España: La detención del presidente de la Comisión Islámica(CIE) demuestra el fracaso del estado en la gestión del tejido musulmán.

La Policía Nacional ha detenido ayer al presidente de la Comisión Islámica en España, Ayman Adlbi, en el marco de la operación antiterrorista Wamor, desarrollada por la Comisaría General de Información y que continúa abierta con varios arrestos más.
A los investigados se les atribuye colaboración con organización terrorista y financiación del terrorismo, entre otros delitos.
Esta detención arroja la luz sobre varias preguntas relacionadas con la Comisión Islámica de España y la elección del Estado Español de apostar por una interpretación del islam de oriente medio lejana de la mayoría de los musulmanes de España
¿Quienes Ayman Adlibi?
Ayman Adlbi se convirtió el pasado verano en presidente de la Comisión Islámica de España tras el fallecimiento, por coronavirus, de Riay Tatary.
Adlbi se ha convertido en el principal rostro del máximo órgano representativo de la comunidad musulmana en el Estado español. Además, este médico de origen sirio fue proclamado presidente de la Unión de Comunidades Islámicas de España (UCIDE) el 5 de julio de 2020. La elección ha molestado a los detractores de la gestión de Tatary y la UCIDE y se ha vinculado con el enésimo movimiento de la Comisión Permanente de la CIE, dominada mayoritariamente por la UCIDE.
La llegada de Adlbi al cargo supone la ratificación del inmovilismo de la CIE, creada hace veintiocho años. La queja proviene por el perfil del candidato y, especialmente, por las formas en las que se ha producido la elección, con acusaciones de fraude y falta de transparencia.
Adlbi es doctor en medicina y creador del método andalusí para la enseñanza del árabe. El nuevo presidente de la CIE guarda semejanzas con su predecesor y evidencia una línea continuista con respecto al mandato anterior. Además de compartir origen geográfico y profesión, ambos tienen un pasado relacionado con la Hermandad Musulmana en Siria, especialmente la rama de TALAIIA (vanguardistas) y lucharon contra el régimen de Hafez al-Assad, progenitor del actual presidente sirio, Bashar al-Assad. Tatary y su sucesor se exiliaron en el Estado español en la década de los 70; el primero estudió en Oviedo y el segundo en Granada.
En 1992, la Comisión Islámica de España se creó bajo el Acuerdo de Cooperación entre el Estado español y los representantes de los musulmanes con la intención de reconocer y proteger los derechos de estos últimos. Tatary se erigió como la cara más reconocida de la CIE.
En los años 80, la Unión de Comunidades Islámicas de España comenzaba a funcionar, también bajo el mando de Tatary. La presencia musulmana en España era escasa y, mayoritariamente, procedente de Siria, Palestina y Jordania.
En la actualidad, más de un millón (más del 50%) de los musulmanes que viven en el Estado español son marroquíes, además de grandes comunidades como la argelina y la pakistaní. Ninguna de estas nacionalidades ha gozado de una presencia destacada ni de un cierto liderazgo en la CIE porque siempre ha estado en las mismas manos.
Las voces críticas dentro de la propia CIE
Para las voces internas más críticas con la gestión de la CIE durante estas décadas, los grandes dirigentes de la Comisión han gozado de los privilegios del Ministerio de Justicia español en la elección del nuevo presidente. Incluso, algunos van más allá y relacionan el nombramiento con la influencia de los servicios de inteligencia españoles en el órgano.
“Desde hace tiempo perdí confianza en la estructura del islam y los que lo gestionan en España. Un grupo de personas con raíces en la Asociación Musulmana de España «AME» que han secuestrado a la UCIDE dirigida por los amos y peones. Los amos (sirios que manejan AME y poseen el poder y dinero) y sus ministros (egipcios, palestinos, jordanos que cobran, trabajan u ocupan ansiados cargos que les obligan a velar por los intereses de sus amos)
Las históricas tensiones internas son uno de los rasgos más característicos de la Comisión Islámica de España. Tatary y la UCIDE siempre han tenido enfrente a la FEERI. Esta entidad promovió la aplicación de La Ley 26/1992, por la que se aprobaba el Acuerdo de Cooperación del Estado con la Comisión Islámica de España. Durante las negociaciones, la UCIDE y Tatary aparecieron en escena y se llevaron el protagonismo.
La rivalidad ha llegado hasta la actualidad con dos grandes corrientes del islam político que prácticamente han monopolizado el órgano: la UCIDE, próxima a la Hermandad Musulmana, y la FEERI, con la organización clandestina marroquí Justicia y Caridad.
Justica y el CNI prefieren a un sucesor cercano a Tatary que a un candidato marroquí
Antes de la aparición de Adlbi, en el período especulativo la FEERI y Benjelloun sonaba para encabezar la CIE. La segunda opción que se rumoreaba era un candidato continuista al mandato de Tatary.
El Ministerio de Justicia y los servicios de inteligencia no tenían simpatía por ninguna de las dos alternativas. De hecho, el objetivo futuro del Estado español es que la representación de los musulmanes la lideren conversos. Sin embargo, Justica y el CNI siempre han preferido la llegada de una figura como Adlbi, cercano a Tatary y de Oriente Medio, que a un candidato procedente de Marruecos y el Islam Maliki.
La perpetuación en el poder de Tatary y la UCIDE ha generado una connivencia entre el Ministerio de Justicia y el fallecido dirigente que ha permitido la intromisión del poder político y la inteligencia españoles en las cuestiones relacionadas con la comunidad musulmana. El Estado español tiene un cierto temor a perder ese grado de influencia con Adlbi, pero prefieren el islam de la UCIDE, lo consideran más moderado, que el de la FEERI y más de confianza que el Uslam Maliki de Marruecos.
Si analizamos la forma de gobierno de la Comisión Islámica de España desde la óptica democrática ya que estamos en un país democrático, podemos decir que está gobernada por una dictadura o una oligarquía para no ser tan pesimista, en la medida que la comunidad musulmana marroquí que es numéricamente la primera en España está totalmente descartada de la presidencia de la CIE. En otras palabras, el efectivo musulmán marroquí en España constituye una mayoría aplastante y aún así se le hace muy difícil acceder a la presidencia de la CIE por parte del país de acogida que es España.
Sin embargo, oficialmente Marruecos e España siempre han mostrado relaciones de amistad entre los dos reinos e incluso relaciones bilaterales en materia de lucha contraterrorista y contra los movimientos islamistas radicales, entonces ¿a qué se debe ese rechazo y marginación de un liderazgo marroquí?
En mayo del 2013 ha habido un evento que ha desestabilizado la comunidad musulmana en Catalunya, se trata de la expulsión del presidente de la Unión de Centros Islámicos de Catalunya Noureddine Ziani, una expulsión solicitada por el General Félix Sanz Roldan Director del Centro Nacional de Inteligencia (CNI) tras unos informes redactados por la policía nacional basados sobre recortes de prensa que todos sabíamos sobre las actividades asociativas de Ziani relacionadas con la comunidad musulmana como el proyecto de un matadero Halal, una conferencia en el hotel Juan Carlos Primero a la que asistieron más de 250 invitados entre ellos representantes de la autoridad catalana, profesores universitarios, alcaldes, presidentes de asociaciones en España i en el extranjero y más de 20 países representados en esa conferencia titulada ‘’ Los musulmanes y los valores europeos’’ y otras actividades legales y que tendían según los organizadores a reestructurar la gestión del culto musulmán en Catalunya e inyectar nueva sangre y nuevas ideas. Esa expulsión ha sido seguida por una avalancha mediática de medios de derecha contra Ziani acusándole de salafista y acusándole de amenazar la seguridad nacional del Estado español, ofreciéndole al lector una ola de informaciones infundadas y con mensajes terroríficos. Sin embargo, las acusaciones mencionadas en los informes de la policía nacional resultan de poca importancia ya que se ha mencionado que la policía tenía otra información secreta sobre la expulsión de Ziani que no puede revelar públicamente. Ahora bien, con esa declaración y con la gran certeza de que los servicios de seguridad españoles tienen una gran formación en el manejo de datos de que se dispone para la contemplación de las posibilidades futuras, podemos deducir que la expulsión de Ziani en 2013 era para evitar a que llegue ese momento de vacío en la CIE y será Ziani quien tenga el terreno preparado para llegar a la presidencia. Cabe señalar que el CNI ha calificado a Ziani de elemento peligroso. Además, sus rivales temían su forma de gestión desde la UCCIC que ha ido construyéndose poco a poco tejiendo relaciones institucionales en Catalunya y que empezó a partir del 2011 a extenderse hacia las islas Baleares y Madrid teniendo más y más mezquitas bajo los hospicios de la UCCIC. Con esa capacidad de movilización y de expansión a nivel nacional de las actividades de la UCCIC podíamos en aquella época (2009/2013) leer su futuro, que es ahora (2021). Ya van ocho años de expulsión de Ziani y estamos en el 2021, son ocho largos años que si Ziani no hubiera sido expulsado, hubiera llegado a tener un gran portfolio de mezquitas y asociaciones y de allí supongamos se veía venir el peligro.
España teme más compartir la gestión del tejido islámico con Marruecos que adopta un Islam Maliki moderado capaz de adoptarse con la realidad occidental, que la presencia de organizaciones islamistas cercanas a la hermandad musulmana y al wahabismoo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Recibir las ultimas noticias


Email address
Seguro y libre de spam...