Lobos por corderos en el País Vasco

Musulmanes euskeras critican la creación por parte el gobierno vasco de una comisión con la comunidad islámica para combatir el terrorismo yihadista que incluye a personalidades islamistas

La misma problemática repetida una y mil veces en Europa. Lobos con piel de cordero dirigiendo las políticas de integración, convivencia, contra narrativas ante el terrorismo y todo tipo de medidas que, en definitiva, promuevan la aceptación del islam en sociedades occidentales. Hasta aquí, no faltaría el consenso; si no fuera porque los abanderados de la paz son los mismos que militan en reconocidas agrupaciones de carácter islamista de Marruecos o Egipto.

Vayamos por partes. El gobierno vasco ha impulsado la Comisión Asesora ADOS en la que participarán varias entidades islámicas de Euskadi, teóricamente con el objetivo de que estas entidades asesoren a su gobierno en la prevención del terrorismo yihadista. El nuevo plan, titulado ‘Programa de actuación para promover la convivencia junto a la comunidad islámica vasca’, ya ha levantado mucho revuelo en el País Vasco, sobre todo por parte de musulmanes que no se sienten representados bajo esta alianza.

los consejeros nombrados por gobierno vasco para aconsejar en materia de islam y colaborar con la comunidad musulmana

Para empezar, según Saad Malek, miembro de la asociación vasca –y laica- Haturkin al Nahda –que agrupa a personas de varias culturas y religiones de la sociedad civil-, el término comunidad islámica no puede existir en la actualidad en el País Vasco. “Si hablamos de comunidad tiene que haber un sentimiento de pertenencia a esta sociedad, al País Vasco. Unos objetivos comunes. Lo que hay son personas, o un colectivo, agrupación, formado por gente que pertenece a movimientos islamistas en su país de origen”.

Para Saad, que es educador social y trabaja en centros de menores, “no va a haber un islam euskaldun [vasco]; lo que tenemos es un islam importado de otros países, como Arabia Saudí o de Egipto, de los Hermanos Musulmanes”. Entre los integrantes de la comisión ADOS, Saad ha podido reconocer a integrantes de Dawa al Tawhid (Llamamiento y Unidad), un movimiento de la rama de los Hermanos Musulmanes que aboga por un islam fundamentalista, y de Justicia y Caridad, movimiento islamista de Marruecos y Egipto también cercano a los Hermanos Musulmanes.

El alboroto ha llegado hasta tal punto que ha obligado a la Lehendakaritza –presidencia- del gobierno vasco a emitir un comunicado este lunes para dar explicaciones sobre la naturaleza de la entidad y así tratar de acallar las críticas. El comunicado resalta que “el objetivo de la Comisión Asesora ADOS no es, de ninguna manera, crear un órgano de representación de los musulmanes de Euskadi”. También explica que “los miembros de la Comisión Asesora ADOS han sido elegidos por la presidencia no por ser unos sabios del islam sino por su conocimiento de la realidad social del Islam en Euskadi”, dejando claro que “no representan a nadie y su colaboración se limita a asesorar a Lehendakaritza en aquellos asuntos que se les requiera”.

A raíz del conflicto, Saad explica que se han formado grupos de whatsapp donde él participa para mostrar el rechazo conjunto ante esta alianza. “El debate que se está viviendo es muy caliente”, explica. Aún así, reconoce que bajo su punto de vista “no se puede esperar mucho del gobierno vasco, que haga algo en ese terreno, a la hora de buscar los verdaderos interlocutores de este colectivo”. Pero como primera acción desde su entidad ya han solicitado una reunión con el gobierno vasco para pedirle explicaciones y hacerle llegar su descontento.

Desde Haturkin al Nahda, donde él es uno de los fundadores y responsable de proyectos, llevan ya dos o tres años trabajando la prevención de la radicalización, y proponen un plan diferente. “No queremos repetir recetas ya caducadas. Trabajamos desde el ámbito socioeducativo, no desde las mezquitas o la religión”. Como ejemplo, Saad menciona los planes de integración previos impulsados en países como Bélgica o Francia, que no han frenado la cantidad de personas que se han unido al yihadismo en Siria o Irak en los últimos años. Tras esta ola de combatientes, desde entonces, “¿qué se ha mejorado? Habrá que hacer una valoración”, apunta Saad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Recibir las ultimas noticias


Email address
Seguro y libre de spam...