Catalunya, crónica de una sentencia anunciada II, las marchas confluyeron en Barcelona Las reivindicaciones pacíficas no centraron los titulares por los disturbios y la actuación policial

 

Más de 500.000 personas se manifestaron en Barcelona para reclamar la libertad de los presos. Las 5 Marxes per la Llibertat confluyeron en su tercer día de andadura con una entrada en la Ciudad Condal en la que fueron recibidos por cientos de personas en un ambiente reivindicativo y festivo. Fue un día histórico, la enésima movilización multitudinaria y pacífica del soberanismo catalán. La manifestación terminó alrededor de las 18’30.

A partir de ese momento, la atención se desplazó hacia Via Laietana, dónde la Policia española ya llevaba un rato enfrentándose a los manifestantes en las inmediaciones de la Jefatura Superior de Policía. A las 10 de la noche, ya había, oficialmente, más de 40 heridos y 4 detenidos. Esa misma noche, ardieron más de 40 contenedores, 50 periodistas golpeados, incluso, algunos detenidos. Se convirtió en la noche más convulsa de todas y la más violenta hasta el momento.

Las redes se inundaron de imágenes de excesos policiales, como casi siempre. Las fuerzas de seguridad, tanto Polícia como Mossos, respondieron con contundencia y de manera desproporcionada. Amnistía Internacional ha pedido públicamente a las autoridades que “desencallen la tensión y garanticen el derecho de reunión pacífica, ante la naturaleza eminentemente no violenta de las manifestaciones producidas en Catalunya”.

 

En un comunicado emitido el viernes, la organización internacional explicó que un equipo ha monitorizado sobre el terreno las protestas y ha observado casos de “un uso inadecuado e injustificado de palos y equipos de defensa contra personas que no suponían ningún riesgo, incluyendo periodistas y personas que ya habían sido movilizadas por los agentes de seguridad, y que, a pesar de esto, seguían siendo golpeados en la cabeza y parte superiores del cuerpo”.

 

Para Iridia, Asociación proderechos humanos, las imágenes demuestran que “algunas actuaciones policiales son desproporcionadas y atentan contra la integridad moral de las personas”.

Barcelona, Catalunya, no se lo merecen.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Recibir las ultimas noticias


Email address
Seguro y libre de spam...