Marruecos: las ONG internacionales ven el caso de Hajar Raissouni, como venganza por sus escritos

Crece la solidaridad internacional con la periodista Hajar condenada por año de cárcel por aborto ilegal

Encarcelada por cargos de aborto, la periodista marroquí Hajar Raissouni fue sentenciada a un año de prisión y multada junto a su prometido el activista por derechos humanos el sudanés Amin Refiat . Activistas internacionales y locales ven el caso como una ofensiva contra periodistas y libertades individuales.
La periodista marroquí Hajar Raissouni, acusada de someterse a un aborto y de tener relaciones sexuales fuera del matrimonio, fue sentenciada a un año de prisión y multada con 500 dirhams el lunes por un tribunal de primera instancia en Rabat, dijo su abogado Mohamed Sadko a Yabiladi.

Su prometido el sudanés Amin Refiat,  profesor y presedente de una ONG de derechos humanos en Ginebra , recibió también una pena de prisión de un año y fue multado con 500 dirhams, mientras que su ginecólogo fue sentenciado a dos años de prisión y fue suspendido por dos años. «aborto» y las «relaciones sexuales fuera del matrimonio». 

Los hechos  no pasaron  desapercibidos tanto en Marruecos como en otros lugares. Las organizaciones internacionales de derechos humanos, que han seguido de cerca el caso, reaccionaron al fallo de la corte y lo consideraron «devastador».

ONG internacionales y libertades individuales en Marruecos

«El veredicto [del lunes] es un golpe devastador para los derechos de las mujeres en Marruecos. Hajar Raissouni, su prometido y el personal médico involucrado en el caso nunca deberían haber sido arrestados en primer lugar », argumentó el director regional de Amnistía Internacional para MENA, Heba Morayef, en un comunicado publicado el lunes.

«En lugar de arrestarlos, difamar públicamente a Hajar Raissouni, invadir su privacidad y condenarla por cargos injustos, las autoridades de Marruecos deberían revocar su condena y ordenar su liberación inmediata e incondicional, así como la liberación de todos los demás involucrados en este caso», subrayó el Organización no gubernamental británica.

Mientras Amnistía Internacional considera que la condena de Hajar Raissouni es «una forma de discriminación contra la mujer», Reporteros sin Fronteras (RSF) cree que la persecución judicial del joven periodista es «profundamente injusta».

«Usar la vida privada de los periodistas para presionarlos es inaceptable. Solicitamos su absolución en apelación », escribió la ONG con sede en París.

Mientras tanto, la Fundación Clooney para la Justicia, que supervisó el juicio de Raissouni y cuatro coacusados, declara que el juicio en cuestionable  «lleva el sello de un proceso injusto y punitivo».

«La acusada fue sometida a un examen médico invasivo no consensuado por un profesional médico que, según la defensa, no estaba registrado, lo que implica su derecho a no ser sometida a tortura ni a tratos crueles, inhumanos o degradantes», escribió la ONG en un informe publicado el lunes. .

Las ONG locales y las «leyes obsoletas» de Marruecos

La condena del periodista marroquí también fue condenada por las asociaciones locales de derechos humanos y libertad de expresión en el Reino. En declaraciones a periódico marroquí  Yabiladi, el martes, Mohamed Elaouini de HATEM, una organización marroquí que defiende la libertad de prensa y expresión, enfatizó que estamos ante un «juicio injusto».

«El fallo, dictado ayer, viola la libertad de expresión y los derechos individuales», argumentó. «Era obvio, desde el principio, que el caso se abordó de una manera especial: el tribunal se negó a otorgar la libertad condicional a los acusados», recordó.

Para el activista, los marroquíes deben centrarse en cómo este caso está «perjudicando la imagen del país que ha sido reportado por los medios internacionales (…) revela las diferencias y las luchas vividas por un gran grupo de marroquíes, cuando se trata de libertad de expresión y derechos individuales ».

Por otro lado, Driss Sedraoui, jefe de la Liga Marroquí para la Ciudadanía y los Derechos Humanos (LMCDH) recordó que su ONG ve este juicio como una «forma de venganza» que apuntó a la periodista por «sus escritos y sus investigaciones».

«Esperamos que el tribunal reconsidere esta decisión y pase la página al hostigamiento sistemático de periodistas», argumentó. Para él, el «fallo de la corte socava la imagen del estado marroquí y muestra al país como una nación que procesa a hombres y mujeres por tener relaciones sexuales».

Mientras tanto, Latifa Bouchoua, presidenta de la Federación de la Liga de los Derechos de la Mujer (FLDDF), que estaba «triste y desagradablemente sorprendida por el fallo», compartió una opinión similar. El activista cree que «el fallo fue duro» y «desactualizado».

En un gesto sin precedentes. Cientos de mujeres marroquíes se han declarado «fuera de la lay» al afirmar que ya han violado las leyes «obsoletas» de su país sobre las relaciones sexuales fuera el matrimonio y el aborto, en un manifiesto publicado el lunes 23 de septiembre en varios medios marroquíes, como telquel , Son empresarias, académicas, amas de casa, artistas, maestras de secundaria, madres, banqueras, etc. Estas mujeres marroquíes firman juntas, y con los hombres, un texto escrito en respuesta al reciente endurecimiento de la represión sexual en su país. Así, la periodista Hajar Raissouni está siendo procesada por relaciones sexuales fuera del matrimonio. Un ciudadano sueco y su amante marroquí también fueron arrestados a principios de septiembre y enfrentan dos años de prisión por adulterio. En julio, la prensa reveló que la actriz Najat El Ouafi había sido arrestada por la misma razón. Contra el control de la moral y por la legalización del aborto. Más allá de estos casos, el manifiesto de Forajidas quiere defender todas “las vidas destrozadas por la desgracia, la infamia o la prisión” dijo Leila Slimani en unas declaraciones a medios de comunicación.

Meriem Moulay Rachid, abogada del ginecólogo condenado, dijo: «El sistema judicial ha tenido su palabra, (pero) apelaremos».

La periodista denunció el asunto como un «juicio político», diciendo que la policía la había interrogado sobre su familia y sus propios escritos.

Ahmed Benchemsi, director regional de Human Rights Watch, describió la condena de Raissouni y su prometido como un «día negro para la libertad en Marruecos».

«Es un caso de represión política, represión de opinión independiente y venganza (contra) la familia», dijo Maati Monjib.

La propia reportera dijo que había sido «obligada a un examen médico sin su consentimiento».

Reporteros sin Fronteras dicen que el tratamiento de Raissouni equivalía a «entrometerse en la vida privada de los periodistas y el uso de información personal» con la intención de difamar.

En 2018, la justicia marroquí procesó a 14.503 personas por libertinaje, 3.048 por adulterio, 170 por homosexualidad y 73 por abortos, según cifras oficiales. Según las estimaciones, entre 600 y 800 abortos clandestinos se practican diariamente en Marruecos.

A principios de la década de 1970, en un texto similar, las mujeres francesas que se autodenominan «343 zorras» declararon que habían tenido un aborto cuando todavía era ilegal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Recibir las ultimas noticias


Email address
Seguro y libre de spam...