Las fuerzas israelíes atacan con gases lacrimógenos y balas de goma dentro de Al-Aqsa en el primer día de Eid

Varios palestinos resultaron heridos en el lugar emblemático de Jerusalén en medio de protestas después de que cientos de colonos intentaran el ingreso en el complejo

La policía israelí disparó balas de goma y gases lacrimógenos dentro del complejo de Al-Aqsa el domingo en la ciudad de Jerusalén. Después de la adoración, los musulmanes se opusieron a que alrededor de 450 colonos israelíes pudieran ingresar al sitio sagrado en el primer día de las celebraciones del Eid al-Adha.

Las festividades musulmanas coincidieron con las de la comunidad judía de Tisha B’av, que ha observado un aumento en las visitas judías al complejo de Al-Aqsa. Las acciones israelíes rompieron con el clima conmemorativo dentro del área, cuando miles de fieles musulmanes se habían reunido para celebrar Eid al-Adha.

Un servicio de ambulancia palestino ha afirmado que al menos 14 palestinos fueron trasladados al hospital para recibir tratamiento, según el portal Middle East Eye.  Además, la radio pública Kan de Israel ha comentado que cuatro policías resultaron heridos. Las organizaciones palestinas habían pedido a los musulmanes que realizaran oraciones Eid en Al-Aqsa el domingo después de que grupos judíos anunciaran planes de entrada al complejo para celebrar la festividad judía.

Grupos de interés de colonos

En un intento por aliviar las tensiones, las autoridades locales habían dicho que prohibirían a los no musulmanes, incluidos los judíos, visitar el sitio el domingo. Sin embargo, cientos de colonos ingresaron el domingo por la mañana: la primera vez que esto ha ocurrido durante la primera jornada de Eid al-Adha.

Los grupos de influencia (lobbies) de colonos han presionado a las autoridades israelíes para permitir la entrada al lugar a los visitantes judíos en el evento del Tisha B ‘Av. Estos fieles querían llorar la destrucción de un templo ubicado in situ, eso se cree, hace 2.000 años.

Para evitar la entrada de los judíos, cientos de palestinos se manifestaron frente a una de las puertas de Al-Aqsa. «Con nuestra alma y sangre te redimiremos, Aqsa», han coreado los congregados frente a la policía. La multitud escapó cuando las fuerzas de seguridad lanzaron el gas lacrimógeno y las balas de goma.

«Es nuestra mezquita, es nuestro Eid», explicó a AFP Assisa Abu Sneineh, un testigo de los enfrentamientos. «De repente [las fuerzas de seguridad] llegaron y comenzaron a golpear y disparar granadas de sonido». Entre los heridos destaca el Jefe del Waqf Islámico, Abdel Azeem Salhab, ayudante de la administración del complejo Al-Aqsa.

“Acto de imprudencia y agresión”

Hanan Ashrawi, un alto funcionario de la Organización para la Liberación de Palestina, ha culpado a Israel de provocar tensiones religiosas y políticas. «El asalto al complejo de la mezquita al-Aqsa por las fuerzas de ocupación israelíes esta mañana de Eid es un acto de imprudencia y agresión», ha expuesto Ashrawi en un comunicado.

Al-Aqsa ha destacado como uno de los temas más delicados entre Israel y Palestina. Su complejo incluye la Mezquita Al-Aqsa y la Cúpula de la Roca, considerada la tercera mezquita más sagrada del islam.

Los musulmanes consideran que el profeta Mahoma ascendió al cielo desde el lugar. De hecho, el Corán lo menciona. En cambio, los israelíes han rezado en el Muro de los Lamentos, considerado el emplazamiento más sagrado del judaísmo, desde la ocupación de Jerusalén Oriental en 1967. Los judíos pueden visitar Al-Aqsa pero no pueden rezar allí para evitar tensiones. A pesar de ello, los colonos israelíes que entran realizan sus oraciones.

La tensión se ha incrementado por la fecha en la que han sucedido los acontecimientos: el primer día de Eid al-Adha.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Recibir las ultimas noticias


Email address
Seguro y libre de spam...