Las cuestiones de palestina y el Sahara marroquí: dos caras de la moneda del derecho y la justicia.

Articulo del  secretario general  de Consejo de los Marroquíes Residentes en el Extranjero:  Abdullah Boussouf

Traducción y adaptación para InfoTalQual: Youssef Temsamani

Es fácil promover absurdeces con el fin de remover las conciencias de los musulmanes de todos los confines de la tierra tocando la fibra de la causa palestina. También es fácil lanzar promesas y reclutar a la opinión publica árabe e islámica cuando se trata de la causa palestina y Jerusalén. Y también es fácil utilizar la causa palestina por algunos regímenes para aliviar sus crisis políticas internas convirtiéndola en una cortina de humo para tapar su fracaso en conseguir el desarrollo y prosperidad en sus países pese a disponer de fuentes de financiación suficientes para ello. Todo ello nos da una imagen cruda de estos regímenes que adoptan el camino del populismo para disipar sus problemas internos.
Sin embargo, resulta difícil permanecer fiel al mismo compromiso, mantener la promesa e invertir el mismo esfuerzo durante décadas en lo referido a la causa palestina pese a las presiones políticas y los desafíos económicos y sociales. También es difícil cumplir con el compromiso político y el apoyo económico dejando de lado la situación económica y financiera interna.
La historia es testigo que Marruecos nunca vendió a un vecino, hermano o amigo a cambio de intereses políticos o económicos, si no mas bien lo contrario, la historia solo certifica que Marruecos emprendió guerras en defensa de sus vecinos, como la batalla de Isli por ejemplo, y sus soldados cayeron mártires fuera de sus fronteras luchando por la libertad, la dignidad y el nexo religioso y humanitario. El mismo nexo que fue suficiente para que mártires marroquíes se sacrifiquen en todas las luchas por la defensa de la justa causa palestina desde la “Nakba” o Aflicción de 1967 y la cuestión del Golán en 1973. Incluso antes, los marroquíes formaron casi la cuarta parte del ejército de Saladino que dijo sobre ellos: “Alojé aquí a quienes dan pruebas de valor en tierra y son feroces en el mar, y son los mejores guardianes de Al-Aksa y de esta ciudad”.
Por ello, no defendemos ahora una postura soberanista marroquí ni justificamos una decisión política si no que consideramos que la histeria difamatoria que reina sobre algunos medios de comunicación a sueldo desde el reconocimiento estadounidense de la marroquinidad de su Sahara hasta la frontera mauritana no es mas que un grito de dolor y desesperación por las victorias diplomáticas marroquíes en la cuestión del Sahara marroquí, un grito, unos sollozos y un dolor que aumentaran después de incluir dicho reconocimiento en el expediente oficial del caso en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas quien tiene la potestad exclusiva sobre este tema, y también después de la inauguración del consulado estadounidense en la ciudad marroquí de Dakhla.
Nunca hemos estado en posición de defensa porque marruecos nunca ha estado ni estará en situación de acusado, sobre todo cuando nos referimos a la cuestión palestina que su majestad el rey equiparó en importancia a la cuestión del Sahara marroquí. Lo que significa que la cuestión palestina y de Jerusalén es vital para marruecos, porque la justicia de esta causa y la legalidad de los derechos del pueblo palestino nunca fueron un simple lema vacío para remover la conciencia de la opinión publica marroquí y árabe ni para llenar vacíos emocionales o populismo político descarado, si no que es una creencia arraigada y una profunda convicción que no se tambalea por declaraciones políticas baratas o artículos de prensa miserables.
En 1995 el doctor catedrático en matemáticas norteamericano “John Alan Pawless” publicó su libro “Un matemático que lee periódicos” donde el escrito sumerge al lector en un viaje virtual por los periódicos y sus secciones de temática tanto política como económica, informativa, deportiva y otros contenidos, intentando descubrir su falsedad diaria basándose en estadísticas matemáticas.
También la cultura política recuerda la famosa frase del ministro de finanzas italiano en 1879 Bernardo Grimaldi cuando dijo: “Respeto todas las opiniones, pero las matemáticas no son una opinión”.
Efectivamente el lenguaje de las cifras y las estadísticas no es una opinión personal que pueda ser influenciada por factores externos que la saquen de su objetividad y realidad exponiéndola a las críticas, porque es un lenguaje que se dirige a la cordura y a la lógica haciendo de las matemáticas una ciencia coherente y exacta.
Las matemáticas no son una opinión sin embargo nos da argumentos para formar una opinión objetiva y dibujar una imagen de la realidad tal y como es, lejos de una opinión personal al servicio de un interés político o económico concreto, tentador para negociaciones de conciencia.
Sin el lenguaje de las cifras y las estadísticas, todos los discursos y visiones quedan invalidados e inconvincentes por más elocuente que sea, porque la fuerza probatoria del lenguaje de las cifras y la estadística supera con creces todo discurso emocional y populista.
Por todo ello, nos apartamos para evitar una discusión estéril que pretenda dudar de la historia de la relación de marruecos con la causa palestina y Jerusalén, porque creemos que el simple hecho de reproducir o contestar esas absurdas falacias es exactamente lo que pretenden los enemigos de la unidad territorial y nacional, porque estaremos repitiendo con toda la buena fe esa tesis a sueldo, lo que no quiere decir que no tengamos respuesta para ello.
Hablaremos con el lenguaje de las cifras y las estadísticas, y adornaremos nuestra respuesta a todas esas provocaciones con perlas en forma de fechas que no dejan margen a los discursos emocionales que pretenden levantar pasiones, porque somos el punto de partida de las frases “Rezaremos en Al-Qods” “Tesorería de Al-Qods” y “Comisión de Al-Qods”.
Y porque creemos que las matemática no son una opinión si no que ayuda a formarlo y basarse en un terreno sólido, invitamos a los escépticos y mercenarios de la causa palestina y Jerusalén a contemplar las cifras de los veinte años (1999-2020) de compromiso real, veinte años de trabajo diplomático, veinte años defendiendo la causa considerada por el soberano y con el todo el pueblo marroquí insometible a una subasta a merced de unos mercenarios que se han profesionalizado en vivir a costa de la comunidad internacional hasta el punto de llegar a ser una fuente de preocupación y amenaza para la estabilidad internacional.
Entre los años 1999 y 2020 la causa palestina, la defensa de los derechos del pueblo palestino, el llamamiento a unas negociaciones y a buscar una solución a ambos países, han sido los ejes mas importantes de los discursos y cartas reales conteniendo menciones insistentes sobre el tema a través de las vías legales constitucionales y diplomáticas.
El lenguaje de las cifras y las estadísticas nos informa que su majestad el rey mohamed sexto ha pronunciado 114 discursos llamamientos y compromisos sobre la causa palestina, trato el mencionado tema en 31 países, 33 ciudades fuera del territorio nacional y 8 ciudades marroquíes.
También cabe mencionar que desde 1999 hasta 2020 ha presentado mas de 473 planteamientos y 13 llamamientos en sus discursos y cartas en relación a la causa de Jerusalén y palestina.
Su majestad mencionó en este periodo 477 veces la palabra palestina y 387 veces la palabra Jerusalén (Al-Qods), también utilizo la expresión “solución para ambos países” 17 veces, alertó de los abusos de los israelíes a los derechos del pueblo palestino 214 veces, hubo 19 alusiones al tema palestino en las recepciones a mandatarios mundiales y trato el tema palestino 17 veces en el discurso oficial por la fiesta del trono.
Por todo ello, cuando el 20 de diciembre del 2020 su majestad envía su carta al presidente palestino Abas Abou Mazen reafirmando la postura inamovible de Marruecos hacia la causa palestina y su compromiso firme y permanente con la defensa de los derechos del pueblo palestino y recordándole la conversación telefónica del 10 del mismo mes tras el anuncio estadounidense de reconocimiento de la completa soberanía marroquí sobre su Sahara hasta la frontera mauritana consideramos que esto entra en el ámbito de la convicción y fe en la justicia de la causa y los derechos de un pueblo que han merecido un especial apoyo por parte de los monarcas marroquíes a lo largo del tiempo, lo que corta el camino de la mentira y la divulgación de los rumores de los mercenarios de posturas políticas, pues el Sahara es marroquí, y palestina con su capital Jerusalén este, hoy y mañana y que nunca duerman los ojos de los cobardes

2 thoughts on “Las cuestiones de palestina y el Sahara marroquí: dos caras de la moneda del derecho y la justicia.

  1. Y se olvida de los derechos de las mujeres marroquíes, de los marroquíes agnósticos o no musulmanes, de los subsaharianos, de los amazigh y de los rifeños, todos condenados a ser ciudadanos de segunda categoría por un sistema legal y político discriminatorio.
    Se olvida de Lalla Salma, todavía desaparecida.
    Palestina es una causa vendible, a cambio de legitimar la ocupación ilegal del Sáhara.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Recibir las ultimas noticias


Email address
Seguro y libre de spam...
A %d blogueros les gusta esto: