La semana que Turquía inició la repatriación de combatientes de ISIS y sus familiares a sus países de origen Aproximadamente, 90.000 hombres, mujeres y niños con vínculos con ISIS permanecen actualmente retenidos por las fuerzas kurdas en Siria

A principios de mes, Ankara amenazó con la medida y estos días ha empezado a efectuarse. Turquía ha iniciado la repatriación de combatientes de Estado Islámico encarcelados en las prisiones o exmiembros del grupo yihadista a sus lugares de origen. El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan ha mostrado, constantemente, su disconformidad con la negativa de los países de origen de encargarse de los militantes que salieron de sus territorios para combatir en Siria e Irak.

Muchos de estos estados son occidentales y europeos, también Australia. Desde el primer momento, el continente europeo no sé ha responsabilizado de los insurgentes autóctonos y han mirado hacia otro lado. El derecho internacional obliga a los países a ocuparse de sus ciudadanos arrestados. La llegada de los presos y sus familiares marca una nueva fase del debate sobre quién tiene la responsabilidad de juzgar a los arrestados, y, sobre todo, dónde se efectúa esa condena.

Los casos más notorios de la semana sucedieron en el Reino Unido y Alemania. ha recibido siete presuntos yihadistas devueltos a su país de origen. En Gran Bretaña, la policía detuvo a un sospechoso el jueves en el aeropuerto de Heathrow al aterrizar desde Turquía. En Berlín, siete prisioneros bajan del avión, según Reuters. El grupo lo formaba dos hombres, cuatro mujeres y un niño.

Hamza Parvez

Según DailyMail, el hombre arrestado en Heathrow es un combatiente de ISIS de 26 años. “Hamza Parvez, londinense del oeste, el primer hombre británico conocido que se unió al grupo en Irak que fue capturado por las fuerzas dirigidas por los kurdos fuera del último bastión del grupo en Banghouz, en abril”, apunta el medio del Reino Unido.

Hamza Parvez / BBC

El joven permanece bajo custodia policial. Scotland Yard y el Ministerio del Interior se negaron a nombrar al sospechoso arrestado el jueves. Sin embargo, las autoridades turcas anunciaron su deportación y surgió la identidad del extremista.

Parvez es conocido como ‘Hungry Hamza’ porque tuiteaba sobre la fidelidad al ISIS, mientras, también escribía sobre lo que extrañaba las cenas de KFC y McDonald’s. El hombre perdió 30 kilos y, antes de la llegada a territorio británico, languidecía en una cárcel en la frontera siria con Turquía.

El arrestado salió del oeste de Londres para unirse a ISIS. Después, se rindió a las fuerzas kurdas y reconoció que Estado Islámico no era realmente una buena elección.

Para DailyMail, Hamza Parvez es “una de las más de 400 personas que supuestamente lucharon por el grupo terrorista antes de regresar al Reino Unido: otros 500 fueron asesinados allí y 600 combatientes del ISIS británico, sus novias y niños vivían en campos de refugiados en Siria después de la caída del califato. este año”.

Otro destacado militante de ISIS de origen británico responde al nombre de Aine Davis, miembro de la pandilla de tortura ‘Beatles’, conocida por la decapitación a periodistas occidentales y trabajadores humanitarios en Siria.

El Reino Unido se ha mostrado activo a la hora de retirar la ciudadanía británica, alegando preocupaciones de seguridad. El secretario de Interior, Sajid Javid, tomó la decisión con Shamima Begum, colegiala que huyó a Siria y Jack Leets, de 24 años converso desde los 18.

Una familia al completo y esposas de combatientes llegan a Alemania

La deportación por parte de Turquía de combatientes extranjeros ha alertado también a las autoridades alemana para tomar medidas. El lunes, DW publicaba que Turquía deportaría a 10 ciudadanos alemanes (InfoTalQual conoce solo el caso de 9 de ellos). La portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de Alemania desglosó esa cifra en tres hombres, cinco mujeres y dos niños.

Según el portal, las autoridades de la inteligencia del país germano estima que más de 1.050 extranjeros adheridos a ISIS salieron de Alemania. De ellos, 350 habrían regresado y 200 habrían muerto.

Un avión llegaba de Turquía al aeropuerto de Tegel en Berlín el jueves / The Guardian

Una familia germano-iraquí llegaba a Berlín el jueves por la noche: el matrimonio nacido en Irak y sus cinco hijos, dos de ellos adultos y el menor de cinco meses. La familia entraba en Turquía a finales de enero. En marzo, fueron detenido y, desde entonces, estuvieron custodiados. Existen indicios de que la unidad familiar mantenía vínculos con la escena salafista en Hildesheim, Baja Sajonia. El padre, de 55, fue detenido por delitos menores que no tenían relación con el terrorismo. El diario alemán Bild comentaba que las autoridades turcas todavía no habían revelado el motivo de la detención. Esta información supone que no existe ninguna orden de arresto en Alemania

The Guardian contaba que Alemania esperaba dos mujeres casadas con combatientes de ISIS el viernes. Se trataba de la octava y novena repatriada a territorio alemán durante la semana. “Se cree que una de las mujeres es una mujer de 27 años nacida en Hannover, descendiente del sur de Asia, que viajó por primera vez a Siria en 2014. Según Hayat, un plan de desradicalización alemán que ha estado en contacto con la mujer desde diciembre de 2017, pasó al menos los últimos dos años en un anexo seguro en el campamento de Ain Issa en el noreste de Siria controlado por los kurdos tras la muerte de ella. marido en combate”, exponía la publicación del rotativo británico. La mujer escapó del campo vigilado por las fuerzas kurdas. Pero, el Ejército Sirio Libre, aliado de Turquía, la arrestó.

En el caso de la novena persona su supone una mujer, nacida en 1998, que escapó del campo de al-Hol, al norte de Siria.

El artículo de The Guardian apunta que 95 ciudadanos alemanes fieles a ISIS continúan en cárceles turcas, sirias e iraquíes. De ellos, se han determinado órdenes de arresto en Alemania para 26 y otras 33 están en investigación para concluir en detenciones.

Otros casos: dos miembros de “Beatles” a Estados Unidos

En octubre, se confirmó el envió de dos presuntos miembros de ISIS, apodados “Beatles”, de Siria a Estados Unidos. Alexanda Kotey y El Shafee Elsheikh, ambos de 30 años, fueron trasladados por los servicios de seguridad estadounidenses a un “lugar no revelado. Se cree que ahora están en Virginia en espera de juicio, donde podrían enfrentar la pena de muerte.

Además, un hombre estadounidense permaneció durante tres días entre Grecia y Turquía antes de ser repatriado a Estados. Los medios turcos lo reconocieron como Mohammad Darwis B, de 39 años.

Otro ciudadano estadounidense, en este caso de origen jordano, pidió la deportación a un “tercer país”: Grecia. Sin embargo, se iniciaron los trámites para mandarle a Estados Unidos.

Una cuestión internacional

Gran Bretaña, Alemania y Estados Unidos no han sido los únicos países implicados y reprobados en el retorno de combatientes de ISIS. Otros estados como Francia y Australia han sido criticados por la inacción y la no aplicación de medidas para recibir a esos combatientes, excombatientes y familiares. El país francés y los Países Bajos aceptaron el retorno de los niños en condiciones vulnerables. Sin embargo, Australia aprobó una ley en junio que imposibilita el regreso de los combatientes.

El jueves, los miembros de una coalición mundial que lucha contra Estado Islámico se reunieron para abordar las políticas de retorno. Pero, no demostraron grandes avances ni la intención de responsabilizarse de esos ciudadanos. El pretexto más usado consiste en argumentar que los sospechosos deben juzgarse lo más cerca posible del lugar donde cometieron los crímenes. Esto es, excusas para no afrontar la situación y cumplir la normativa del derecho internacional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Recibir las ultimas noticias


Email address
Seguro y libre de spam...