque, listos para apresurarse si los estadounidenses se metían en un aprieto. Las puertas de su base se abrieron y salieron a las calles nocturnas de Adén”. Salió mal.

El reportero de BuzzFeedNews relato cómo el mercenario encargado de detonar la bomba de metralla se acercaba a la puerta de la sede de Al-Islah. En ese momento, uno de sus compañeros abrió fuego, “disparando a lo largo de la calle trasera”. El soldado cercano a la puerta continuó con la tentativa.

Para escapar, los mercenarios se encontraron con vehículos militares de Emiratos Árabes Unidos. Entonces, de repente, hubo una explosión: la bomba en la puerta. Le siguió una segunda más grande. La segunda explosión fue la camioneta de los mercenarios -una maniobra de distracción contra el partido yemení-”. El grupo de Golan volvió a la base sin la prueba concluyente de la muerte de Mayo. El líder de Al-Islah no apareció en público en un tiempo. Sin embargo, la organización con sede en Adén no anunció su muerte -sí lo hizo cuando asesinaron a otros miembros del partido-. ¿Estaba vivo Mayo?

Golan y uno de sus miembros. Fuente: BuzzFeedNews

Después del primer ataque: reaparición de Mayo y “nuevas misiones” del grupo especial

Mayo resurgió en la política yemení. A mediados de 2018, Abd Rabbuh Mansur al-Hadi (presidente de jure de Yemen) ofreció un puesto a Mayo. El especialista Charles Schmitz explicó a BuzzFeedNews, “Mayo no murió pero significó un pase adelante en la guerra de EAU contra Al-Islah”. El ataque del 29 de diciembre de 2015- fue más acto de simbología -el primero- que de eficacia.

Durante 2016 (meses después del primer intento de ataque), cayeron algunos miembros de Al-Islah y clérigos en Adén. “Hubo alrededor de 30 asesinatos” -pese a que algunos no corrían a cuenta del grupo de Golan-. Expertos como Kendall -de la Universidad de Oxford- apuntaron que EAU estaba detrás del asesinato de los miembros de Al-Islah. “Golan dijo que su equipo mató a varios de los muertos, pero se negó a dar un número o nombres exactos. Después de su primera misión semi-fallida, los mercenarios reiniciaron” –BuzzFeedNews-.. “Todo el equipo (armamento, logístico, financiación) dijeron, provenía de los militares de Emiratos Árabes Unidos”.

Gilmore se quedó por poco tiempo. Dijo que dejó Spear en abril de 2016. Él y Golan se negaron a decir por qué, pero Gilmore dijo que desearía haber sido más agresivo en Yemen”. A día de hoy, algunos de los mercenarios de Spear permanecen en el anonimato y se desconoce su identidad. “Actualmente, Gilmore está fuera del negocio de los mercenarios”.

Normalización de los asesinatos colectivos en la guerra moderna y privatización de la defensa

Los asesinatos organizados y selectivos se han convertido en un proceso rutinario de los conflictos mundiales y regionales -como en este caso-. Emiratos Árabes Unidos ha profesionalizado su fuerza militar y ha sumado insumos en la guerra de Yemen. EAU tenía claro el objetivo desde el primer momento: Al-Islah -a pesar de tener vinculación con el partido en décadas anteriores-. El partido de la Hermandad Musulmana sumó el 20% de los votos en las últimas elecciones parlamentarias en territorio yemení (2003), y supone el principal escollo, para la incursión emiratí -según el país de los siete emires-.

La incursión del grupo de Spear Operations Group en Oriente Medio ha ratificado nuevas formas para llevar a cabo la guerra en el mundo . Hay una diversificación y profesionalización de los procesos, que se añaden a las prácticas militares tradicionales. Según el reportero de BuzzFeedNews, “el combate moderno contra el terrorismo se ha alejado de los objetivos militares tradicionales, para matar a individuos específicos, transformando en gran parte la guerra en asesinatos organizados”.

Además, la privatización de la guerra ha ido en aumento. Muchas naciones subcontratan los servicios de soporte militar a contratistas que han dejado la primera línea de combate. El alto entrenamiento de estos ex soldados de las fuerzas especiales ha servido a muchos comandos estadounidenses para reivindicar prominentes salarios a cambio de trabajos de defensa.“Los mercenarios privados operan fuera de la cadena de mando militar de los Estados Unidos, por lo que si cometen errores o cometen crímenes de guerra, no existe un sistema claro para responsabilizarlos”. EEUU fue el primer estado en la privatización de la defensa. EAU ha externalizado su ejército y ha pagado cantidades de dinero a compañías de defensa y ex altos cargos de los Estados Unidos para eliminar a miembros de Al-Islah y ganar influencia en Yemen. Sin embargo, el negocio no solo fluye entre las empresas estadounidenses y los gobiernos extranjeros; sino que, hay una injerencia del Ejecutivo de Estados Unidos en facturar todos estos movimientos y hacer que le salga rentable al país norteamericano tanto en sus ingresos como en su influencia en la seguridad y la geopolítica mundiales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Recibir las ultimas noticias


Email address
Seguro y libre de spam...