• Quince soldados murieron el domingo en un ataque del grupo Estado Islámico contra un autobús del ejército en el centro de Siria, informaron medios locales, mientras los medios estatales informaban de un «ataque terrorista».
  • A pesar de la caída del «califato» en 2019, el grupo continúa lanzando ataques mortales desde escondites en el desierto sirio, que se extiende desde las afueras de la capital Damasco hasta la frontera iraquí.
  • Las células del Estado Islámico «atacaron un autobús militar» en el desierto de Palmira, «matando a 15 soldados e hiriendo a otros 18», dijo el Observatorio Sirio de Derechos Humanos con sede en Gran Bretaña.

Este artículo está limitado a los usuarios con el nivel de suscripción gratuita y suscripción anual.
Regístrate y accede a todo nuestro contenido