Bahi Al-Arabi Ennass, ex-alto oficial  del Polisario:  la posición de Madrid sobre la cuestión del Sáhara es tan importante como la posición estadounidense

  • En el marco de analizar los acontecimientos en el Sahara , InfoTalQual ha Traducido ,con permiso de Africa Press, la entrevista realizada al  analista Aaiunense Bahi Larbi Ennass, ex-alto oficial del ejército del Polisario, donde ocupó varios cargos militares, entre ellos el de comandante de la Escuela de Oficiales Militares y el de comandante de la base «Mártir Hadad». Graduado de la Escuela Superior Militar de Trípoli, Libia en la época de Mouamar El Gadafi.

Entrevistado por el periodista Mustapha Waarab y publicada por África Press en Árabe

Traducción : Fatima Makhaukh para InfoTalQual

Los acontecimientos se están acelerando a un ritmo sin precedentes durante casi dos años en el tema del conflicto del Sáhara marroquí que ha durado 46 años. Así, después de que Marruecos ha logrado asegurar el cruce estratégico de Guerguerat en noviembre de 2020, y el anuncio del Frente Polisario de “volver a la lucha armada”; La situación política y diplomática a su vez fue testigo de un gran desarrollo. En diciembre de 2020, Washington reconoció la soberanía marroquí sobre el Sáhara, seguida de la apertura de consulados para países africanos, árabes y otros en El Aaiún y Dajla (las ciudades más grandes del Sahara). Alemania por su parte reconoció en diciembre de 2021 que el plan de autonomía constituye una “importante contribución” de Marruecos para la resolución del contencioso del Sahara. Luego, recientemente (el 18 del mes pasado), España abandona su postura de neutralidad en el conflicto del Sahara a la que se había adherido durante décadas, reconociendo el plan marroquí.

En la siguiente entrevista, el sitio web “África Press” intenta indagar qué sucede dentro de la dinámica de este largo y complejo conflicto con el militar y analista geoestratégico marroquí Bahi Al-Arabi Al-Nass, quien tiene un amplio conocimiento del tema en virtud de ser Ex  de los principales líderes militares en el ejército del Frente Polisario:

Desde el reconocimiento estadounidense de la soberanía de Marruecos sobre el Sáhara, la cuestión ha experimentado importantes desarrollos que indican que Marruecos resolverá pronto este conflicto a su favor ¿Cuál es su interpretación de lo que está sucediendo?

En efecto, el reconocimiento de los Estados Unidos de América, dado su peso como “punto de inflexión” del conflicto, era un claro indicio de que la resolución del conflicto sería inevitablemente respetuosa con las exigencias marroquíes, que siempre han puesto una línea roja frente a cualquier concepción de una solución o un plan de mediación, que pone en duda la soberanía marroquí sobre el territorio del Sahara.

Sin embargo, el verdadero cambio comenzó mucho antes. Tras el fracaso del primer plan “James Baker”, que se centraba en organizar un referéndum de autodeterminación, la Secretaría de Estado de EE. UU. desarrolló un plan alternativo denominado Plan 2. Este último introdujo una fase de transición en la que se administraría la región en el marco de un gobierno de autonomía, que inicialmente se limitaba a cinco años, luego se eliminó el párrafo determinación del tiempo al empezar el nuevo milenio.

Desde entonces en particular, el giro de las potencias regionales internacionales ha comenzado a reflejarse paulatinamente en el tono de las resoluciones del Consejo de Seguridad. El referéndum ya no es una condición, y se han involucrado términos como solución política y compromiso, alcanzando su punto máximo en 2007 cuando el plan marroquí descrito como “creíble”.

El reconocimiento estadounidense fue un punto de inflexión, dada la importancia fundamental de este país en el sistema internacional actual. Resultó en la proclamación de esta posición en una forma oficial que alienta a muchos países, vacilantes y cómodos con las posiciones grises, a seguir el mismo enfoque. Por tanto, los consulados que se inauguraron en las provincias del Sur del país, y los cambios que se produjeron en los cargos de algunas potencias europeas, son consecuencia directa del giro estadounidense con la nueva postura anunciada por el expresidente Donald Trump.

Se observa que el Frente Polisario ha perdido la iniciativa desde la intervención de la seguridad marroquí en Guerguerat, donde Argelia lideró claramente el enfrentamiento con Marruecos. ¿Qué indica esto?

De hecho, el frente empezó a perder la iniciativa hace tres décadas, aunque el pico de esta curva se materializó en el proceso de aseguramiento del paso fronterizo [Guerguerat]. Ha comenzado a perder la iniciativa debido a varios factores complejos y entrelazados, entre los que menciono su completa dependencia de un único aliado desde su ruptura con el coronel Gaddafi en 1984. Y el único aliado siempre te explota por sus objetivos hasta que olvidas tus objetivos. Luego vinieron los hechos simultáneos de 1988 en los campos de Tinduf y en Argelia, ahogando al único aliado [Argelia] en catacumbas sangrientas, y rompiendo el vínculo entre la organización del Frente Polisario y su base popular. En la medida en que se ha convertido en una organización ruinosa, la primera prioridad de sus líderes es mantenerse en el poder a toda costa y satisfacer al aliado argelino para ese propósito. Y todo lo que sucedió después de eso hasta el día de hoy son los resultados inevitables de ese giro. La pereza y el nihilismo prevalecieron en los campamentos, y lo que realmente me asombra es el largo período de muerte de esta organización [es decir, el Polisario], que durante décadas ha sobrevivido con logros pasados y discursos deteriorados.

¿No ve que el dominio de Argelia sobre la decisión saharaui debilita mucho la posición del Polisario, tanto interna como externamente?

Lo que sucedió en Guerguerat el 13 de noviembre de 2020 fue un punto de inflexión a nivel estratégico y a nivel del conflicto entre el Reino y Argelia, más que una simple confrontación localizada, como muchas operaciones militares que tienen lugar constantemente. Esto explica la reacción de Argelia y el paso que ha dado. Argelia vio en el restablecimiento del contacto de Marruecos con la Unión africana, al asegurar el paso de Guerguerat, el mayor desafío posible a su plan para mantenerlo aislado. Al vecino no le importaba mucho solucionar el problema del Sahara, ni permitir que el frente avanzara en la consecución de sus objetivos. Esto es evidente en el limitado apoyo militar que se le brinda.

Argelia se mostró muy cómoda con la situación anterior, porque su principal objetivo es combatir a Marruecos, aislarlo de su entorno africano. Pero parece que despertaron con el susto del 13 de noviembre de 2020, cuando Marruecos pudo asegurar el cruce de Guergarat y la bendición de la mayoría de las potencias internacionales para un paso que estaba justificado, ese paso lo cambió todo y puso muy nerviosa a Argelia.

En cuanto al cambio de postura de Madrid sobre el tema del Sáhara, ¿qué aportará esta nueva postura a los logros de Marruecos?

La posición de Madrid sobre la cuestión del Sáhara es tan importante como la posición estadounidense, dado su papel histórico como antigua potencia colonial en este conflicto. De estrechos vínculos con la población de todo su espectro, y de protagonismo en la región en general e incluso en Sudamérica, la Unión Europea y los pasillos de las Naciones Unidas. Tampoco hay que olvidar que la mayor parte del apoyo material y moral que recibe el Frente proviene de partidos y organizaciones españoles. Por tanto, la importancia de España en el conflicto del Sáhara es sin duda grande y muy grande.

La posición marroquí sobre el conflicto encontró en España la segunda “pala”, después de que obtuviera la primera de la administración americana. Creo que está en una posición de fuerza que nadie hubiera esperado hace unos años, y también creo que la época de la cosecha y la generosidad ha llegado desde una posición de fuerza, porque estas heridas acumuladas nos exigen tacto y previsión de doblarlos de la mejor manera, para no caer en los errores del vencedor, que son comunes.

En el contexto de la reciente visita del presidente del Gobierno español, ¿por qué se acordó demarcar la frontera marítima sur (atlántica) con Marruecos, excluyendo las aguas del norte (mediterráneo)?

No les ocultaré que no encontré una explicación para los desarrollos que tuvieron lugar en el archivo Sahara, durante los últimos años. Después de pasar décadas en el sueño ocupando los niveles más bajos de prioridad al mundo, pronto vimos que la histeria internacional lo puso en primer plano. Vimos a China abriendo repentinamente una oficina comercial en Dajla, luego a países como los Emiratos, Jordania y otros compitiendo para abrir consulados, luego a Estados Unidos dando un paso gigante más allá, y las potencias europeas pasando de la pendencia de Marruecos a su cortejo en un periodo corto…etc. No encontré qué podría atribuirse a todos estos movimientos, excepto el descubrimiento que sucedió poco antes de que, en las profundidades del océano, una cadena de montañas en la profundidad frente a las costas de la ciudad de Dajla, que contiene una enorme reserva de raros minerales que se encuentran allí en cantidades que multiplican su stock descubierto en la superficie de la tierra cientos de veces.

España intentó inicialmente aprovechar la situación anómala del diferendo por la adversidad, para ampliar sus aguas territoriales para garantizar la soberanía sobre las potenciaciones, a lo que Marruecos respondió con una breve circunstancia, con un paso similar adoptado por la Cámara de Representantes [delimitando sus fronteras marítimas].. Imagino que el principal motivo que movió a todos es la codicia por este tesoro que hace salivar al mundo entero.

Cuando el presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, visitó Rabat el pasado jueves y se reunió con el monarca marroquí, tuve una pregunta para la que no encontré una respuesta convincente hasta que miré el comunicado conjunto que se publicó después de la reunión. La pregunta aquí es: ¿Cuál es el precio para que España cambie su repentino giro en el tema del Sáhara? ¿Es posible que Marruecos le dé garantías, relacionadas con la no apertura del expediente de Ceuta, Melilla e islas en un futuro próximo?

Imagino que encontré lo que necesitaba en el sexto párrafo del comunicado, donde se enfatizaba que “las dos partes acuerdan proceder a la demarcación de las fronteras marítimas atlánticas entre ellas”. De lo cual puede entenderse que los dos reinos llegaron a una fórmula para la división de los minerales, o para la explotación conjunta de los mismos. Y ese sería un precio atractivo y explicaría esta luna de miel entre los dos reinos.

En su opinión, ¿cuál será la situación de Ceuta, Melilla y las islas marroquíes ocupadas por España, ¿tras el reciente acuerdo entre Rabat y Madrid?

Imagino que el “statu quo” – en Ceuta y Melilla vivirá en la estabilidad, y la voz reclamada se reducirá mucho, como solía pasar, cada vez que la relación entre Marruecos y su vecino del norte pasa por una luna de miel. Esto sucedió después de 1975 y volverá a suceder. El archivo se congelará por un tiempo, su longitud o brevedad depende del proceso de otros archivos y el flujo de comprensión entre las dos partes.

Este artículo está limitado a los usuarios con el nivel de suscripción gratuita y suscripción anual.
Regístrate y accede a todo nuestro contenido