Marruecos: la oposición describe el abandono de más de mil mujeres y niños en Siria e Irak como «una vergüenza en la frente del gobierno».

Barcelona :  Nabila El Bergui 

Más de 1.000 marroquíes, entre ellos mujeres y niños, viven en condiciones deplorables tanto en Siria como en Irak, lo que les llevó a apelar al rey Mohammed VI, a través de una coordinadora que lleva como nombre” la coordinadora Nacional de Familias de Marroquíes Atrapados y Detenidos en Siria e Irak”, para que intervenga personalmente para solucionar el problema de las mujeres varadas y detenidas. y los niños de los dos países que sufren el flagelo de las guerras y el dominio de grupos terroristas.

El secretario general del Partido de la Autenticidad y Modernidad, Abdellatif Wahbi, continuó su ataque al gobierno, presentando el sufrimiento de los niños y familias marroquíes atrapados en Siria e Irak como una “mancha en la frente del gobierno,” Pidiendo su rápido regreso a Marruecos.

Abdellatif Wahbi, secretario general del Partido Autenticidad y Modernidad (oposición), que encabeza la «misión de reconocimiento sobre los marroquíes atrapados en focos de tensión en Siria e Irak», dijo que Marruecos debería ser «responsable de sus niños en cualquier parte del mundo, «señalando que las edades de estos niños entre 8 y 10 años.

Añadió, durante una intervención en la sesión semanal de la Cámara de Representantes, «Nuestros hijos en Siria e Irak están sufriendo.

Sus padres que cometieron el crimen de terrorismo murieron, y ellos siguen sufriendo allí».

«Deberíamos abandonar a nuestros hijos porque sus padres y madres los abandonaron? “pregunta el líder de la oposición.

 

Por su parte, la ministra de Solidaridad, Desarrollo Social, Igualdad y Familia, Jamila El Mousalli, se refirió a la intervención de Wahbi y destacó que Marruecos «no abandona a sus hijos».

El Moussali dijo que el gobierno marroquí está trabajando para «identificar a los niños varados en el extranjero y devolverlos a su tierra natal».

La Cámara de Representantes marroquí puso en marcha una «misión de reconocimiento» a finales de septiembre de 2020, con el objetivo de «identificar la realidad del sufrimiento de muchos niños, mujeres y ciudadanos marroquíes que se encuentran atrapados en algunos focos de tensión como Siria e Irak».

La Coordinadora de Familias estima que hay más de 100 hombres, 78 mujeres y 205 niños entre Siria e Irak.

No hay cifras precisas sobre el número de niños y mujeres varados en Siria e Irak, así como de los marroquíes encarcelados de «ISIS», pero se habla de unos 1.000 marroquíes, incluidos niños, que están atrapados allí. Abdelhak El Khayyam, exdirector de la Oficina Central de Investigación Judicial, había revelado previamente, en un comunicado en 2016, que alrededor de 1.664 combatientes marroquíes fueron contados en los focos del conflicto, de los cuales 929 están activos en las filas del ISIS. 100 pertenecen a la organización “Sham al-Andalus” y 50 a la organización “Estado Islámico” Jabhat Fateh al-Sham – Organización Al-Nusra”, mientras que el resto se distribuye entre varias organizaciones de la zona. 221 combatientes regresaron a Marruecos, mientras que 596 murieron durante los combates en las zonas de conflicto. También se controló que había 285 mujeres que se unieron a sus familias en las zonas de conflicto y 378 niños, de los cuales solo 15 regresaron a Marruecos.

El Reino de Marruecos es uno de los pocos países que trabajó en marzo de 2019 para recuperar a sus ciudadanos en Siria, y en ese momento había ocho personas que luchaban en las filas del ISIS, pero desde ese momento el proceso de devolución de los varados se ha detenido a raíz de una disputa internacional sobre el tema.

Las familias de los marroquíes atrapados en el campamento del terror piden que el gobierno permita su regreso sin condición ni rendición de cuentas, les conceda un indulto real, y prepararlos para su reintegración en la sociedad.

El gobierno marroquí aún no aclara su postura sobre este dilema que enfrentan muchos países del mundo.

Expertos de derechos humanos de las Naciones Unidas han pedido el regreso de decenas de miles de mujeres y niños detenidos en condiciones miserables, señalando a los campamentos en el norte de Siria, que están dirigidos por fuerzas kurdas respaldadas por Estados Unidos.

20 expertos en derechos humanos enviaron una carta a 57 países instándolos a repatriar a sus ciudadanos. Los expertos de la ONU describen las condiciones como inhumanas y que, según el derecho internacional, la situación puede llegar al umbral de la tortura y los tratos degradantes.

Según Human Rights Watch, hay unos 43.000 extranjeros detenidos actualmente en el noreste de Siria, hombres en cárceles y mujeres y niños en campamentos, incluidos 27.500 menores extranjeros.

Entre estas enormes cifras, hay 89 mujeres marroquíes detenidas, acompañadas de 251 niños, mientras que el número de hombres combatientes detenidos en Siria es de unos 113, y hay 21 niños marroquíes huérfanos, además de dos mujeres y 6 hombres detenidos en Irak, según la Coordinadora Nacional de Familias de Marroquíes Atrapados y Detenidos en Siria e Irak a principios de enero de 2021.

La coordinadora dijo que hay 35 marroquíes que han desaparecido y se desconoce su paradero.

Según cifras de la Dirección General de Seguridad Nacional de Marruecos en diciembre de 2018, 1.659 marroquíes se han trasladado a los campos de batalla en Irak e Siria, incluidos 1.060 combatientes en las filas del ISIS.

El portavoz de la dirección, Boubker Sabik, dijo que 742 marroquíes fueron asesinados en los campos de batalla, 87 de ellos murieron en la guerra en Siria y el resto en Irak, además de que 260 marroquíes que regresaron de los puntos críticos de combate en el Oriente Medio fueron traídos. a la justicia.

 

El exjefe de la Oficina Central de Investigación Judicial, Abdelhak Al Khayyam, destacó que hay 280 mujeres marroquíes, acompañadas por 391 niños, que se encuentran en puntos conflictivos en Oriente Medio.

El pasado mes de diciembre, la Cámara de Representantes de Marruecos decidió formar un comité para realizar una “misión exploratoria” con el fin de examinar la situación de las mujeres y los niños marroquíes atrapados en Siria e Irak.

El Partido Autenticidad y Modernidad, que presentó una solicitud para establecer el comité, pidió al consejo «la necesidad de proteger a los niños y las mujeres, transfiriéndolos de las cárceles y centros de detención sirios e iraquíes a la patria (Marruecos)».

El 7 de enero, la comisión inició sus funciones manteniendo una reunión con el Ministro de Exteriores y Cooperación, Nasser Bourita, a fin de escuchar su opinión sobre este expediente.

En marzo de 2019, el gobierno marroquí permitió el regreso de 8 combatientes marroquíes que se unieron a ISIS en Siria, una medida que fue bien recibida por el Departamento de Estado de EE. UU. Y la describió como la «mejor solución» para evitar que regresen a los campos de batalla.

Las mujeres marroquíes encabezan la lista de mujeres árabes inmigrantes en el campamento, que se encuentra a 45 kilómetros al este de la ciudad de Al Haska, y su número es de aproximadamente 582 y casi 500 niños, de 12.000 de diferentes nacionalidades árabes y occidentales. lo que significa que solo en el campamento sirio hay 1.082 mujeres y niños marroquíes.

En el testimonio de una mujer marroquí llamada Mouhayra, dijo que está siguiendo con interés la información de la Cámara de Representantes marroquí de un comité parlamentario para dar seguimiento a la situación de los varados, y espera regresar pronto a Marruecos.

Mouhayra, de 40 años, dice: «La decisión de viajar no fue por mi propia voluntad. Mi esposo me obligó y me amenazó con mis hijos para hacer este viaje, para que nuestro destino terminara aquí y viviera en este lugar». Se casó con un marroquí en 2005, y tras el estallido de la guerra en Siria a principios de 2011, su marido se vio afectado por las tragedias del pueblo sirio y los infortunios de la guerra al que está sometido. En el verano de 2013, él “decidió viajar a Turquía”, después de su llegada, le informó de su decisión y su deseo de entrar en Siria con el propósito de unirse a la organización. Jabhat al-Nusra, luego prometió lealtad a ISIS, y a pesar de su fuerte rechazo a esta decisión, amenazó con privarla de sus hijos: “Dijo que me los quitaría por la fuerza, así que accedí bajo presión y palizas, ya que sabe que estoy muy apegado a mis hijos”.

En otra khayma se encuentra la Ranwa, una marroquí de cincuenta y tantos años, habló sobre cómo entró en Siria a principios de 2015 con su marido y cómo casó a tres de sus hijas con combatientes de ISIS. Su hija mayor, de 23 años, se casó con un combatiente marroquí, y ha estado detenido por las «Fuerzas Democráticas Sirias» durante un año y medio, y ella desconoce su paradero. En cuanto a su segunda hija, que es dos años menor que su hermana mayor, se casó con otro combatiente marroquí que fue asesinado un año después de su matrimonio y le dejó un hijo. Luego se casó con un combatiente tunecino que también fue asesinado y le dejó una hija. que nació en la ciudad de Al Baghouz cuando huyeron. En cuanto a su hija menor, era una niña de 14 años cuando su familia se instaló en 2014 en áreas controladas por ISIS, pero su padre la obligó a casarse con un combatiente marroquí cuando era menor de edad, que fue también asesinado dos meses después, y la dejó embarazada de un hijo y se negó a casarse de nuevo.

Ranwa dice: «Mi familia está dispersa aquí. Después del asesinato de mi esposo, asumo la responsabilidad por ellos y estamos siguiendo las noticias y esperamos que sean reales, y que los trámites se aceleren»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Recibir las ultimas noticias


Email address
Seguro y libre de spam...