Primer día de la jornada de Darna «Dona i Família. El paper de les famílies en la prevenció de radicalització de joves»

El evento ha contado en su primera jornada con la intervención de tres mujeres especializadas en la prevención del extremismo violento y el trato del mismo en el ámbito familiar

L’associació Darna ha inaugurado las jornadas del 6 y 7 de marzo «Dona i Família. El paper de les famílies en la prevenció de radicalització dels joves» con las ponencias de Aicha Bacha, de la Université Libre de Bruxelles-CECID, Arbia Jebali, presidenta de Free Sight Association (Túnez), y de Sahila Ben Ali, fundadora de S. A. V. E Belguim (Society Against Violent Extremism).

Francisco Martín, moderador, ha inaugurado la sesión ponderando el rol de las mujeres ante el fenómeno de la radicalización: «El papel de las mujeres y la familia en la prevención del extremismo violento es fundamental». También ha comentado que «parte del dinero que se dedica a la seguridad, se debería destinar a la sociedad». Esto es, la prevención desde el ámbito social.

Aicha Bacha (Université Libre de Bruxelles-CECID)

«La familia ha jugado, desde siempre, un rol importante. Es la misma, quien trasmite al niño los mensajes y los códigos básicos. Valores y normas que le ayudarán en el desarrollo de las relaciones sociales»

La investigadora ha mencionado la teoría de las etapas del desarrollo psicosocial de Erik Erikson. Tras mencionar las primeras fases, Bacha ha incidido más sobre la adolescencia: «El/La adolescente se pregunta ¿Por qué soy moren@ y no blanc@? ¿Por qué me llamo Mohammed y no Eric? Este período es el inicio del establecimiento de una identidad».

En la edad adulta (pasada la treintena) ocurren los pasos definitivos: «Si quiero compartir mi vida con alguien o vivir sol@. Esta etapa tiene relación con la anterior. Si el período de la adolescencia tuvo un buen camino, el siguiente tendrá un resultado parecido».

En todas las etapas (desde los primeros años de vida hasta la edad adulta) hay un elemento común: la identidad (la construcción de ¿Quién soy?): «Enseñarles los códigos, los deberes y los derechos, sin olvidar los orígenes. Debemos preguntarnos como padres: ¿Cómo transmitimos las historias a nuestros hijos? ¿Qué cosas nos impiden hacerlo?»

A continuación, ha presentado ejemplos de jóvenes radicalizados: «No representan todos los casos. No son casos únicos. Estudiamos el papel de la familia en la radicalización, pero, sin culpar a los padres. Le puede ocurrir a todo el mundo. Es solo un objetivo para evitar que se produzca otra vez».

Bacha ha relatado las historias de Amina (belga y siria); de Fatima (de madre belga y católica, y padre de Oriente Medio), o de Mohammed, ciudadano belga, para contextualizar la cuestión de la identidad.

Sobre los posibles elementos diferenciadores: «No hay una receta mágica para la prevención de la radicalización. No hay causas, ni efectos, ni consecuencias (semejantes en su totalidad) . Cada persona puede sufrir este proceso». (…) «Para nosotras, hay muchas razones como punto de partida: motivos psicológicos; problemas económicos; personas que han sufrido la discriminación; problemas de identidad; un pasado familiar turbulento y violento. No hay un patrón único».

Arbia Jebali (Free Sight Association)

Intervención de Arbia Jebali, de Free Sight Association (Túnez)

Jebali ha centrado su intervención en el papel de la mujer a nivel de la cultura, la religión y la sociedad. «Nuestra organización se ha fundado en Túnez después de la Revolución y el cambio de las leyes. Antes no podíamos hacerlo».

La Presidenta de la entidad tunecina ha definido el extremismo como un tema que ha causado grandes debates y tema recurrente en grandes medios de comunicación. La ausencia de una definición unificada de extremismo es un problema grave. Es el resultado de un sentimiento», ha comentado la ponente.

Free Sight Association trabaja “Trabajo de familias y menores. Ese es el trabajo de terreno que hacen. Trabajamos en dos niveles: el de la gente -terreno- y el institucional -falta mucha legislación-. Trasladamos las preocupaciones locales a los organismos. Dos actividades y líneas de acción diferentes pero complementarias. Todos los proyectos lo llevan a cabo mujeres y es una asociación 100% de mujeres”.

Saliha Ben Ali (S. A. V. E Belgium)

La fundadora de S. A. V. E Belgium – Society, Against Violent Extremism) ha dividido su comparecencia en dos partes -mezcladas entre sí-: una historia emocional y la experiencia como fundadora de Save Belgium. Un caso – su relato- abandonado por el Gobierno belga. Ella recupera su propio testimonio para compartirla en la ponencia:

Saliha Ben Ali

 “Soy una madre que vive en Bélgica. Tengo cuatro hijos y soy abuela.  Asistente de formación. Mi hijo Sabri, tenía 19 años. Se fue a Siria en 2013 y murió en el mismo año. Vivió allí tres meses. Mi hijo ha sido escolarizado. No tenía ninguna ruptura social. Tenía un proyecto de porvenir. Además, era miembro del equipo de baloncesto nacional de Bélgica y se ha radicalizado en dos meses. Ha muerto tres después. El fenómeno (conclusión) es que he perdido a mi hijo en 5-6 meses. Cuando hablamos de los jóvenes que van a Siria no debemos meter todos los casos en la misma clasificación. No hay un perfil único, sino varios. Quiero que paremos de hablar de las crisis de identidad y del fracaso de la integración. ¿Cuál es la integración? Voy a hacer un esfuerzo para integrarme, pero la sociedad no me deja. El problema en Bélgica es que la sociedad no acepta. Estamos en la cuarta generación y los jóvenes no están en ningún punto del ámbito social. La cuestión nacional y el origen de los jóvenes son materias complejas en el país belga”.

Ben Ali ha mencionado su trabajo de animación con los jóvenes y ha contado que ninguna se siente belga pero aparece esa nacionalidad en todas los carnés de identidad: “¿Por qué debemos (obligar a) los jóvenes a elegir una única identidad? Los jóvenes que van a Marruecos son extranjeros. Los jóvenes que están en Bélgica de origen marroquí son extranjeros. El Gobierno no considera a nuestros hijos como sus ciudadanos. Los pone a parte. Nunca habrá una integración posible. La única posibilidad de nuestros jóvenes migrantes es la religión. La nacionalidad no existe. La visión se vuelve religión. Estamos en el mismo esquema que el nazismo, porque soy yo quien rechaza. Soy yo quien me rechazo a mi mismo. Los jóvenes que han decidido seguir a grupos radicales han visto que (ellos) no existen. Han encontrado un significado a su vida. Esa etiqueta ya no va con la democracia”.

El proceso de fundación de S. A. V. E Belgium

El trabajo de S. A. V. E Belguim es una tarea que el Estado no hace (no quiere). Son ellas, como las primeras familias que han padecido el hecho (primera generación de madres que se han enfrentado a la cuestión) y, también, las que instalan las primeras vías de solución. Bélgica está atrasada tres años con respecto a nuestro trabajo. “Los objetivos son la lucha contra el retirado de la identidad; la sensibilización, y la prevención”.

La entidad belga ha colaborado con asociaciones e instituciones porque «no podemos hacer todo solas» . Hay muchas asociaciones que ya trabajan bien en este campo. Las familias que están tocadas por la radicalización no quieren ir a una institución oficial, tienen miedo de ser estigmatizados (se añade el factor de la seguridad policial). Actuamos como una puerta, y la abrimos a la gente. Hacemos acompañamiento colectivo e individual. Depende de la demanda de las familias”.

La función de Saliha y su equipo permite a las madres saber la evolución de sus propios hijos. “Las madres deben tener esa comunicación con sus hijos, pasar los tabús, y poner al padre en la dinámica familiar. ¿Cuál es el papel del padre en las familias que no son patriarcales? Es complicado porque ahora la mujer asume un doble papel: el de la seguridad emocional y la seguridad económica”. La primera generación (en Bélgica) tuvo un papel distinto. “Ahora la mujer trabaja y lleva dinero a casa y (proporciona) la seguridad. La madre es el pilar de la unidad familiar”.


Sobre los adolescentes ha comentado que “los jóvenes piden mucho este tipo de intervenciones (las de asociaciones como S. A. V. E Belguim) porque ya pueden hablar libremente, y hay alguien que les está escuchando. La transmisión de la herencia y el saber de dónde venimos es muy importante. Si no tenemos raíces no podemos avanzar ni crecer»


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Recibir las ultimas noticias


Email address
Seguro y libre de spam...