Francia: Cientos de migrantes han empezado una marcha con el objetivo de llegar a París el 17 de octubre para presionar al presidente Macron a regular su situación Además de la regularización de las personas indocumentadas, los organizadores exigen el cierre de los centros de detención administrativa y el alojamiento para esos individuos

Cientos de migrantes caminan hacia París con el objetivo de presionar al presidente de Francia, Emmanuel Macron, y exigir la regularización de todos los migrantes indocumentados. Además, la marcha busca el cierre de los centros de detención administrativa (CRA) y el alojamiento de quienes los habitan. “Sr. Presidente, estamos caminando. Desde los cuatro rincones del país, por la igualdad, estamos marchando”, expone la carta dirigida al líder galo que se puede leer en el blog de la Marcha de la Solidaridad, en el portal web Mediapart.

La Marcha de Solidaridad con los Inmigrantes Indocumentados salió de Marsella el 19 de septiembre con unas 200 personas. La mayoría de los marchantes no tienen papeles y algunos están a la espera de regularización desde hace años. La marcha es el fruto de la convocatoria de una quincena de colectivos de indocumentados, la propia Marcha de la Solidaridad, los Estados Generales de las Migraciones y unas 120 asociaciones. La idea es organizar una expedición nacional que camine hacia el Elíseo, con paradas en varias ciudades francesas antes de llegar a la capital el 17 de octubre.

Para el mismo día, está prevista una manifestación en París en apoyo a todas las víctimas del colonialismo y el racismo y, por tanto, para exigir la regularización de todos los migrantes indocumentados. «Estamos privados de nuestros derechos, Francia no quiere reconocernos, se siente amenazada por nosotros”, explica Alioune Ndiaye, participante en la marcha y miembro del colectivo de indocumentados de Alsacia. “Simplemente estamos pidiendo nuestra regularización, pero también el cierre de todos los centros de detención, derecho al acceso al trabajo, a la salud, también a un techo”, prosigue Ndiaye. Los CRA encierran a los extranjeros que tienen una orden de deportación y están a la espera de la expulsión forzosa de Francia antes de 90 días.

La marcha sirve para denunciar la precaria situación de los migrantes. Unas desigualdades que han aumentado con las consecuencias generadas por la Covid-19. La crisis sanitaria provocó que los migrantes indocumentados se quedaran sin los trabajos irregulares que realizaban. Ello, les llevó a acudir a las asociaciones para la subsistencia. La pandemia ha llevado al límite sus condiciones de vida, pero la protesta hacia París es el resultado de años de espera en la solicitud de asilo y de leyes que no se han revisado desde hace mucho tiempo y que ponen una barrera insalvable para miles de migrantes en Francia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Recibir las ultimas noticias


Email address
Seguro y libre de spam...