La UE aumenta las devoluciones un 76% Un informe publicado por el Centro Delàs de Estudios por la Paz, el Transnational Institut y Stop Wapenhandel, denuncia que la Unión Europea está apostando por operaciones de retorno en lugar de dar una repuesta humanitaria

La Unión Europea, a través de la agencia Frontex, está implementando prácticas que niegan una respuesta humanitaria y de rescate, a la vez que se apuesta por las operaciones de retorno de las personas desplazadas por la fuerza. De hecho, en el 2018 se han producido un 76% más de estas operaciones que en 2017.

El nuevo informe Custodiar la fortaleza. El papel de Frontex en la militarización y securitización de los flujos migratorios en la Unión Europea analiza el mandato, las regulaciones y las funciones de la Agencia Europea de la Guardia de Fronteras y Costas y demuestra que lleva a cabo prácticas que criminalizan a las personas que son forzadas a huir de sus hogares. Frontex actúa como un agente activo que frena, intercepta y externaliza la gestión de las fronteras a terceros países y retorna, por la fuerza, a personas que están huyendo de la violencia.

Para Ainhoa Ruiz Benedicto, autora del informe e investigadora del Centro Delàs de Estudios por la Paz, “es especialmente flagrante la apuesta de la Unión Europea para reforzar el papel de Frontex en las operaciones de retorno de las personas, especialmente desde el año 2016 cuando se le dota de un papel de coordinadora de estas operaciones. Se puede constatar que se destina una parte cada vez más importante de su presupuesto a este fin”.

Las operaciones de retorno han pasado de contar con 80.000 euros en 2005, a 47,8 millones en 2018 y a 63 millones para 2019. El número de operaciones de retorno coordinadas por Frontex aumentó en casi un 76% en 2018 respecto a 2017.

Infografía «Custodiar la fortaleza» / Centre Delás

De las 19 principales operaciones realizadas por Frontex ninguna tiene un mandato específico de rescate de personas ni incluye una flota civil o humanitaria en sus acciones. Todas se centran en combatir e interceptar diferentes crímenes fronterizos, entre los cuales se encuentran los relacionados con los flujos migratorios.

Según datos del Alto Comisionado de las Naciones Unidas por los Refugiados (ACNUR),   en el año 2018 hubo 70,8 millones de personas refugiadas, sin contabilizar las que huyen de la violencia económica o medioambiental.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Recibir las ultimas noticias


Email address
Seguro y libre de spam...