El ataque racista a un centro de menores extranjeros en Castelldefels deja tres heridos

Una veintena de encapuchados causaron destrozos el sábado por la noche en la masia Cal Ganxo y dejaron a tres heridos, dos educadores con contusiones y un menor que tuvo que ser hospitalizado.

Momentos antes de los hechos, un grupo de jóvenes del centro y otro de la ciudad tuvieron una discusión que acabó con el lanzanmiento de piedras, informan fuentes del departamento de Trabajo y Asuntos Sociales. El ataque, en el que participaron unos 25 encapuchados, se saldó con dos educadores heridos cuando intentaban proteger a los menores. Uno de ellos, no obstante, sufrió heridas de mayor consideración y tuvo que ser hospitalizado.

La tensión no se acabó aquí, puesto que ayer domingo por la tarde unas 60 personas se presentaron de nuevo en Cal Ganxo para lanzar piedras contra el centro de acogida. La intervención de los Mossos impidió males mayores y evitó más heridos, aunque no hubo detenciones.

Desde el departamento de Trabajo y Asuntos Sociales de la Generalitat expresan su “rechazo frontal” y condena “más enérgica” al ataque. El conseller del ramo, Chakir el Homrani, lamentó los hechos y aseguró que este tipo de actos violentos “no tiene cabida en nuestra sociedad y son detestables por violentos, intolerables por injustos y del todo contrario al sentir mayoritario de la sociedad catalana”.

Por este motivo, el Homrani explicó que la Generalitat se presentará como acusación particular contra los agresores y que pondrá una denuncia en la Fiscalía de delitos de odio. “Este país está formado por gente de todas partes que ha venido en la última década o en generaciones anteriores. Gente que vino para trabajar y encontrar un futuro mejor para sus familias”, expresó el conseller, que destaca que la sociedad catalana ha decidido ser “cívica y democrática, pacífica y acogerdora”.

El ataque en Castelldefels es el segundo que se produce en pocos días a centros de menores extranjeros, puesto que el martes pasado un hombre entró armado con un cuchillo a una casa de colonias de Canet de Mar, en el Maresme, donde viven unos cincuenta menores inmigrantes no acompañados. Finalmente no se tuvo que lamentar ningún herido y los Mossos pudieron detener al individuo por amenazas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Recibir las ultimas noticias


Email address
Seguro y libre de spam...