Asociación marroquí denuncia a España por discriminación racial La Asociación de Amigos del Pueblo Marroquí, ITRAN, ha presentado ante la Fiscalía General del Estado (FGE) una denuncia contra España por "discriminación racial".

La Asociación  acusa al Estado español por su política de repatriación ya que no facilita el retorno a los casi nueve mil españoles de origen marroquí ni a los marroquíes residentes en España.

Mohamed Alami, presidente de la Asociación, afirma que lleva semanas reclamando, sin éxito, que el ministerio de Asuntos Exteriores permita el retorno de varios miles de marroquís, con residencia española o con doble nacionalidad, que quedaron atrapados. Denuncia que «sólo repatrian a los españoles de pura sangre»  desde que se decretó el cierre de fronteras el pasado 13 de marzo.

En la denuncia se explica que la Asociación ha recibido miles de quejas de ciudadanos que han solicitado, en reiteradas ocasiones, que se les permitiera reunirse con sus familias y volver a sus hogares. La respuesta de los consulados españoles en Marruecos  ha sido siempre la misma, “sólo podían apuntar para la lista de vuelos a los españoles de puro origen”.

El Ministerio de Asuntos Exteriores español se lava las manos y responsabiliza a las autoridades marroquís de no permitir la salida del país a sus nacionales ni, tampoco, ya que no reconocen la doble nacionalidad, la de los nacionalizados españoles.

Pero las cosas han cambiado y, desde hace unas semanas, el país magrebí sí permite a las personas con doble nacionalidad abandonar Marruecos para retornar a su lugar de residencia habitual. La única condición es que el gobierno que organice el retorno presente un listado de personas a las que reclama como residentes, requisito que están cumpliendo «todos los países de la Unión Europea y del mundo», matiza Alami.

En ese sentido, Francia ya ha fletado 158 aviones, el Reino Unido 55 y Estados unidos 13.  España logró que se abrieran, inicialmente,  las fronteras terrestres de Ceuta y Melilla durante unas horas, para que más de 9.500 españoles la pudiesen cruzar. Pero desde entonces tan sólo ha organizado dos vuelos. Uno, en abril con 189 personas y dónde no se permitió al acceso a marroquís, y otro, en mayo, de 180 plazas y al que pudieron acceder tan sólo unos 50 marroquís por motivos de salud.

Para Mohamed Alami, la solución no es tan  complicada, «estamos a sólo 14 kilómetros. Es inconcebible que España no organice tres o cuatro barcos como están haciendo Francia o Italia y permita a las personas atrapadas realizar el trayecto Tánger-Algeciras”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Recibir las ultimas noticias


Email address
Seguro y libre de spam...