Brasil: un vídeo juego te convierte en Bolsonaro Las autoridades brasileñas investigan el vídeo juego “Bolsomito 2K18”, en el que un personaje inspirado en el candidato ultraderechista Jair Bolsonaro tiene que derrotar “los males del comunismo” y a “los enemigos que pretenden instalar una dictadura ideológica criminal”.

El objetivo del juego, que cuesta casi 2’5 dólares,  es matar militantes del Partido de los Trabajadores (PT), homosexuales, activistas de derechos humanos, feministas y progresistas.

El Tribunal Superior Electoral (TSE), órgano responsable de los comicios en Brasil, envió a la Fiscalía un recurso presentado por la candidatura del PT, que encabeza el progresista Fernando Haddad, denunciando el contenido de «Bolsomito 2K18».

El juego no tiene desperdicio, el avatar de Bolsonaro va superando etapas tras golpear a los integrantes de la comunidad LGBT, a los del  movimiento feminista y a los militantes de izquierda. Mientras pasa niveles, hace afirmaciones del estilo: «estos vagabundos están tomando las cuentas del país, tenemos que limpiar la política».

No hay que olvidar que Bolsonaro, al que sus seguidores le apodan «el mito», es un firme defensor de la dictadura militar (1964-1985), apoya liberar la venta de armas para toda la población civil y en su historial tiene un larga lista de declaraciones de tinte machista, homófobo, racista y xenófobo.

Bolsonaro, en el juego, se enfrenta a la diputada  del  PT María do Rosario Nunes a la que llama “María de los Presidiarios”. La parlamentaria fue acusada, en la vida real, de vagabunda por el propio Bolsonaro . El candidato ultra llegó a afirmar que la diputada “no merecía ni ser violada”.

Y no es el único enfrentamiento contra personajes reales. Bolsonaro lucha también contra Fernando Haddad, llamado en el juego como “Retarddad”, su contrincante real en los comicios del próximo 28 de octubre. Y, tras vencerle, el avatar de Bolsonaro se enfrente al duelo final frente a Lula da Silva, denominado aquí  como “Lulandro” o “Lula malandro”

Para los expertos, las consecuencias no serán positivas. Marcos César Álvarez, sociólogo de la División de Estudios de Violencia de la Universidad de São Paulo, afirma que “la retórica agresiva por parte de políticos como Bolsonaro puede acabar legitimando los actos violentos de personas que ya están predispuestas a actuar así”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Recibir las ultimas noticias


Email address
Seguro y libre de spam...