El activista Abdel-Fattah responsabiliza a Argelia por la tensa situación en los campos de Tinduf. Y advierte de las repercusiones de las violaciones de derechos humanos.

  • El activista de derechos humanos el especialista en el tema del Sahara y el presidente del Observatorio Saharaui de comunicación  y Derechos Humanos en El-Aaiún, Mohamed Salem Abdel-Fattah, destacó que “Argelia tiene la responsabilidad de proteger a los civiles saharauis en los campamentos de Tindouf”, y vinculó “la responsabilidad del Estado argelino de atacar a los civiles saharauis por parte de su ejército y las violaciones perpetradas por el Polisario contra los residentes de los campamentos”.

En una entrevista con el periódico en línea Banasa, también destacó las repercusiones del incidente del asesinato de civiles saharauis a manos del ejército argelino cerca de los campos de refugiados,  las manifestaciones más importantes de estas violaciones de derechos humanos, y su impacto en el ámbito  sociales y económico en los campamentos y en el expediente de conflicto del Sáhara en general

En una entrevista de prensa realizada por el periodista Noureddine Lachhab con el defensor de derechos humanos saharaui Mohamed Salem Abdel Fattah, y publicada el martes 23 de noviembre, el presidente del Observatorio Saharaui de comunicación  y Derechos Humanos negó “la emisión de cualquier declaración oficial o aclaración de cualquier Partido argelino o incluso del Polisario”. Explicó que “lo que se informa son noticias que circulan ampliamente a través de plataformas y aplicaciones de redes sociales, ya que algunas fuentes hablan de civiles que viven en los campamentos de Tinduf, que estaban en proceso de transportar cantidades de combustible fuera de los campamentos, cuando una patrulla del ejército argelino los allanó y arrojó sobre el coche que los transportaba. «Una lluvia de balas, antes de que uno de ellos muriera en el acto, mientras las fuentes diferían sobre la suerte de la otra víctima, entre informes que indicaban que un herido había sido trasladado al hospital de Tinduf y otro que afirmaba que también había sido asesinado.

El activista de derechos humanos Mohamed Salem también aclaró que las dos víctimas del reciente incidente, Kabir Ould Mohamed El Markhi y Mohamed Fadel Ould Lamam Chagaibin, pertenecían a lo que describió como un componente social «marcado por la minoría en Tinduf», y señaló que el Polisario Previamente había apuntado a este componente “a través de esquemas de seguridad racistas y extirpadores en las décadas de 1970 y 1980” del siglo pasado, al acusar a muchos de los que pertenecen a este componente  junto con miembros de otros componentes sociales de espionaje , y otros cargos prefabricados , y luego arrojarlos a las terribles cárceles secretas del Polisario, para confirmar que el Polisario “todavía rechaza cualquier forma para abordar aquellas violaciones que caen dentro del ámbito de los crímenes de lesa humanidad”.

En respuesta a una pregunta sobre la relación del incidente de los civiles saharauis por parte del ejército argelino con la situación de los derechos humanos en los campamentos, el responsable del Observatorio Saharaui de Derechos Humanos destacó que «estos abusos no pueden aislarse de su contexto legal y de derechos humanos «. Explicó que “el estado de Argelia es responsable de cualquier violación de los derechos de los residentes de los campamentos de Tinduf”, ya que los campos “se encuentran dentro del territorio argelino”, y agregó que “la única autoridad reconocida internacionalmente es el estado argelino y no cualquier otra autoridad delegada, y por lo tanto la jurisdicción de las autoridades argelinas incluye los Campos, por supuesto. En el mismo contexto Salem añadió que  “el Polisario como entidad política no puede elevarse al nivel de Estado, y la comunidad internacional no lo trata sobre esta base. Todas las organizaciones internacionales de derechos humanos señalan directamente a Argelia con el dedo acusador de las violaciones que afectan a los residentes de los campamentos, y solo preguntan a Argelia”.

Respecto a las manifestaciones más importantes de violaciones de derechos humanos registradas en los campamentos de Tindouf, el activista de derechos Mohamed Salem explicó que «incluyen todos los aspectos de la vida», y destacó que «muchas organizaciones internacionales de derechos humanos plantean en sus informes anuales una gran restricción a la libertad de movimiento de los residentes del campo, ya que las autoridades argelinas están trabajando para imponer un régimen de movimiento especializado para ellos, que son licencias otorgadas por el ejército argelino exclusivamente a través del Polisario ”, agregando que los mismos informes también confirman“ la negación de los derechos de los refugiados reconocidos internacionalmente , a pesar de la firma de muchos tratados internacionales por parte de Argelia que enmarcan los derechos de los refugiados, pero elude sus responsabilidades hacia los residentes de los campamentos de Tinduf ”.

El presidente  del Observatorio Saharaui de Derechos Humanos también indicó en la misma entrevista que “organismos internacionales que trabajan en el campo de los derechos humanos, como Human Rights Watch, Amnistía Internacional, Front Line y otros, hablan del fenómeno de la impunidad de las graves violaciones a los derechos humanos cometidas por el Polisario, para las cuales ya se ha comprobado la participación del Polisario, “ el Estado argelino altera los procedimientos judiciales relacionados con el tratamiento de estos crímenes, y brinda protección a los torturadores involucrados en ellos, brindándoles protección e inmunidad otorgándoles a algunos de ellos pasaportes diplomáticos, o incluso ofreciendo  a algunos de ellos identidades falsas ”. Cita el caso reciente del líder del Polisario Brahim Ghali «cuando fue recibido  en España para tratamiento médico, a pesar de haber sido perseguido con muchos casos y con graves cargos por parte del poder judicial español, que incluyen tortura, violación y ejecución extrajudicial».

En su discurso, el activista Mohamed Salem destacó que “los abusos que más afectan a los habitantes de los campamentos de Tinduf son los relacionados con los derechos civiles y políticos”, explicando que “la imposición de un sistema de partido único a los representados por el Polisario” y “ interrumpir su participación en cualquier forma del proceso político «. Se refirió a» la constitución del Polisario que prohíbe el establecimiento de partidos políticos y todas las agrupaciones políticas «y a» prohibir también el establecimiento de asociaciones o cualquier forma de estructura civil”.

Sobre el impacto de esta situación de derechos humanos en los residentes del campo, el director del Observatorio Saharaui de Comunicación y Derechos Humanos cree que “las condiciones económicas y sociales críticas empujan a los jóvenes a participar en actividades ilegales y de contrabando, como la extracción de minerales sin licencia”, explica el activist. Agregando que «esto los expone al hostigamiento del ejército argelino, que ha liquidado a algunos de ellos en numerosos asesinatos». Señala que estas condiciones “profundizan el estado de descontento y resentimiento por el que viven grandes grupos de jóvenes en los campamentos, empujando a algunos de ellos al laberinto del crimen organizado y sumándose a grupos terroristas en los países vecinos, que recientemente fue levantado por la Periódico British Telegraph a través de un reportaje sobre la situación en Tinduf ”.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *