Entrevista a la esritora de «La sultana justiciera», Jamila el Hassani Escritora catalana de origen marroquí, nació en Nador (norte de Marruecos) a los 10 años se instaló con su familia en Catalunya, estudió ciencias empresariales en la Universidad de Barcelona. Escritora de dos novelas: "La lluita de la dona bereber" y "La sultana justiciera"

Entrevistada por Redouan El Ahmadi

Una reseña sobre ti

Nací en Arouit (Nador) y a los 10 años venimos aquí a Cataluña, pase mi infancia entre la cultura marroquina y la catalana.

Después del bachillerato estudié ciencias empresariales en la universidad de Barcelona. Estuve muchos años haciendo de monitora en un esplai como voluntaria, actualmente participo en una escuela de cuenta cuentos en árabe – catalán, también hace poco empecé a participar con los compañeros de Unitat contra el Racisme i el Feixisme.

Me gusta leer, hacer deporte, correr, salir en bicicleta, y hace poco empecé defensa personal.

¿Por qué escribes, una reseña sobre tus libros, qué mensajes quieres transmitir?

Empecé a escribir a los 15,16 años, para mí, era cómo una terapia, exteriorizar todo aquello que no me gustaba o me indignaba, pero que no podía cambiar.

La primera novela que publiqué, fue la lluita de la dona Bereber, la protagonista es Samia, es una joven bereber que vive en Marruecos, prisionera de la educación machista de su padre. Cuando comprende que no quiere llevar aquella vida, decide huir a las costas españolas, y empezar una vida dura, pero con dignidad y esperanza.

La segunda novela, La sultana justiciera, es una novela ambientada en la edad media, que nos acerca a los desequilibrios de nuestro mundo actual de una manera misteriosa y mágica, dónde se mezclan los sueños con la realidad, donde conviven las personas con los genios. Nos habla de las guerras, el abuso de poder, la esclavitud, el racismo, etc.

La sultana Rasha es capaz de enfrentarse con su propio padre, el sultán Muntassir que tiene a todo el pueblo esclavizado.

Lo que intento siempre en mis novelas, es dar un mensaje claro, en la primera sobre el machismo, nuestra libertad no se mendiga, Se toma a la fuerza, hay que luchar contra cualquier machismo que nos perjudica.

La segunda sobre las injusticias, vivimos en un mundo enfermo, no debemos acostumbrarnos a ver las guerras, el hambre, la esclavitud, el abuso de poder, cómo algo normal, porque no lo es.

¿Qué significa para ti ser hija de inmigrantes?

Para mí es un inconveniente y una ventaja a la vez.  Ser hija de inmigrantes, es tener que hacer el doble de esfuerzo que una persona autóctona.

Aunque tenga la misma preparación, aunque hable mejor el catalán, español que el amazig y el árabe, mi nombre puede ser una etiqueta en más de una ocasión, sobre todo en el ámbito laboral.

También es una ventaja, ya que he ganado dos idiomas y una gran cultura, y esa mezcla ha forjado mi propia cultura, que no es ni amazig, ni catalana, es mi propia cultura, dónde me siento bien conmigo misma, una ciudadana del mundo.

¿Te sientes integrada, en què sentido?

Me siento totalmente integrada, está es mi casa, y mi país. No me siento extranjera, ni mucho menos. He vivido aquí desde niña, hablo perfectamente los idiomas, participo en sus celebraciones, en su política, la mayoría de mis amigos /as son de aquí.

¿Cuáles son las dificultades que has encontrado?

Dificultades, la verdad ninguna, el hecho de venir desde pequeña, el idioma no ha sido un problema, el entorno dónde he crecido, siempre ha sido un entorno solidario que nunca me han hecho sentir de manera diferente, siempre me han respetado y aceptado. La gran dificultad ha sido por mi padre, ya que, según él, yo por ser niña no debía estudiar, sino aprender a limpiar y cocinar.

He iniciado mi lucha contra el machismo desde los 12 años, al final pude estudiar y llegar a la universidad tal cómo quería.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Recibir las ultimas noticias


Email address
Seguro y libre de spam...