Bousouf, elecciones en Francia: El laicismo en Francia debe convertirse en el marco de referencia de nuestras prácticas religiosas. 

  • Francia está a pocos días de las elecciones presidenciales, que tendrán lugar el domingo 24 de abril, durante las cuales se enfrentarán el presidente Emmanuel Macron y la candidata de ultraderecha Marine Le Pen. 

Escrito Dr. Abdell ah Boussouf -Secretario General-
Consejo de la Comunidad Marroquí en el Extranjero

La cuestión de la inmigración y el islam tuvo una fuerte presencia en la campaña electoral, hasta que antecedió temas como el empleo, energía y salud en la era del Covid y llegó a su clímax con el candidato Eric Zemmour.

Eric Zemmour y Jean-Luc Mélenchon, salieron de las primarias y el candidato de extrema derecha Marie Lo Pen paso a la segunda vuelta.  Todos los sondeos de opinión dan a Emmanuel Macron como ganador de esta elección, sobre todo tras el gran encontronazo de anoche durante el tradicional debate televisado entre ambos candidatos.

Además, se han alzado las voces de varias personalidades políticas, culturales y religiosas para cerrarle el paso a la extrema derecha. Esta es la tercera vez que la extrema derecha llega a la segunda vuelta electoral, lo que demuestra que las ideas de este movimiento han calado claramente en la sociedad.

Si los llamados a bloquear el camino a la extrema derecha cada vez que llega a la segunda vuelta, hasta hoy, dan un resultado a favor de Francia, no creo que sirva la próxima vez mientras ‘no estemos tratando de vaciar las fuentes de la extrema derecha y arrancarla de raíz.

Los musulmanes que han sido la leña de la campaña electoral deben votar masivamente contra la extrema derecha y contribuir a bloquearlos y jugar sin titubeos el papel de ciudadanos, para que los principios de la república (igualdad, justicia y fraternidad) prevalezcan y continúen para enmarcar la sociedad francesa.

Pero para los musulmanes, la participación masiva en las elecciones ya no es suficiente para derrotar a los extremistas. Es necesario trabajar para desactivar el conflicto entre el Islam y la sociedad y lograr la eventual normalización de las relaciones entre los musulmanes y la sociedad, mediante la creación de un discurso religioso capaz de comprometerse positivamente con los demás en la construcción de una sociedad en la que el amor, la seguridad y la convivencia prevalecer.

Es responsabilidad de los musulmanes hacer que el Islam sea apreciado y respetado, protegerlo de los cambios políticos y no utilizarlo como material para campañas electorales. Debemos responder con claridad a las preguntas que plantea la sociedad y que constituyen su obsesión, para acabar con los sepultureros y mercaderes del odio. El laicismo en Francia debe convertirse en el marco de referencia de nuestras prácticas religiosas. También debemos buscar apoyar las fuerzas vivas de la sociedad que abrazan la diversidad, el pluralismo y el respeto por los demás, y son elementos de estabilidad y prosperidad para la sociedad en su conjunto.

Este artículo está limitado a los usuarios con el nivel de suscripción gratuita y suscripción anual.
Regístrate y accede a todo nuestro contenido