El deterioro de los sistemas sanitarios puede provocar la muerte de 6.000 niños al día UNICEF acaba de alertar sobre la necesidad de tomar medidas para paliar la devastación de los sistemas sanitarios por la pandemia del Covid-19. Si no se hace, denuncia la agencia de Naciones Unidas, “un mínimo de 6.000 niños menores de cinco años podrían morir, diariamente, de enfermedades previsibles debido a que la devastación de los sistemas sanitarios ha interrumpido los servicios de salud de rutina”.

Según el organismo internacional, estos 6.000 niños se añadirían a los casi 14.000, también menores de cinco años, que ya mueren a diario en los países de renta media y baja.

En los países con sistemas sanitarios frágiles, la pandemia de Covid-19 interrumpe las cadenas de suministros médicos y consume gran cantidad de los recursos financieros y humanos disponibles. UNICEF denuncia que “los cierres de ciudades, así como los toques de queda y la interrupción del transporte, impiden las visitas a los centros de salud para cuidados de rutina, lo que contribuirá a un aumento de la mortalidad materna e infantil”.

El análisis del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia, publicado en The Lancet, estima que entre los países que tendrían el mayor número de muertes adicionales de niños, en el peor escenario, estarían Bangladesh, Brasil, la República Democrática del Congo, Etiopía, India, Indonesia, Nigeria, Pakistán, Uganda y Tanzania.

Para impulsar a la acción, el Fondo lanzará en los próximos días la campaña mundial #Reimagine, que apela a evitar que la pandemia se convierta en una crisis de larga duración para la infancia.

En la campaña #Reimagine, UNICEF demanda  a los gobiernos, a los donantes, al sector privado y al público en general, a sumarse a los esfuerzos del Fondo para responder, recuperar y volver a imaginar el mundo. Para ello, propone tres vías: responder, recuperar y reimaginar.

Según la Agencia, para responder, “debemos actuar ahora para detener la propagación de la enfermedad, ayudar a los enfermos y proteger a los trabajadores de primera línea que arriesgan sus vidas para salvar la de otros” Para recuperar, “cuando la pandemia disminuya, cada país debe seguir trabajando para mitigar sus efectos en los niños y reparar el daño sufrido. Las comunidades tienen que trabajar unidas y cooperar fuera de sus fronteras para reconstruir y evitar el regreso de la enfermedad”. Y para reimaginar: “el Covid-19 nos ha enseñado que nuestros sistemas y políticas sanitarias deben proteger a la gente todo el tiempo, no sólo en casos de crisis. A medida que el mundo se recupere de la pandemia, se deberán sentar las bases para construir de nuevo juntos”.

Para UNICEF, “la crisis del COVID-19 es una crisis en los derechos de los niños. Necesitamos una respuesta inmediata, pero también a medio y largo plazo, que aborde los desafíos surgidos de la pandemia y su impacto en los niños. Cuando finalmente la superemos, la crisis nos dará una oportunidad de reconstruir unidos un mundo mejor. Y para eso precisamos de las ideas, recursos, creatividad y buena fe de todos. Es una responsabilidad de todos reimaginar cómo será el mundo de mañana”.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Recibir las ultimas noticias


Email address
Seguro y libre de spam...