Marruecos, detenidos 9 activistas en Tetuán, 4 menores y un blogero El gobierno marroquí ha detenido a 9 personas, entre ellos 4 menores, tras la concentración espontánea de miles de marroquís como protesta por el “asesinato” de la joven Belkacem Hayat a finales de septiembre. 

La concentración de jóvenes en Tetuán se produjo tras la negativa gubernamental a los permisos para manifestarse en recuerdo de la joven Hayat. Para evitar la prohibición los jóvenes utilizaron la celebración de un partido de fútbol del Atlético de Tetuán para realizar una convocatoria a través de las redes sociales que  fue replicada luego desde todos los barrios de la ciudad.

“Tetuán estaba tomada por la policía”, son las palabras de un activista poco después de las detenciones de las 9 personas. Las consecuencias del asesinato de la joven estudiante marroquí por la Marina Real  empiezan a recordar los movimientos de protesta en la región del Rif tras la muerte de Mohssen Fikri, el pescador de Alhucemas.  Los mayores de edad, según fuentes gubernamentales, serán ingresados en la prisión de Tetuán a la espera de juicio y serán acusados de provocar el desorden social y organizar una manifestación sin permiso. Los menores han sido trasladados a la prisión de la ciudad de Temara,  a unos  280 Km de Tetuán. Fuentes cercanas apuntan que el juicio podría celebrase mañana mismo.

La persecución e intimidación contra jóvenes activistas pro derechos sociales y humanos  es continua  en la ciudad norteña de Tetuán. El “asesinato” de Belkacem Hayat ha sido la última gota que hace rebosar el vaso. En palabras de Oussama  H., activista cercano a los detenidos, “Hyat es una víctima de la política opresiva adoptada por el Makhzen  contra su pueblo, contra nosotros”. «El papel de Marruecos de gendarme ha alcanzado niveles insoportables: matar a jóvenes que quieren abandonar la pobreza», denuncia la Asociación de Derechos humanos de Nador.

La muerte de Hayat, y las protestas posteriores, se produce en un nuevo escenario en el que las autoridades marroquís juegan un nuevo y duro papel: el de policía malo. Tras ese cambio de actitud, relacionada directamente con el envío de más fondos por parte de la Unión Europea, el gobierno de Marruecos ha endurecido e intensificado las redadas contra los migrantes asentados en el norte del país.

La casa de HAYAT, 

Paradójicamente, Hayat significa «vida» en árabe. La joven residía en Tetuán y estudiaba en Martil, en la facultad de Derecho de la Universidad de Abdelmalek Essaadi. Era una chica alegre y juvenil. Tenía 22 años y la mirada puesta en Europa, como muchos jóvenes marroquíes que buscan un futuro fuera del país.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Recibir las ultimas noticias


Email address
Seguro y libre de spam...