Las mujeres de ISIS en el campamento de Al-Hol, establecen su propio Estado Islámico, apuñalan a una niña, y a un hombre por apostasía Las esposas y viudas de ISIS en un campo de detención sirio abajo control de los kurdos, han establecido tribunales especiales y han ejecutado al menos a dos personas apuñalándolas hasta la muerte,. afirman las autoridades Kurdas

En el extenso campamento de al-Hol, en el noreste del país devastado por la guerra, las mujeres miembros de ISIS han convertido una de sus tiendas en un tribunal que administra la dura interpretación del grupo de la ley islámica.

También empuñaron cuchillos y pistolas en enfrentamientos con los guardias a medida que el campamento esta en caos en medio del temor de que los yihadistas puedan salir de los campos de prisioneros después de una invasión turca a principios de esta semana.

El mes pasado, las mujeres yihadistas encontraron a una niña de 16 años culpable de apostasía y la apuñalaron repetidamente hasta la muerte como castigo, antes de matar a un hombre con una sola pierna por el mismo presunto delito.

El campamento, que alberga a unas 71,400 personas, en su mayoría esposas, viudas e hijos de combatientes de ISIS, vio a las mujeres apedrear y apuñalar a sus guardias kurdos en julio.

En el reciente incidente de apuñalamiento, las mujeres sacaron cuchillos de sus túnicas negras envolventes después de que se anunció el veredicto de culpabilidad y apuñalaron repetidamente a la adolescente.

Los guardias kurdos la evacuaron a una clínica donde murió más tarde, según Abdul-Qader al-Ofeidly, comandante de la fuerza policial kurda conocida como Asayish, que vigila los campos.

No estaba claro cuál era su nacionalidad, pero al-Ofeidly dijo que era una de varias personas atacadas o asesinadas por otros detenidos.

Un hombre sirio con una pierna amputada que se movía con muletas también fue apuñalado por las detenidas luego de ser acusado de apostasía, dijo el comandante.

En julio, según los informes, una novia yihadista apuñaló a un guardia y escapó después de pedir salir del campamento para hacer algunas compras.

Al-Hol es el hogar de unas 71.400 personas, en su mayoría esposas, viudas e hijos de combatientes del ISIS. Entre ellos unos 12,000 extranjeros – 4,000 mujeres y 8,000 niños – ahora viven en estos campamentos, según las autoridades kurdas.

Fueron arrastrados por la larga y agotadora campaña militar que finalmente desmanteló el autodenominado califato de los extremistas, que en su apogeo en 2014 se extendió por un tercio de Siria e Irak. Abdul-Karim Omar, quien actúa como ministro de Relaciones Exteriores en la administración liderada por los kurdos del noreste de Siria, dice que al-Hol es una «bomba de relojería».

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Recibir las ultimas noticias


Email address
Seguro y libre de spam...