Casi 800 mujeres y niños afiliados de ISIS escapan del campo sirio de Ain Issa después de un bombardeo turco Las familias de los combatientes yihadistas han salido del campo, situado en el noreste de Siria, tras la ayuda de fuerzas de Erdogan

La Administración Autónoma del Norte y Este de Siria ha anunciado el domingo que 785 mujeres y niños han escapado del campo de Ain Issa, situado en el noreste de Siria a unas 50km de Raqqa. En su mayoría, las huidas son familiares de combatientes extranjeras de ISIS y se han marchado tras un bombardeo de la invasión turca y sus aliados rebeldes del Ejército Libre Sirio.

Según la agencia de noticias ANHA (Hawar news Agency), las 785 personas huyeron por la ayuda de un grupo de mercenarios turcos, que ha apoyado el ataque aéreo de las tropas del mismo país.

En un primer momento, había dudas sobre el escape de las 950 mujeres y niños extranjeros (incluidos los huérfanos) recluidos en la sección “segura” de Ain Issa. Sin embargo, las Fuerzas Democráticas Sirias (SDF) han confirmado la fuga de cientos de personas después del lanzamiento de una bomba cerca de la posición de las familias. “Casi todos los presuntos militantes de ISIS huyeron del campo”, reconoció el portavoz jefe de las SDF, Mustafa Bali.

El monitor del Observatorio Sirio de Derechos Humanos con sede en el Reino Unido calculó el número de fugitivos en 100, publicando fotos de hombres, mujeres con niqabs negros y niños pequeños corriendo por el monte. No estaba claro si las fotos mostraban personas asociadas con el grupo o residentes civiles del campo. «Varios miembros de las familias de ISIS pudieron abandonar el campamento a la sombra del estado de confusión presenciado en el área, y también las fuerzas de seguridad internas de los Kurdos se retiraron del campamento a medida que se acercaban los enfrentamientos». Para el director del Observatorio Sitio de Derechos Humanos, Rami Addulrahman hay un estado de “anarquía” dentro del campo.

El Centro de Información de Rojava afirmó que primero escaparon sirios desplazados por la guerra y después familias de los combatientes de Estado Islámico.

El copresidente de la administración de Ain Issa, Jelal Ayaf dijo que hasta 850 personas escaparon, pero que algunos se recapturaron rápidamente en la ciudad de Suluk, en la gobernación de Raqqa. El propio Ayaf también comentó que células durmientes (“sleeper cells”) de ISIS irrumpieron y atacaron la sección “abierta”, en la que se encontraban los desplazados internos.

Las Fuerzas Democráticas Sirias no tenían suficiente vigilancia para evitar la fuga. El oficial de la alianza kurda, Marvan Qamishlo, explicó a Reuters que, en el momento del bombardeo turco, solo había entre 60 y 70 guardias, en comparación con los 700 que normalmente afianzaban el campamento. “La vigilancia es muy débil ahora”, exponía Qamishlo.

En Ain Issa guarecen 13.000 personas, en su mayoría desplazados internos, según la Administración Autónoma del Norte y el Este de Siria. En el anexo seguro vivían 249 mujeres y 700 niños vinculados a ISIS conforme a los datos de Save the Children en Siria.

Los informes de los trabajadores humanitarios han advertido que el campo se encuentra vacío de mujeres extranjeras y con hombres rodeando Ain Issa en motocicletas. Save the Children ha mostrado la preocupación por el peligro de los hijos de ciudadanos extranjeros. “Una vez más, hacemos un llamado urgente a los gobiernos extranjeros para que repatrien a sus nacionales mientras puedan. La oportunidad se está escapando rápidamente”, relataba la directora de respuesta de la ONG en Siria, Sonia Khush. “Escuchamos informes en los que las autoridades en el terreno llevaron a algunas de las mujeres extranjeras a otro lugar (Suluk, gobernación de Raqqa), pero muchas han huido y otras no se encuentran”, añadía Khush.

Con el daño causado por las ofensivas turcas, el suministro de agua se interrumpió, dejando a 400,000 personas sin acceso al agua. Los equipos de la ONU aún no han podido ingresar a se sede en el Hasaka.

El secretario de Defensa de Estados Unidos, Mark Esper, dijo que el presidente Donald Trump ordenó a todas las tropas estadounidenses en el norte de Siria que se muden al sur pero no abandonen el país. Hope agregó que la invasión turca de Siria «parece ser» un crimen de guerra y también dijo que las autoridades kurdas están negociando con los gobiernos sirio y ruso para formar una alianza contra los turcos.

El campo de Ain Issa no es el primero imposible de defender para las Fuerzas Democráticas Sirias. El jueves, las SDF declaraban que no garantizarían la seguridad del campo de al-Hol. Tampoco de cárceles del norte sirio donde se encuentran detenidos miles de combatientes de ISIS. Según The Independent, el viernes otros cinco miembros de Daesh se escaparon de una cárcel situada en el noreste sirio.

En un discurso del 16 de septiembre, Abu Bakr al-Baghdadi, líder de ISIS, declaró que la liberación de prisioneros del grupo era una prioridad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Recibir las ultimas noticias


Email address
Seguro y libre de spam...