El impacto de los atentados de Barcelona sobre los Musulmanes en España y Catalunya

Trás la tragédia de Barcelona se vivieron momentos de máxima tensión entre los civiles. Cuando algo tan impactante sucede se tiende a buscar un culpable, alguien a quien señalar. En este caso un grupo fascista convocó una concentración islamófoba apenas 24 horas después del atentado en el lugar donde todo sucedió, pero la ciudadanía salió al encuentro arrinconando a la veintena de ultraderechistas que asistieron, que gritaban consignas xenófobas. Grupos antifascistas y organizaciones civiles se concentraron 15 minutos antes para aplacar la manifestación, que tras algún encontronazo, acabó con dos ultraderechistas heridos leves. Al grito de “Fuera fascistas de nuestros barrios” el grupo fue escoltado por la policía antes de disolverse. Algunos de los contraatacantes aseguraron que “después de unos hechos tan tristes no se puede dejar que, encima, se extiendan los discursos xenófobos que aprovechan el sufrimiento de las personas. Barcelona es una ciudad diversa y multicultural”. También es importante destacar otra muestra de desprecio con la que la ciudad condal se despertó el pasado viernes; unas enormes pintadas amenazantes en la mezquita de Montblanc donde textualmente ponía «Vais a morir putos moros».

Atendiendo a estos acontecimientos los musulmanes españoles, catalanes y de origen de fuera, han querido tomar medidas y difundir en Barcelona y al mundo entero su repulsa hacia los ataques terroristas recordando que estos actos criminales no tienen nada que ver con el Islam. Varias asociaciones, la mayoría musulmanas, de la capital catalana organizaron un encuentro multitudinario durante la tarde del lunes 21 de agosto en Plaça Catalunya. Los objetivos del encuentro fueron dos: la condena y rechazo a los ataques terroristas y hacer un llamamiento al hecho de frenar estos actos islamófobos. Dicho acto se valoró positivamente, a pesar de que bastantes colectivos de marroquíes y paquistaníes criticaron duro «el intento de la Fundación Ibn Bttuta y su presidente socialista Mohamed Chaib de manipular el evento por interés partidista y personal».  Mohamed Chaib que fue recibido por el President de la Generalitat, Carles Puigdemont, como representante de la comunidad marroquí, ha sido objeto de críticas por parte del presidente de UCIDCAT, «por falta de transparencia» en declaraciones a este medio y a la Radio árabe Aswat, que transmite desde Barcelona .

Imad Lakzain, presidente de la fundación Darna, una de las muchas instituciones organizadoras, aseguró ante el micrófono de InfoTalQual que “afortunadamente convivimos con dos culturas diferentes, conocemos tanto las ventajas como las desventajas de cada una de ellas. Podemos transmitir un mensaje de paz conjunto y también debemos sacar a los nuestros de las influencias de esta ideología estúpida y radical enseñada lejos de nuestro territorio”. Lakzain también pidió apoyo institucional: “la Generalitat y el Ayuntamiento tienen que poner su granito de arena para no sufrir tanto como lo estamos haciendo estos días”. Otra persona que organizó el evento explicó que “gran parte de la población musulmana opta por mirar los problemas desde dentro y remediarlos juntos”.

Multitud de comunidades musulmanas de España también se han pronunciado contra el atentado de Barcelona. A estas muestras de apoyo se le suma el papel de Twitter, que fue una de las plataformas que más apoyo dio a los musulmanes. El “hashtag” #YoTeAcompaño se convirtió en “Trending Topic” en toda España el día después. Una etiqueta que también fue usada en 2015 tras los ataques en la sala Bataclan de París.

Por otra parte son muchas las quejas de inmigrantes que denuncian el auge de insultos e intimidaciones islamófobas. Pero para entender la inocencia de la inmensa mayoría de musulmanes hay que repasar cual es el panorama musulmán actual en Catalunya; el salafismo, que es una corriente que defiende una interpretación radical del Islam, pidiendo hasta la instauración de un orden islámico universal y el regreso a las formas de vida de la época de Mahoma, se ha incrementado en el territorio paulatinamente. Actualmente Catalunya tiene 79 oratorios salafistas, según los datos que manejan los Mossos de Esquadra, de los 256 que hay. Su naturaleza es diversa, y no todo el mundo que asiste a un oratorio regido por una junta salafista tiene porqué seguir el movimiento. Teniendo eso en cuenta, se calcula que un 5% de la comunidad musulmana (un total de 490.000 personas) en Cataluña sigue el movimiento salafista. De entre estos practicantes del salafismo son poquísimos los que optan por radicalizarlo hasta el punto de creer en la yihad, pero la línea que separa el salafismo del Yihadismo es invisible.

En la investigación de los ataques del 17-A se ha concluído que el Imán de Ripoll está detrás de toda la trama. Tal y como informa el periódico ABC el 60% de los individuos que se radicalizaron en España lo hicieron bajo una influencia de este tipo. Algunas de estas influencias están encabezadas por líderes religiosos reconocidos en el seno de una comunidad islámica, educadores, amigos, familiares y compañeros de trabajo. El 55,2% de los yihadistas «españoles» mantenían algún tipo de relación previa basada en vínculos de parentesco, amistad o vecindad con algún individuo vinculado con actividades terroristas.

Así pues, los musulmanes en España y Catalunya quieren dejar constancia de su repulsa hacia la tragédia de hace 10 días y quieren convencer que no se les puede culpar por algo que no han hecho. Pero mucho trabajo interior tienen que hacer.

La manifestación multitudinaria del pasado lunes sirvió para mostrar la posibilidad de unión de los musulmanes catalanes, la necesidad de un islam europeo que se adapte a la realidad cultural de la sociedad y para hacer público que ellos son víctimas también.

Ahora tendremos que ver cómo se mueven las piezas del gobierno para remediar la problemática. ¿Seguirá considerando las asociaciones religiosas islámicas, en su gran mayoría marroquíes y que viven al margen de la sociedad, como representantes de la comunidad musulmana?, o tocará abrir la puerta a los musulmanes de la sociedad civil y sentarse y luchar juntos para que no se repita una desgracia semejante.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Recibir las ultimas noticias


Email address
Seguro y libre de spam...