Cronología de los tres ataques en dos centros de menores no acompañados en la última semana y media

Días clave de las agresiones y el acoso de algunos vecinos de Canet de Mar y Castelldefels a los jóvenes MENA (Menores Extranjeros No Acompañados) residentes en Cal Ganxo -de la localidad del Maresme- y Can Xatrac -del municipio del Baix Llobregat-

10 días pasaron entre el primer ataque contra menores migrantes (Can Xatrac) y las otras dos tentativas de agresión (Cal Ganxo). Entre medio, el acoso y los prejuicios han sido protagonistas en ambos núcleos de población.

Can Xatrac es una casa de colonias, propiedad de la alcaldesa de Canet de Mar, Blanca Arbell (ERC).  Arbell ha defendido que pese a la existencia de hurtos y robos en la localidad (han disminuido), los responsables son “mafias de fuera” (exculpando a los jóvenes). En cualquier caso, las distintas opiniones conviven en el pueblo y polarizan a la población de Canet. Unos inculpan a los MENA; otros, defienden la inocencia de los jóvenes en los robos y la inseguridad en el municipio.  

 28 de febrero (Can Xatrac, Canet de Mar). 40 vecinos protestaron frente al Ayuntamiento del municipio del Maresme. Alegaron inseguridad y la relacionaron con la presencia de los jóvenes migrantes.

SOS Racismo y la Generalitat de Catalunya denunciaron el caso. Desde el Govern, tildaron el hecho de acto “racista, xenófobo e intolerable”.

5 de marzo (Can Xatrac, Canet de Mar, Barcelona). Un individuo (con un machete) entró en el centro de menores no acompañados (viven alrededor de 50 jóvenes desde octubre). La policía detuvo al hombre (no hirió a nadie) y el juez le dejó en libertad sin cargos.

9 de marzo (Cal Ganxo, Castelldefels). Un grupo (de entre 17 y 24 años) estaba en la calle haciendo un botellón. Otro de jóvenes migrantes no acompañados, caminaba hacia el albergue (su residencia desde diciembre). Ambos conjuntos se cruzaron, discutieron y comenzaron los lanzamientos de piedras.

Lo contado anteriormente era a las 18h. A las 21:30h, los primeros (mencionados) quisieron vengarse de los segundos. 25 encapuchados entraban (de manera violenta) en Cal Ganxo y pretendían agredir a los internos. Los incursores lanzaron a un “mena” de un muro y le apedrearon. El joven fue trasladado al hospital con un ataque de ansiedad. Además, dos educadores acabaron con contusiones.  

10 de marzo (Cal Ganxo, Castelldefels). El grupo del sábado reunía a más de 60 personas. El objetivo era una nueva incursión en la casa de los “menas”. Esta vez, se encontrarían con la oposición de los Mossos d’Esquadra.  

La Generalitat ha condenado la totalidad de los ataques. Según el Govern,
los sucesos de Cal Ganxo han supuesto los incidentes más graves producidos nunca en un centro de menores. Hechos no tratados del mismo modo por el Ayuntamiento de Castelldefels no ha hecho lo mismo. La alcaldesa, María Miranda (PSC), optó por la distensión y evitó culpar a sus propios vecinos. Miranda definió lo ocurrido como peleas entre jóvenes del municipio y menores migrantes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Recibir las ultimas noticias


Email address
Seguro y libre de spam...