6 de septiembre de 1991, Marruecos y el Frente Polisario acordaron poner fin a una guerra que duró años

Ayer el  6 de septiembre, fue el aniversario de la firma del acuerdo de alto el fuego entre Marruecos y el Frente Polisario, que se firmó en 1991 y puso fin a una guerra que se prolongó durante 16 años, y dejó un número indeterminado de víctimas en ambos bandos.

Antes de la firma del acuerdo,  el 14 de noviembre de 1975, España, Marruecos y Mauritania firmaron un acuerdo tripartito en Madrid, allanando el camino para que España abandonara el Sahara y lo dividiera entre Marruecos y Mauritania (Sakia El Hamra para Marruecos y Oued Eddahab para Mauritania).

El 27 de febrero de 1976, el Frente Polisario anunció el establecimiento de la llamada «República Árabe Saharaui Democrática», dos días después de que las fuerzas españolas completaran su retirada del Sahara. El frente consideró la presencia marroquí y mauritana en la zona como una “ocupación”, y comenzó a librar una guerra de guerrillas con el apoyo de Argelia y Libia, y centró sus ataques en los primeros años de la guerra en Mauritania como el eslabón más débil del conflicto.

El 10 de julio de 1978 se produjo un golpe militar en Mauritania que derrocó al presidente Mokhtar Ould Daddah, considerado aliado de Marruecos. Los golpistas firmaron un acuerdo de paz con el Frente Polisario, donde se anunció oficialmente la retirada de Mauritania del acuerdo. Nouakchott, luego de este acuerdo, ordenaron a sus fuerzas militares retirarse del Valle del Oro y dejarlo en manos de la milicia del Polisario.

Ante esta nueva situación impuesta sobre el terreno, Marruecos tuvo que moverse con rapidez, y las Fuerzas Armadas Reales entraron en el Valle del Oro y frustraron el plan del Polisario y su aliado, Argelia. Tras la retirada de Mauritania del conflicto, el Frente Polisario centró todos sus ataques contra el ejército marroquí.

Condiciones para la firma del contrato

Cuando se fundó el Frente Polisario, levantó la consigna, “Con una pistola, conseguimos la libertad”. En sus primeros años se centró en la acción  militar, pero con el paso de los años el Frente comenzó a creer en la futilidad de la guerra , especialmente con el surgimiento de nuevas circunstancias, que obligaron al frente separatista a aceptar con desgana la firma del acuerdo de alto el fuego, que auspicia las Naciones Unidas. Estas condiciones se pueden resumir en tres factores principales:

En 1980, el ejército marroquí comenzó a construir una barrera de arena para reforzar el control y controlar las fronteras, y se estableció como zona de amortiguación durante el reinado del rey Mohammed VI como una iniciativa de buena voluntad y un preludio de la iniciativa marroquí de negociar la autonomía.

En 1987, las Fuerzas Armadas Reales de Marruecos completaron la construcción del último tramo del muro de seguridad, que tenía 2.500 km de longitud, tras lo cual Marruecos pudo lograr el control sobre la zona.

El muro de seguridad marroquí pudo poner fin a la guerra de guerrillas librada por los combatientes del Polisario, y las últimas batallas libradas por los combatientes del Polisario fueron en 1989 en Kelte Zemmour, y la batalla resultó en la muerte de alrededor de un centenar de combatientes del frente.

El segundo factor se refleja en los cambios  internacionales que el mundo ha presenciado, especialmente con el inicio del colapso del bloque socialista  y la caída del Muro de Berlín, que contribuyeron al declive del apoyo material, militar y diplomático al frente separatista. .

En cuanto al tercer factor, se resume en el conflicto político que vivió Argelia en esos años, que luego desembocó en un conflicto armado que se cobró la vida de cientos de miles de argelinos.

Firma del acuerdo

El 6 de septiembre se firmó un acuerdo de alto el fuego entre Marruecos y el Frente Polisario, basado en la iniciativa de Naciones Unidas, plan que Marruecos rápidamente aceptó, antes de que el Frente Polisario tomara la iniciativa de involucrarse en eso.

Posteriormente, el Consejo de Seguridad de la ONU emitió la Resolución 690 en 1991, estableciendo la Misión de las Naciones Unidas para el Referéndum del Sáhara Occidental, según el informe del Secretario General (S / 22464), que detalla el plan de implementación.

La principal tarea de la Misión de las Naciones Unidas para el Referéndum en el Sahara desde entonces ha sido verificar el alto el fuego y el cese de las hostilidades. El cuartel general de la misión se estableció en El Aaiún y también se estableció una oficina de enlace en Tinduf para mantener el contacto con las autoridades argelinas y el Frente Polisario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Recibir las ultimas noticias


Email address
Seguro y libre de spam...