Cuando Marruecos dejó de ser un país de tránsito para los migrantes de África Occidental En 2013, Marruecos se declaró oficialmente país de migración. Siete años después, las personas que llegan deben luchar contra las desigualdades, los estigmas y los tipos de trabajo con los que la mayoría de migrantes marroquíes se enfrentan en Europa. Pese a ello, la política migratoria marroquí no se ciñe al cierre de fronteras y aventaja a  la de otros estados de la región como Argelia o Libia

Durante mucho tiempo, los migrantes de África Occidental han considerado Marruecos como un país de tránsito hacia Europa. Desde algunos años, lo ha dejado de ser. El endurecimiento de las fronteras europeas ha llevado al planteamiento de finalizar el proceso migratorio en tierras marroquíes.

Algunas personas llegan al continente europeo, pero, muchos otras, se quedan en Marruecos donde los migrados sufren los prejuicios del lugar al que llegan y trabajan en la construcción y el campo. Las buenas intenciones se contradicen con las dificultades para acceder al permiso de trabajo y el rechazo de parte de la sociedad marroquí a los recién llegados.

La elección de de los migrantes procedentes de África subsahariana no es casualidad porque Marruecos se declaró oficialmente país de migración en 2013 y es el único del Magreb con una ley de extranjería. Estos beneficios contrastan con el cierre de fronteras de Argelia y la trata de personas en Libia.

Desde hace siete años, el gobierno marroquí ha concedido el permiso de residencia a miles de personas en situación irregular. No hay certeza de la cifra exacta de migrantes que viven en Marruecos. Algunas estimaciones la sitúan en unas 70.000 personas y destacan sietes países: Camerún, Costa de Marfil, Guinea, Nigeria, Senegal, Sudán del Sur y Togo. A diferencia de los refugiados sirios y yemeníes, los ciudadanos procedentes de África Occidental no recibieron la aprobación de la solicitud como refugiados por parte del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR).

Los migrantes de África Occidental llegan un país en el que muchas personas, especialmente los jóvenes, se plantean un cambio de residencia. En las últimas décadas, más de cinco millones de marroquíes han migrado hacia el continente europeo. Los adolescentes marroquíes tienen en la cabeza Europa y comparten con los migrantes el desempleo, la pobreza y la incertidumbre en sus ciudades y pueblos.

Una política migratoria única en la región

Marruecos es el único país de África del Norte con una política migratoria que va más allá del cierre de fronteras mediante su “Estrategia Nacional de Inmigración y Asilo”. Desde la oficialización como país de migración en 2013, unos 20.000 migrantes han llegado cada año.

La medida ofrece la posibilidad de educación pública (siempre y cuando el migrante hable árabe) y sanidad pública. Para el cumplimiento de estos y otros derechos, distintas organizaciones del tejido civil marroquí se han movilizado durante estos años para asegurar el acceso a la educación, al mercado de trabajo y al sistema sanitario de los migrantes procedentes de África Occidental. Estas entidades ayudan a los recién llegados en el aprendizaje de la lengua árabe, trámites burocráticos, formación profesional, embarazos, acompañamiento psicológico, y actúan como puente para promover la interculturalidad.

La dificultad para acceder a los permisos de trabajo y la persecución de las autoridades y la policía

Pese a que miles de personas consiguen el permiso de residencia y reciben educación y sanidad pública, el permiso de trabajo necesario para afrontar otros pasos administrativos permanece a una gran lejanía. Los migrantes pueden tener una ocupación, pero, muchas veces, se trabaja sin la validación de pasaportes por culpa de las autoridades del país de origen. Si el estado en cuestión no expide la documentación, la persona trabajará de forma ilegal. Las actividades económicas donde mayoritariamente trabajan los migrantes procedentes de África Occidental son la construcción, la agricultura y el transporte (paradójicamente, empleos que realizan los migrantes marroquíes en el Estado español).

Los primeros trabajos estables, la formación de una familia y, especialmente, el cierre de las fronteras europeas conlleva a que miles de personas decidan quedarse en Marruecos de forma permanente. La toma de decisión va acompañada de la arbitrariedad de las autoridades y la persecución policial. El laberinto burocrático dificulta la formalización de la documentación y ello imposibilidad la obtención de mejores trabajos ni de mejores condiciones de vida.

Un proceso demográfico reciente

La parada, cada vez más definitiva, de los migrantes procedentes de África Occidental en Marruecos tiene una tendencia relativamente moderna. En este caso, el ciudadano marroquí no actúa como ciudadano que ha migrado sino como individuo que forma parte de la sociedad que acoge. El miedo surge con el diferente y esa sensación irreal que construye el prejuicio la tiene un carácter universal.

En primera instancia, las tensiones entre árabes y cristianos se producen y la violencia policial y de las mafias de personas siempre están presentes. El rechazo puede existir por ambas partes, pero la sociedad del Magreb explota los tópicos y mirado con superioridad a los africanos occidentales.

Los avances de Marruecos en materia migratoria son recientes. En la nueva constitución aprobada en 2011, por primera vez se optó por la multiculturalidad. De alguna forma, otras lenguas y culturas recibían reconocimiento oficial. Dos años después, se declaró país de migración. Además, tiene una ley de Extranjería, a diferencia de otros estados como Argelia o Libia.

Con el paso de los años, la tolerancia va en aumento y el país marroquí ha evolucionado en la aceptación de las personas que han migrado hasta el territorio norteafricano. Sin embargo, todavía queda un largo camino para que los migrantes de África Occidental reciban la aceptación de la mayoría de la sociedad marroquí.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Recibir las ultimas noticias


Email address
Seguro y libre de spam...