Las mujeres musulmanas de Vilafranca se rebelan contra los patriarcas de la mezquita. El imán despedido por defender las

Las contradicciones, diferencias y múltiples lecturas de la sharia que se esconden detrás de las paredes de las mezquitas empiezan a salir a la luz. Los hechos han ocurrido en la mezquita de la ciudad de Vilafranca del Penedés. Una asociación formada sólo por hombres, Fath, que gestiona la mezquita, ha impedido que las mujeres ejerzan sus actividades en la mezquita. A la vez han suspendido de sus funciones al Imán que lleva más de 15 años como predicador. Ha sido declarado culpable por defender a las mujeres. Tanto el Imán, como las mujeres intentan llevar el caso a los tribunales.

Mujeres contra el patriarcado

Todo empezó el 15 de septiembre, cuando Mariam Ghailan se dirigió a la mezquita con los alumnos de castellano y encontró la cerradura de la puerta cambiada: “aquel día me presenté en la casa del presidente, para saber por qué no nos dejaban entrar en la mezquita. Nos contestó que no éramos bienvenidas en la mezquita y que si queríamos organizar actividades, deberíamos buscar otro sitio. Literalmente me dijo que ya no había sitio para las mujeres en la mezquita”.

Mariam, secretaria de la asociación Fath dones ha declarado su rechazo ante la actitud del presidente de la asociación: “ denunciamos la actitud del señor presidente de la asociación de la mezquita El Fath de Vilafranca por querer prohibir al sector femenino la entrada y la actividad que realizaba, como las clases de catalán, castellano, árabe y educación Islámica”.

                  Las fundadoras de la asociación Fath Dones

La asociación de las mujeres ha contactado con Mohamed el Ghaidouni, presidente de la Unió de Comunitats Islàmiques de Catalunya (U.C.I.D.CAT) al que le han pedido mediar y solucionar el conflicto. El día 16 del mismo mes se ha organizado una reunión entre las dos partes, en presencia del presidente de la Unió de Comunitats Islàmiques de Catalunya, Mohamed el Ghaidouni. Ha sido un intento de arreglar la situación para evitar una división dentro de la comunidad musulmana de Vilafranca:”espero que las dos partes lleguen a un acuerdo por el bien de la comunidad musulmana” confirma a este medio Mohamed el Ghaidouni.

 En el encuentro los hombres se han comprometido a organizar una comisión común con las mujeres y a reiniciar las actividades en la mezquita. No obstante, al día siguiente, los hombres “se negaron a dejarnos a realizar las actividades”, comentan las mujeres. La situación ha empeorado y las mujeres han tenido una reunión con el Viceconsulado de Marruecos al día siguiente. No han obtenido ningún resultado.

Los hombres explican otra versión

 La asociación de los hombres, aunque haya reconocido a este medio el labor asociativo de las mujeres con una larga trayectoria de actividades, como la presidenta Asma Laakel con 12 años de trabajo en la asociación, considera que la entidad de las mujeres es ilegal: “han formado una asociación de mujeres con el mismo nombre, Fath, sin consultarnos. Nosotros somos los únicos que representamos a la comunidad musulmana de la ciudad, mujeres y hombres “subraya Said ben Alhaj, vicepresidente de la asociación. Explica que “las mujeres han intentado hacer actividades contrarias a las reglas de la asociación Fath de la mezquita. Nos sorprenden con sus actividades, sin que la asociación responsable de la mezquita otorgue su aprobación. Sólo existe una asociación legal que tiene el derecho a ejercer las actividades, y esta asociación es la nuestra”.

            El secretario Foad Al yahyaoui y el vicepresidente Said ben Alhaj

El secretario de la asociación, Foad Al yahyaoui, más crítico con las mujeres considera que algunas actividades de las mujeres no representan el Islam: “estas actividades llevan nuestro nombre, lo que les obliga a no organizar actividades que estén fuera de los preceptos de la sharia (ley islámica), como participar a un encuentro intercultural con bailes y mujeres que llevan poca ropa o invitar la televisión a la mezquita. Lo siento, nosotros no somos cristianos y no permitimos la participación de nuestras mujeres en dichas actividades y lo que habíamos acordado con ellas y el señor el Ghaidouni ha sido rechazado por la Junta”

Mientras estuvimos con Foad Al yahyaoui, se nos acercó un hombre de unos 70 años y cuando supo que hablábamos del conflicto y queríamos averiguar los hechos, nos comentó en voz baja “estoy a punto de divorciar por culpa de esa asociación, mi mujer ya no cuida la casa y va a las reuniones sin mi permiso, ya no me obedece”. El secretario, al escuchar la conversación, ha contestado: “recibimos este tipo de quejas, esta asociación trae problemas a las familias”. Claro, son mujeres que se rebelan contra la cerrada mentalidad patriarcal.

Mariam Ghilan rechaza todos los argumentos de los hombres: “nosotras llevamos muchos años ejerciendo nuestra actividad en la mezquita como voluntarias y determinadas personas nunca han estado cómodas con nuestra presencia”. Añade que no representan a la comunidad musulmana y tampoco a las mujeres de la comunidad, sino que son “activistas sociales”. Para ellas la asociación Fath es una asociación independiente y no está vinculada a la organización de los hombres. Uno de los motivos de su existencia radica en dar una respuesta a los obstáculos que los hombres creaban contra las voluntarias: “hemos creado la asociación porque llevábamos años de enfrentamiento contra los absurdos impedimentos creados por los hombres, especialmente el presidente y el secretario. Así hemos apostado por nuestra asociación”.

Fath dones ejerce la mayoría de sus actividades fuera de la mezquita, pero según Mariam, más de 40 mujeres van a seguir luchando para trabajar dentro de la mezquita como voluntarias, una actividad que quiere consolidar los bienes comunes para la comunidad musulmana.

El Imán suspendido de su trabajo

Para el Imán Touhami Laakel que lleva ejerciendo esta función en la mezquita Fath desde 2001, su presente y su futuro en la ciudad están relacionados con el conflicto. Es el marido de la presidenta de Fath dones, apoya a las mujeres y presenta una visión abierta y conciliadora del Islam: “con respeto y confianza, las mujeres tienen todos los derechos para ejercer actividades culturales, sociales o políticas. No existe ningún impedimento religioso”.

El día 30 de noviembre, en una reunión con la Junta de los hombres, el Imán presentó sobre la mesa dos requisitos para seguir como Imán de la mezquita: “el regreso a la mezquita de las mujeres para ejercer sus actividades y la mejora de la situación laboral”. Después de 15 años de trabajar como Imán, el 1 de noviembre lo han despedido: “en la reunión dudaron de mi fe, me han dicho que no era un buen musulmán, que uno no podía enviar a su mujer a reuniones con hombres. Como Imán no podía saludar a una mujer y darle la mano. Se referían a un acto en el cual he saludado y dado la mano a una regidora del Ayuntamiento de la ciudad, todo eso representa una mentalidad medieval, pertenece al pasado”.

Tanto para las mujeres, como para el Imán, lo sucedido no significa sólo tener diferencias sobre algunas actividades, sino que muestra la existencia de un problema estructural, que define una forma de ver y de pensar. A Asmaa Laakel de Fath dones, licenciada en estudios sobre la ley islámica, se le ha acabado la paciencia: “llevamos años de conflicto y siempre hemos apostado por la paciencia. Hemos querido que los trapos sucios se queden en casa, pero no podemos seguir calladas. El problema se extiende más allá de Vilafranca, se trata de una mentalidad machista y patriarcal que quiere ver siempre a las mujeres bajo su dominio, no aceptan que una mujer pueda ser productiva socialmente”. Naul Chib, una joven de 23 años diplomada en educación infantil afirma que el presidente de la asociación que se erige como portavoz de la comunidad musulmana, no le representa y que ha “llegado el momento de acabar con esta mentalidad. ¿Cómo puedes trabajar con gente que te considera un ser inferior? Vamos a seguir el caso hasta que se aclare la situación”, añade.

Mientras estamos redactando este articulo, una fuente cercana al conflicto, que quería permanecer en anonimato nos ha informado que, en respuesta al conflicto, la asociación Fath de los hombres prepara unas elecciones anticipadas de la Junta. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Recibir las ultimas noticias


Email address
Seguro y libre de spam...