Iraq, 16 años después de la invasión, ¿valía la pena?

El 21 de marzo del año 2003 una coalición de países, entre ellos España, liderada por Estados Unidos invadió Iraq. Un país que hoy, 16 años más tarde, vive muchísimo peor que entonces. La invasión tuvo 3 motivos fundamentales: uno, la lucha contra AlQaeda (supuestamente apoyado por Iraq), dos, la destrucción de las supuestas armas de destrucción masiva y, tres, la lucha por la democracia. Poco después se supo que AlQaeda no actuaba en Iraq, que no había armas de destrucción masiva y, tal y como el tiempo ha demostrado, la democracia actual es, cuanto menos, cuestionable. Dieciséis años después, Iraq es el octavo país más corrupto del mundo, según la ONG Transparencia Internacional . Para Fund for Peace Iraq es, directamente, un estado fallido. Es decir, todos los motivos que aparentemente justificaron la invasión han ido, poco a poco, demostrándose falsos. Para muchos hubo algo bueno, la desaparición de Saddam Hussein, pero muchas cosas malas. Ahora los iraquíes conviven a diario con la falta de alimentos y de vivienda, con la inseguridad, con el terrorismo, con las enfermedades y con la muerte misma. Es decir, Iraq, 16 años después de la invasión, continúa siendo un país arrasado. La Iraq post Saddam se ha convertido en un cementerio de dimensiones extraordinarias. La falta de planificación de Estados Unidos tras su victoria fue, sin duda, el origen del Estado Islámico. Ahora, casi 20 años después, hay medio millón de muertos más y el orden sigue sin llegar. Ya hay generaciones que sólo conocen la guerra, y ni hay más democracia, ni hay más libertad.​Para eso, ¿valía la pena?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Recibir las ultimas noticias


Email address
Seguro y libre de spam...