Ideas sobre el Hirak en Al Hoceima, Marruecos Destacado

En la ciudad de Al Hoceima, Marruecos, la fiesta de Eid al-Fitr, que marca el final del Ramadán, fueron unos días de enfrentamientos en lugar de celebración. Las autoridades bloquearon los caminos que conducían a la ciudad e impidieron que los manifestantes se reunieran en su plaza principal. Las multitudes lograron reunirse de todas maneras en calles laterales antes de ser violentamente dispersadas por la policía antidisturbios. Los jóvenes lanzaron piedras; La policía disparó gases lacrimógenos.

Al Hoceima, en las faldas del Rif, una región montañosa del norte de Marruecos con una larga historia de rebelión, ha sido el centro de un movimiento de protesta durante ocho meses. La sublevación ha encarcelado cientos de manifestantes. El movimiento de protestas también ha expuesto divisiones: entre las ciudades costeras desarrolladas y la descuidadas y resentidas regiones del interior; entre jóvenes dispuestos a desafiar a la autoridad y una generación más vieja y temerosa del cambio; y entre una monarquía todopoderosa y un movimiento callejero sin líderes.

Todo comenzó en octubre en Al Hoceima, una ciudad de 56.000 habitantes de la costa mediterránea. Un pescadero llamado Mouhcine Fikri fue capturado con un cargamento de pez espada prohibido. Cuando la policía y los funcionarios portuarios arrojaron el pescado a un camión de basura, el desconsolado Sr. Fikri saltó y fue aplastado hasta causar su muerte por el compactador del camión.

La imagen de un joven marroquí tratando de ganarse la vida, tratado por las autoridades como un pedazo de basura, se extendió rápidamente en Internet y enfureció el país. Era el ejemplo perfecto de algo familiar y próximo para que la mayoría de los marroquíes se sintieran identificados con el trato arbitrario y humillante del Estado.

Hubo protestas en todo el país. En Al Hoceima surgió un movimiento conocido como Hirak. Sus miembros exigieron justicia para el pescadero Fikri. También pidieron el fin de la corrupción y una mayor inversión en su región marginada con objetivos claros como la construcción de una Universidad, un hospital y mejores caminos.

Noche tras noche, los protestantes se reúnen pacíficamente en la plaza principal de Al-Hoceima, a menudo con cánticos en contra de las actuaciones políticas y también por el encarcelamiento del carismático Nasser Zafzafi. Algunos agitan banderas bereberes o amazigh: la mayoría de la población aquí habla el dialecto beréber local como primera lengua. A finales de mayo, Zafzafi fue arrestado y acusado de amenazar la seguridad nacional. Hasta 100 líderes y miembros de Hirak han sido detenidos y una enorme presencia policial ha sido desplegada para detener disturbios en la región.

Estas son las protestas más significativas que Marruecos ha presenciado desde 2011, cuando la primavera árabe aterrizó en el país. Entonces, el rey Mohammed VI respondió rápidamente, prometiendo una Constitución más democrática y asegurando la elevación de los sueldos de los funcionarios públicos, medidas que ayudaron a calmar los ánimos a los protestantes marroquíes.

Sin embargo, las reformas prometidas por el hijo de Hassan II han resultado insuficientes. La monarquía sigue siendo tan poderosa como siempre; los consejeros del rey tienen mucha más influencia que los funcionarios electos. Los marroquíes se quejan de la corrupción, el desempleo y fracaso educativo. Ellos respetan al rey, pero a menudo se oponen al «makhzen», la red de poder y mecenazgo que rodea a la monarquía.

Las reformas estancadas han dejado a personas en el Rif, que durante mucho tiempo se han sentido alienadas de las autoridades centrales, quejándose de que aún no están representadas. «¿Eres un gobierno o una pandilla?», se lee en algunas pancartas en las protestas de Al Hoceima.

A pesar de la prometedora democratización y la devolución del poder a las autoridades regionales, la monarquía ha seguido concentrando la mayor parte del poder en sus manos. El rey es la autoridad religiosa más alta del país, su actor político preeminente y su mayor fortuna. Todo el mundo se dirige hacia él y sabe que las únicas decisiones que verdaderamente cuentan son las suyas.

El trastorno podría haber sido una oportunidad para discutir el desigual desarrollo del país y la falta de responsabilidad de los funcionarios locales. En cambio, los medios «leales» han participado en campañas de difamación, acusando a los manifestantes de ser pagados por agentes extranjeros y por separatistas con la intención de iniciar una guerra civil. Esto ha dividido el país, con muchos marroquíes que se reúnen alrededor de la bandera y del rey contra los alborotadores de las montañas del norte.

Más de 100 líderes y miembros del Hirak han sido arrestados en las últimas semanas. Los observadores liberales aquí están preocupados por la represión, temiendo un paso atrás hacia el pasado represivo del país.

Las protestas de solidaridad han tenido lugar en todo el país. La mayor de ellas llena la avenida central de Rabat el 11 de junio, con miles de personas. Fue organizado en parte por el grupo islámico prohibido Justicia y Espiritualidad, que no reconoce al rey como la autoridad religiosa más alta del país. La principal demanda del movimiento de protesta ahora es la liberación de los miembros de Hirak. Hay convocatorias para una huelga general y acusaciones de que los manifestantes están siendo enmarcados y maltratados en detención. Veinticinco activistas de Hirak han sido condenados a 18 meses.

El sentimiento de que hay un doble estándar en el trabajo, de que los habitantes del Rif son ciudadanos de segunda clase y de que su región está siendo excluida del desarrollo del país, está en el corazón de las protestas. Es un ejemplo de la relativa apertura de Marruecos, de las expectativas de cambio que ha nutrido, de que los manifestantes se sintieron capacitados para criticar a las autoridades. Tampoco está seguro de evitar que aparezcan en el resto del país demandas similares -por empleos, por la justicia so simplemente para una mejor gobernabilidad-.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Recibir las ultimas noticias


Email address
Seguro y libre de spam...