ACOSO SEXUAL EN EGIPTO: ¿ qué soluciones a nivel del transporte público? Según un estudio realizado por ONU Mujeres en abril de 2013, el 99% de las mujeres egipcias han sufrido algún tipo de acoso sexual, especialmente en el transporte público, que se presenta como el segundo lugar donde las mujeres son más sujetos de este tipo de agresión.

Traducción: Zohra Maaras

El acoso sexual es una serie de actos hostiles con connotaciones sexuales, cuya repetición e intensidad debilitan psicológicamente a la víctima. El acoso sexual puede tomar la forma de agresión verbal o comportamiento humillante como silbidos, una mano en las partes privadas o contacto visual forzado… Los comentarios crudos o comentarios que se refieren a gestos obscenos son también muy frecuentes. Si no está regulado, estos abusos a veces pueden resultar en violación.

ONU Mujeres considera que «la violencia contra las mujeres es una forma de discriminación que tiene un fuerte impacto en disfrutar de sus derechos y libertades fundamentales, que dependen de la igualdad con los hombres. Y define la agresión contra las mujeres como violencia directamente dirigida contra las mujeres por su condición física. Y que someten a estas diferentes formas de agresión porque son mujeres , lo que afecta tanto su vida pública como privada».

El 62% de los egipcios admite haber acosado sexualmente a una mujer.

La vida diaria en las calles de Egipto
La vida diaria en las calles de Egipto

En 2016, de 1010 mujeres entrevistadas en Egipto, el 83% de los ciudadanos egipcios y el 98% de las mujeres de otra nacionalidad que viven en Egipto dijeron haber sufrido algún tipo de acoso sexual en un espacio público. Sin embargo, solo el 2% y el 8% de ellos, respectivamente, parecen haber informado del accidente. Esta tasa extremadamente baja es similar en el resto del mundo y es el resultado de un círculo vicioso. La impunidad que reina sobre el acoso diario significa que tiende a convertirse en un lugar común, y los riesgos a largo plazo se fortalecen ya que es aceptado por la sociedad. Un estudio realizado en 2008 por el Centro Egipcio por los Derechos de la Mujer descubrió que el 62% de los hombres egipcios admitieron haber cometido un comportamiento de acoso sexual hacia una mujer algún día.

Las leyes de ayer,  parecen hoy inadecuadas para detener este fenómeno, y han ayudado a difundir la idea de que el acoso sexual no es un delito real.

Desarrollado en 2010, HarassMap es una iniciativa que tiene como objetivo confrontar la sociedad egipcia con una realidad: las mujeres no se sienten seguras en Egipto. Para construir un amplio consenso social contra el acoso sexual, varios voluntarios trabajaron con las autoridades locales y varios ciudadanos para llevar a cabo campañas de sensibilización y construir este mapa interactivo. De manera informativa pero sobre todo educativa, la iniciativa HarassMap busca llegar directamente a los acosadores movilizando a todos los ciudadanos en su contra. Se han difundido numerosos testimonios, así como consejos y lemas para alentar a los usuarios del transporte público a unirse contra los acosadores si son testigos de un accidente, ya que ahora podrán identificar esto como un acto inaceptable. La iniciativa también busca extenderse a tiendas, escuelas, grandes empresas y universidades para difundir y reforzar la política de » cero-tolerancia » contra el acoso sexual.

Las mujeres, víctimas de acoso sexual, tienden a autocensurar sus movimientos:

"No me acoses la calle es mía como es tuya"
«No me acoses la calle es mía como es tuya»

Las necesidades de movilidad de una mujer generalmente no son las mismas que las de un hombre. Las mujeres en particular tienden a viajar distancias más cortas, más cerca de sus hogares, lo que a menudo resulta en no más viajes diarios. Las razones de sus viajes también son más diversas. Finalmente, el acceso al automóvil privado sigue siendo limitado para las mujeres egipcias.

Es probable que se censuren en ciertos viajes para evitar cualquier forma de acoso en el transporte público, las mujeres tienen menos oportunidades profesionales pero también menos comodidad ya que tienen un movimiento limitado y siempre deben estar en guardia. Sin embargo, es difícil poder interpretar estos sentimientos por figuras, porque dependen en gran medida de la percepción de cada uno y de su voluntad de expresarlo. Por lo tanto, no es fácil determinar qué estrategia de mejora sería la más relevante para desarrollar y operar.

En el código penal egipcio, el acoso sexual es un delito.

Según los artículos 306 (a) y 306 (b) de la Ley Núm. 58 del año 1937 del Código Penal egipcio, el acoso sexual es un delito. En 2014, el Decreto Presidencial Nº 50 modificó estos artículos al crear nuevas sanciones contra los acosadores y los autores de violencia sexual.

El artículo 306 (bis) (a) estipula que cualquier persona que actúe con gestos obscenos o conducta sexual inapropiada, incluso en nuevos medios de comunicación (internet), será castigada por hasta seis meses de cárcel y una multa de 3000 EGP.

El artículo 306 (bis) (b) estipula que si el hostigamiento se lleva a cabo con el objetivo de obtener favores sexuales de la víctima, el castigo podría ser de hasta un año de prisión firme y una multa de 20,000EGP. Además, cualquiera que traduzca sus intenciones en acción se enfrentará a una pena de prisión de 2 a 5 años y una multa de hasta 50,000 EGP.

Finalmente, el artículo 278 del Código Penal relativo a la «indecencia pública» se usa a menudo para casos de acoso sexual, así como los artículos 267 y 268. Este último se refiere a la «violación del principio de la decencia» o al honor en lugar de violencia física de naturaleza sexual como tal, y la sección 267 trata de la violación.

Denunciar el acoso sexual en el transporte

En 2010, Mohamed Diab dirigió la película «678» denunciando el acoso sexual en Egipto. La película, basada en historias reales, muestra la vida cotidiana de tres mujeres, de diferentes orígenes, víctimas de acoso sexual en las calles de El Cairo.

Las más ricas eventualmente dejarán a su esposo, quien se niega a apoyarla a pesar de que ella es víctima de acoso público y luego lanza una iniciativa nacional para arrojar luz sobre este fenómeno y alertar a la opinión pública. La más pobre de ellas, Fayza, también sufre acoso sexual en el autobús que la lleva al trabajo. Al ser parte de la clase social más desfavorecida, sin embargo, está obligado a tomar este autobús todos los días porque es el medio de transporte al menor costo. La violencia psicológica que tiene que soportar diariamente la empuja a evitar todos los ojos, incluso los de su esposo. Algunos hombres que la han visto comienzan a hacer gestos cada vez más obscenos hacia ella y a veces llegan a tocarla, lo que hace que Fayza guarde secretamente una aguja en su bolsillo para protegerse, que usa con cada asalto. En la película, la autoridad pública está representada por un oficial de policía que intenta ocultar la técnica de autodefensa de esta mujer cuando comprende lo inadecuada que es la ley contra los acosadores.

Transporte reservado para mujeres: ¿una solución?

La mirada  de una mujer en el transporte publico en Egipto,  explica  todo
La mirada de una mujer en el transporte publico en Egipto, explica todo

Ante el aumento de la violencia de género en el transporte público, las autoridades de transporte han desarrollado gradualmente servicios reservados para mujeres donde los clientes pueden viajar de manera segura sin arriesgarse a conocer hombres con comportamientos inapropiados. Una de las principales respuestas del gobierno en Cairo ha sido la creación de secciones dedicadas a mujeres y niños en las líneas de metro. Desde 2007, en todos los trenes en Cairo, los dos vagones intermedios (4to y 5to) de cada tren ahora están reservados para mujeres (el quinto es accesible para todos desde las 9 p.m.). Aunque siempre pueden optar por instalarse en otros autos de uso mixto, las mujeres parecen preferir usar estos autos dedicados a ellas para poder escapar de miradas indiscretas y comentarios desagradables.

En diciembre de 2015, después de numerosas quejas de mujeres contra el acoso sexual en el transporte público durante las horas pico, la ciudad de Damanhur, introdujo autobuses reservados para mujeres. Seis de los 66 autobuses del gobierno ahora están reservados para mujeres; cinco de ellos para todas las mujeres y un especialmente para mujeres con discapacidad. Las mujeres se quejaron de que no podían usar el transporte público, explicando que a menudo eran físicamente incapaces de llegar a las puertas del autobús debido a los hombres que pasaron junto a ellas. El gobernador de Damanhur, Mohamed Sultan, explicó que esta iniciativa tiene como objetivo evitar las diferentes formas de acoso sexual de las que son víctimas las mujeres y, a la vez, garantizarles un viaje seguro y cómodo.

Esta iniciativa aún no se ha desarrollado en Cairo, pero muchas compañías privadas de autobuses ya ofrecen asientos reservados para mujeres, especialmente en los distritos de Nuevo Cairo, Rehab y Madinaty.

Lanzado en 2015, Pink Taxi es un servicio de taxi conducido por mujeres para que las viajeras  puedan viajar de manera segura. Esto concierne la pasajera pero también la conductora. El servicio exclusivamente femenino trata de luchar contra el acoso sexual y la discriminación. Las conductoras de los 20 vehículos Pink Taxi solo realizan viajes con reserva previa y sus vehículos están equipados con un GPS, una cámara y un botón SOS que pueden detener el vehículo y alertar al asiento en caso de un emergencia. Sin embargo, el servicio no es asequible para la mayoría de las mujeres egipcias y el hecho de que los taxis rosados tengan un precio más alto que los taxis regulares lo convierte en un servicio elitista.

Las mujeres se sienten protegidas en el transporte reservado solo para ellas …

Las mujeres egipcias están constantemente preocupadas o conscientes de la posibilidad de ser acosadas sexualmente en público. Cuando el gobierno patriarcal egipcio impuso servicios exclusivamente femeninos para evitar el hacinamiento, solo respondió a la fuerte demanda de las mujeres por servicios que estaban reservados para ellas y que podían elegir usar libremente para sus necesito seguridad.

El transporte reservado para las mujeres puede ser una herramienta para garantizar su seguridad en los espacios públicos. Estos servicios crean un «espacio seguro», tanto física como emocionalmente. Como resultado, las mujeres se sienten apoyadas, desarrollan confianza, obtienen una mayor independencia y una mejor autoestima. Estos servicios brindan mejores resultados para las mujeres, lo que tiene incluso mayores repercusiones sociales y económicas. Es probable que los beneficios del transporte solo para mujeres sean significativos, por ejemplo, evitando el acoso y mejorando las oportunidades de empleo para las mujeres, como ocurre con iniciativas como “Pink Taxis”.

… ¿Pero esta solución no refuerza la segregación sexual?

La mayoría de los miembros de los movimientos feministas egipcios condenaron el transporte reservado para las mujeres, alegando que conducía a la segregación. Dalia Abd El-Hameed, directora del programa de Igualdad de Género de la Iniciativa Egipcia por los Derechos Personales, dijo que esta era una solución insatisfactoria. La responsable expresó así su desaprobación de la solución de segregación, ya que «las mujeres, una vez están fuera, siempre deben caminar en espacios públicos peligrosos y también en todas las líneas de medios de transporte». Por lo tanto, esta solución no responde adecuadamente al contexto cultural subyacente y al mantenimiento de un comportamiento inapropiado. Los acosadores causan daños importantes no solo a las pasajeras en el transporte público, sino a la viabilidad del transporte público en su conjunto.

El acoso sexual es un fenómeno global.

Múltiples países buscan incorporar la perspectiva de género en el sector del transporte público y han implementado varias medidas para mejorar la seguridad del sistema teniendo en cuenta las necesidades específicas de seguridad de las mujeres. Gran Bretaña y México se mencionan aquí como ejemplo.

En Gran Bretaña, los acosadores están sujetos a una Orden de Prevención de Daño Sexual (SHOPO) que el sujeto debe cumplir. La violación de un SHOPO se castiga con cinco años de prisión. Las condiciones impuestas por la policía de transporte británica incluyen en particular: «ya no tiene derecho a ingresar a una estación o tren en Inglaterra y “Pays de Galles” y «una prohibición de comunicarse con una persona femenina usando palabras o comportamientos de naturaleza sexual o usando palabras o comportamientos que puedan causar acoso o angustia.»

La Ciudad de México lanzó la iniciativa «Hazme el Paro» (una forma coloquial de decir «ayudar o dar la espalda») que involucra a organizaciones feministas locales e internacionales, especialistas en normas sociales y cambio de comportamiento, desarrolladores de aplicaciones y organizaciones de transporte urbano. «Hazme el Paro» incluye tres intervenciones principales: una campaña de marketing para crear un sentido de comunidad y afirmar una oposición fuerte y unida al acoso sexual contra las mujeres; una aplicación de teléfono para facilitar la alerta de un ataque ; y también una sensibilización comunitaria sobre formas no conflictivas para detener el acoso en el transporte público.

Las mujeres pueden ser transitorias tanto como planificadoras u operadoras de sistemas de transporte.

Concentrarse en el transporte reservado para las mujeres no permite enfrentar a los problemas reales en la planificación del transporte. Por lo tanto, los planificadores reconocen raramente las necesidades de viaje asociados con la atención domiciliaria y tareas, que es realizada principalmente por mujeres. La planificación del transporte, cuando no crea un ambiente seguro para viajar de noche, es un ejemplo de no tener en cuenta las características específicas de las mujeres en términos de movilidad. Este es el caso con una iluminación pública inadecuada, pasajes cerrados entre estaciones o falta de seguridad en las estaciones. Eric Britton, director general de EcoPlan International y editor fundador de World Streets, acusa la falta de representación femenina en el sector del transporte en general. De hecho, crear oportunidades de empleo a las mujeres en cargos oficiales – como conductoras de autobuses, conductoras de metro y controladoras de billetes-  normaliza la presencia de mujeres en los sistemas de tránsito, haciéndolas menos vulnerables. El transporte público tiene un papel crucial en el desarrollo de una sociedad sostenible y un clave y juega un papel primordial en la promoción de la igualdad de género.

 

Traducido por Zohra Maaras

Estudiante LaRSLAM en la Facultad de Lestras y Ciencias Humanas Ibn Zohr Agadir

https://www.codatu.org/publications/harcelement-sexuel-en-egypte-quelle-adaptation-au-niveau-des-transports-publics/?fbclid=IwAR2TVbHWtzW2vOnMMtnEhZOr-Yi4aV8n_vBmD07rA0UKZ1uaR8J1qmBRsfM

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Recibir las ultimas noticias


Email address
Seguro y libre de spam...