II congreso de los Imames en Catalunya: Instituciones, realidades y apuestas El domingo 9 de diciembre se ha celebró la segunda “Trobada dels Imams i Representants de les Comunitats Islàmiques a Catalunya” bajo el nombre “Les Institucions Religioses a Catalunya Realitat i Apostes”. El municipio de Montmeló ha acogido el evento por segundo año consecutivo. El primer encuentro se celebró el año pasado tras los atentados de Barcelona y Cambrils (punto de inflexión). La presunta implicación de un imán en la organización del ataque terrorista alarmó a la comunidad musulmana. Ellos mismos han tomado responsabilidades para superar dificultades y promover una integración plena en la sociedad catalana.

Redaccion: Sergi Llamas 

Fotos: Paulo Costa 

El acto de presentación ha comenzado tras la recepción y el almuerzo, . En la sesión inaugural han intervenido el President d’UCIDCAT i delegat del C.I.E en Catalunya, Mohamed El Ghaidouni-; su homólogo en España, Riay Tatary Bakry; el Presidente de la Universidad Mohamed I de Oujda, Mohammed Benkaddour; el Director General de la DGAR de la Generalitat, Marcel Joan, y, el alcalde de Montmeló, Pere Rodríguez.

El evento también ha contado con algunas caras visibles como Jaume Flaquer (doctor especialista en materia del Islam); Mohamed Chaib (diputado del Congreso de los Diputados en Madrid); José Maria Sales, y Jordi Morera (especialista en el mundo musulmán e integrante de la Direcció General d’Afers Religiosos).

El President d’UCIDCAT: la voz principal de les Comunitats Islàmiques a Catalunya

Mohamed El Ghaidouni ha iniciado el turno de palabra y ha destacado la importancia de la reunión de imanes y representantes de la comunidades religiosas de Catalunya por segunda vez para “reflexionar sobre temas que a veces hacen sufrir, porque valoramos el grado de responsabilidad que tiene cada uno (refiriéndose a los imanes) en su lugar de culto. Nos hacen sufrir porque lo hacemos solos (y ellos lo saben). Sin ayuda de nadie. Sufrimos porque nos responsabilizan de algo que toda la sociedad debe asumir: Administración, asociaciones, sociedad…Y nosotros”.

El Ghaidouni ha defendido la buena intención que siempre ha tenido la comunidad musulmana en sus actuaciones. Sin embargo, ha apelado a la necesidad de una formación de los imanes como una de las claves para la solución de posibles problemáticas en el seno de la sociedad islámica: “Cada uno de nosotros tiene que saber, primero, qué tiene que hacer, y luego, cómo lo debe hacer (formación de los religiosos). Por lo tanto, las Comunidades Islámicas de Catalunya, asumiendo este grado de responsabilidad, intentamos  diagnosticar nuestra realidad, detectar nuestras dificultades; y por lo tanto, diseñar entre todos, estrategias y mecanismos que nos ayuden en nuestro funcionamiento y en la superación de  estas dificultades”.

El President d’UCIDCAT ha agradecido a l’Ajuntament de Montmeló por la organización del evento y por su política de acogida: “puede decir que es modelo de acogida a nuestra comunidad de toda Catalunya (no solo del municipio). Montmeló es una ciudad abierta por la mentalidad de sus gestores políticos”.

L’UCIDCAT ha comenzado proyectos con la Universidad Mohamed I de Oujda. El principal mandatario de la Unió de Comunitats Islàmiques de Catalunya ha afirmado que la Mohamed I ha sido “una de las únicas que ha optado por la creación de una unidad de máster en las jurisprudencias de memorias islámicas en Occidente. Realmente es lo que queremos a nivel académico. Por ahí, responderemos a nuestras dificultades, sensibilidades y contradicciones. Estas cuestiones se deben de realizar en el ámbito académico y, desde aquí, damos las gracias al Dr. Mohammed Benkaddour”.

También ha tenido palabras de agradecimiento para el representante de la Generalitat, Marcel Joan, – “Está disponible para darnos este soporte que todos necesitamos para poder avanzar, visibilizar la práctica religiosa en la sociedad catalana, en nuestra sociedad catalana”-, y el presidente de UCIDE, Riay Tatary -“Desde su primer día aquí en España trabajó para que los musulmanes puedan ser aceptados, visibles tanto como personas como su práctica religiosa”.

El primer ponente la sesión inaugural ha recordado los sucesos del 17-A (atentados) como punto de partida de su análisis. Según él, “se ha gastado mucha tinta, se ha dicho mucho sobre el imán (es culpable, no predica el Islam que necesita este país, ha de formarse, aprender y bajar a la realidad para conocerla de cerca…). Ha llegado un momento en el que el imán debe hablar y para decir cómo quiere las cosas, qué tipo de ayuda y necesidad precisa. No vamos a hablar por él, lo debe hacer por sí mismo”. Además, ha reclamado una jurisprudencia que responda a las necesidades religiosas diarias de la comunidad,  sea compatible con los valores del país (España) y tenga “su justificación en la sharia. Se habla mucho de la compatibilidad de la predicación… Pero está compatibilidad hasta qué punto estamos haciendo (se refiere a la comunidad islámica) que sea compatible con la sharia.

El Ghaidouni ha abordado la cuestión de la enseñanza religiosa en Occidente, España y Catalunya. En la primera valoración sobre el tema, ha mostrado la importante legislación que tiene el Estado español en materia religiosa (aunque la sensación sea  contraria): “El Artículo 14 de la Constitución ; el Artículo 27.3 ; la Ley Orgánica 7/1980 de la Ley de Libertad Religiosa… Una batería de artículos que dejan muy claro y atado este derecho (a la educación religiosa). Pero no solo de la musulmana, sino de las cuatro religiones que tienen el convenio de cooperación con el Estado (evangélica, cristiana, musulmana y judía)”. El acuerdo de cooperación de 1992 muestra los 14 artículos (idénticos) destinados a las tres religiones minoritarias (todas menos la cristiana). Los asistentes -partidarios de la enseñanza religiosa- han defendido la proyección de “este derecho fundamental”.

El amparo de la legislación legitima a los miembros de las comunidades religiosas (a todas) para la promulgación de sus valores en las escuelas (sin éxitos en muchas ocasiones). Por último, el máximo representante d’UCIDCAT ha concluido con un mensaje de optimismo hacia el futuro y una crítica a la sociedad en general: “nos culpabilizan de cosas que debe resolver toda la sociedad. Una de los bases es favorecer una enseñanza religiosa que provea las redes de radicalización que llevan a nuestros hijos al otro extremo de la sociedad”.

Riay Tatary Bakry: el concepto de “Institución”

El Presidente de la Unión de Comunidades Islámicas de España (en el cargo desde 1979) ha relacionado el crecimiento de la “Institución” islámica y su mayor visibilidad en la sociedad española con el aumento de la migración. Tatary ha defendido en la tesis inicial de su intervención que «aunque los cimientos de la comunidad musulmana se colocaron a través de los universitarios que cursaron sus estudios superiores, hoy en día, el grueso de la comunidad musulmana está en las mezquitas: casi 1700 comunidades islámicas inscritas en el registro de entidades religiosas”.

La “Institución” (UCIDE) dio sus primeros pasos para establecer una comunidad islámica a nivel estatal con la firma del mencionado acuerdo de cooperación de 1992. “La Ley que nos ampara es una Ley Nacional, aprobada por las Cortes españolas (por unanimidad en el Senado; y con un abstención en el Congreso de los Diputados). Y fue, está la base del acuerdo colaborativo entre la Comuniad Musulmana y la Administración española”.

Al principio, la organización estaba, según su mandatario, “coja”, con “poca presencia” en el territorio y con unos miembros “dispersados”. En la actualidad, no se ha dado el mismo fenómeno. De 200.000 a la hora de la firma, a los 2.000.000 en la actualidad (de musulmanes). Por lo tanto, la Comisión Islámica de España es el único representante de los musulmanes ante el Estado español, en todos sus estratos: el Gobierno central, los autonómicos y los locales.

La firma de los nuevos Estatutos en julio de 2016 ha evidenciado los cambios de la UCIDE: “una representación más amplia (de 6 a 25 representantes en la Comisión Permanente); una Junta de Directiva de 7 personas; 5 Comisiones Técnicas, y 5 grupos de trabajo. Además, hay una Delegación de la Comunidad Islámica en cada Comunidad Autónoma -también en Ceuta y en Melilla-”, ha ensalzado Tatary. “Esta estructura nos ayudó a llegar a todo el mundo, empezando por los imanes. Ellos son los representantes del contacto y la formación adecuada para vivir y convivir con la sociedad española”.

Riay Tatary se ha mostrado optimista con el lugar que la Comunidad musulmana tiene en el conjunto de la población: “las generaciones nuevas ocupan puestos en todos los estratos de la sociedad española. Quiero manifestar que los logros de estos dos años (2016-2018) han sido equiparables al período del acuerdo hasta la actualidad (1992-2018). Un cálculo rápido: durante 25 años hemos nombrado a 42 profesores de enseñanza religiosa islámica. En la actualidad, la cifra llega a 80 docentes. Antes no teníamos representación de asistencia. Hoy, tenemos en varias Comunidades (Autónomas). Las únicas sin enseñanza religiosa islámica son Catalunya (ha declinado la opción de la práctica de las religones en los centros escolares públicos) y Murcia (no ha contestado a las demandas de la UCIDE).” El resto de territorios tiene profesores de enseñanza religiosa o por lo menos, han abierto un proceso negociación para el comienzo de las clases. “Para todo esto, necesitamos el apoyo; que cada uno se sienta parte de esta Comisión Islámica”.

Por último, el representante de la Unión de Comunidades Islámicas de España en el evento ha pedido una mayor visibilidad y una avance en las relaciones sociales dentro de las comunidades musulmanas: “necesitamos a todos porque cuando uno no conoce al otro se queda con sospecha o con duda. Pero conociéndolo, la cosa cambia. La visibilidad hace que la gente colabore entre sí. Este encuentro, y otros que hace la Comunidad Islámica de España y las Federaciones a lo largo y ancho del territorio español acercan más a los estratos de la comunidad musulmana entre sí mismos y hace posible la colaboración”.

Pere Rodríguez: el discurso de un municipio acogedor

Montmeló acogió el año pasado la reunión. En 2018, el acto también se ha celebrado en el municipio del Vallès Oriental. El alcalde de la localidad, Pere Rodríguez, ha elogiado el trabajo “muy necesario” de las comunidades islámicas y ha atacado el discurso reaccionario y contrario a la convivencia “que hemos construido entre todos a lo largo de los últimos 25 años. Por eso, me siento orgulloso de dar la bienvenida a este reunión que se celebra en mi municipio. Montmeló, desde el siglo I o II ha sido lugar de paso y de acogida. Todo el mundo que ha venido con buenas intenciones ha sido bien acogido. Es muy importante determinar las reglas de convivencia; no solo con la comunidad musulmana (que también) sino con el resto de personas que han venido a este territorio (de diferentes creencias, religiones y formas de pensar). Tenemos que aprender de muchas sociedad que nos llevan años de ventaja”.

Rodríguez ha destacado la dificultad de un encuentro de tal índole. “Venís de diferentes puntos de Catalunya y eso hace que no os encontréis físicamente más a menudo”. El alcalde ve el acto como una oportunidad para “discutir, hablar, contrastar vuestras opiniones, ideas y problemas. Montmeló es vuestra casa y tomarlo como lugar de referencia».

Marcel Joan: “les institucions i comunitats religioses de Catalunya fan una tasca molt important a favor de l’acollida, la integració i la cohesió social”

El Director d’Afers Religiosos de la Generalitat ha concluido la sesión inaugural y ha agradecido a los ponentes anteriores sus intervenciones.

Según Joan, medio millón de personas forman la comunidad musulmana catalana. “És una comunitat amb una presència arreu del territori i una incidència social important. Tots sabem que, també, és una comunitat plural, diversa i formada per persones d’origens i orientacions doctrinals diferents. Per això, necessitem entitats (com la Unió de Comunitats Islàmiques de Catalunya) per facilitar la col·laboració i la interlocució amb les Administracions públiques ”. El directivo d’Afers Religiosos ha destacado la tarea de los representantes religiosos en el fomento de las relaciones entre las comunidades islámicas y los ayuntamientos.

El representante de la Generalitat en el evento ha afirmado que, pese a la intención de algunos en la desaparición del hecho religioso, eso no ha sido posible. También ha definido la sociedad catalana como “plural en religions i creences. Més que un valor en sí, aquesta pluralitat (diversitat) és el reconeixement d’una realitat. El valor no és que una determinada religió existeixi, sinó  que aquesta religió (en concret la musulmana) sigui significativa”. Además, desde su organismo muestran el derecho a la religión y su defensa: “el valor fonamental que cal preservar és el de la llibertat religiosa: el dret a no patir cap tipus de discriminació per motius religiosos o de pensament, el dret a canviar de religió o de creença, i a manifestar-les. En una societat democràtica, aquest principi és el que ha de regir la relació dels poders públics amb els ciutadans”.

Por tanto, el conocimiento mutuo entre persones (y grupos) y la cultura religiosa es fundamental en la promoción activa (y desde todos los ámbitos sociales) de la “interrelació i el diàleg entre les diverses confessions religioses existents a Catalunya. És un factor clau per a la convivència i la cohesió social”. Para acabar, Joan ha demandado la promoción de espacios permanentes de intercambio y de debate mediante “celebracions interreligioses i de col·laboracions concretes en molts àmbits. El futur és vostre (dirigiéndose a los asistentes), el futur és nostre. Gràcies per la vostra feina”.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Recibir las ultimas noticias


Email address
Seguro y libre de spam...