El líder marroquí de Al-Qaeda Ali Maychou , abatido en Mali

El marroquí Abu Abderrahman al-Maghrebi, líder de un grupo afiliado a Al Qaeda, fue asesinado por las fuerzas francesas a principios de octubre en Malí.

Mientras que ISIS se atribuyó la responsabilidad del ataque del sábado contra un soldado francés en Malí, el ejército anuncia la muerte de un líder yihadista. El marroquí Abu Abderrahman al-Maghrebi, alias Ali Maychou, considerado el número dos y líder religioso del Grupo de Apoyo al Islam y a los Musulmán (GSIM), una organización yihadista vinculada a Al Qaeda, fue asesinado por las fuerzas francesas. A principios de octubre, la agencia France-Presse anunció las declaraciones de la ministra francesa de las Fuerzas Armadas, Florence Parly.

El yihadista fue asesinada «la noche del 8 al 9 de octubre» en suelo maliense en coordinación con las fuerzas malienses y el apoyo estadounidense, dijo en el avión que la trajo de vuelta de una gira en varios paíse, de la región del Sahel, donde se despliegan unos 4.500 soldados franceses como parte de la operación antijihadista Barkhane. Este marroquí fue «el segundo terrorista más buscado en el Sahel, incluso por los estadounidenses», dijo el ministro en el avión que la llevó de Gao, Malí, a Francia. Se unió a Al-Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI) en 2012. Se convirtió en el líder espiritual antes de participar en la fundación del Grupo de Apoyo al Islam y los Musulmanes (GSIM) en 2017 con Iyad ag Ghali.

GSIM se atribuyó la responsabilidad de los recientes ataques a finales de septiembre y principios de octubre contra las fuerzas malienses en Boulkessy y Mondoro con 40 soldados muertos. El grupo también reclamó el ataque de Uagadugú de marzo de 2018 (8 muertos). Los ataques de Uagadugú de 2016 (30 muertos) y 2017 (19 muertos) también son obra de Al Qaeda. El cerebro de la expansión de Al-Qaeda en el Sahel, el arquitecto de la unidad de Katibas del Sur dentro de GSIM, Ali Maychou es la segunda figura importante de GSIM asesinada este año después de la muerte de Djamel argelino Okacha, alias Yahya Abu el-Hamame, en febrero.

«Esta es la neutralización de una persona muy influyente», dijo a la agente France-Presse Florence Parly, el día después de su visita a Burkina Faso, donde se reunió con las fuerzas especiales francesas. «Es muy importante desorganizar estos movimientos en profundidad», dijo la ministra, «pero eso no significa que estos movimientos se autodestruyan en paralelo». «Debemos continuar este trabajo de lucha contra el terrorismo, pero este es solo un elemento» de la tarea que se debe hacer para asegurar los países del Sahel, dijo, y mencionó la importancia de acompañar a las fuerzas armadas, para ganar autonomía. «La verdadera victoria será la de los ejércitos sahelianos», sbraya la ministra.

A pesar de la presencia de las fuerzas francesas, africanas y de la ONU, el deterioro de la situación de seguridad y los reveses refuerzan las dudas sobre la capacidad del ejército de Malí para hacer frente a los actos yihadistas y otras violencias de las que este vasto país ha sido víctima desde 2012 y que han provocado miles de muertes, civiles y combatientes. En términos más generales, todos los ejércitos nacionales de los países del Sahel, entre los más pobres del mundo, parecen incapaces de detener la progresión de los ataques. Francia espera que otros países europeos contribuyan a la lucha armada contra los yihadistas enviando fuerzas especiales a Malí en 2020.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Recibir las ultimas noticias


Email address
Seguro y libre de spam...