Expulsado de un plató por declararse ateo, en Egipto, le deniegan el asilo en Alemania

Mohamed Hisham tiene 28 años y es uno de los pocos militantes ateos del debate público en Egipto, su país. No cree en Dios, y no lo oculta, aunque eso puede ser muy, muy peligroso en el país de los faraones. Tras recibir las primeras amenazas, después de aparecer en un programa de televisión nacional de la cadena Alhadath Ayoum TV, tuvo que huir a Alemania, dónde ha pedido asilo, de momento le ha sido denegado.

Mohamed no puede volver a Egipto desde su aparición en televisión en la que defendía su ateísmo. Fue una auténtica encerrona. Tras su confesión, el presentador del programa, Mahmoud Abd Al-Halim, y Mahmoud Ashour, un líder religioso también invitado, arremetieron contra él sin ningún tipo de miramiento.

El programa se viralizó inmediatamente en las redes sociales. Todo empezó tras la declaración, en un tono muy pausado, del propio Mohamed Hisham, “soy ateo, lo que significa que no creo en la existencia de Dios».

A partir de ese momento el presentador y el religioso empezaron, de forma violenta, a preguntarle, “¿Quién te creó? ¿Quién te hizo existir como persona?». Mohamed trató de argumentar, “hay muchas otras teorías que explican la existencia de nuestro planeta. Una teoría es que Dios nos creó, ¿vale? Pero hay otras teorías, con más pruebas, como la del Big Bang…». En ese momento el presentador le interrumpió diciéndole que hablase en árabe, ya que estaban en Egipto.

Tras varias descalificaciones más, el conductor del programa acabó expulsando a Hisham del plató diciéndole “niegas la existencia de Dios y rechazas nuestra religión y sus principios (…) ¡Estás ofreciendo ateísmo! ¡Ofreces una herejía!». Por su parte, el mensaje final del religioso fue “mira, querido Mohamed, necesitas tratamiento psiquiátrico».

Intervención de Mohamed Hisham en un canal de televisión egipcio

Pasados unos días, empezó a notar las presiones. Su familia, creyentes convencidos, le dio la espalda y, prácticamente, lo repudió, “un familiar, que es oficial de policía, me agredió, mis familiares me encerraron, se quedaron con mi dinero y me amenazaron con ir a prisión por atentar contra la ley de blasfemia», cuenta. 

Mohamed llegó a Alemania casi por casualidad. “Lo importante era escapar”, dice, “primero viajé a Jordania, luego, a Ecuador, país al que podía ir sin necesidad de visado, para después viajar de vuelta y quedarme en Europa aprovechando una conexión en el aeropuerto de Frankfurt, allí hice la solicitud de asilo «. 

El pasado mes de julio, la Oficina Federal para Revisión de Refugiados denegaró su solicitud de asilo. Para Hisham resulta incomprensible especialmente porque, además de ateo, es homosexual, “la autoridades alemanas dicen que puedo vivir en Egipto, pero la vida que me espera allí no es vida. (…) tu familia te vigila y te controla todo el rato, quieren hacer que cambies de opinión y que vuelvas al Islam. De lo contrario, toman una decisión, y en mi caso esa decisión era acabar denunciado a la policía para montar un proceso judicial que acabase conmigo en la cárcel».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Recibir las ultimas noticias


Email address
Seguro y libre de spam...